Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

Méndez y una historia de vida junto al fútbol

El joven futbolista de 21 años tuvo su anhelado debut como profesional en el “Verde” y dialogó con LA DEPORTIVA.

Publicado

el

Cuando un jugador pasa por diversas categorías en las inferiores de un club y logra llegar a debutar en Primera, el mismo despierta una ilusión muy grande entre hinchas, dirigentes, cuerpo técnico y los mismísimos compañeros del plantel.

El caso emblemático del pasado fin de semana en Sarmiento, fue el del joven de 21 años Maximiliano Méndez, quien de pasar a jugar con la Reserva del “Verde” en “Estancia Chica” ante Gimnasia, sin escalas saltó al “Eva Perón” con la casaca número 15 para enfrentar a Central y medirse contra rivales de gran jerarquía como Teófilo Gutiérrez, Federico Carrizo, Fabián Bordagaray y Javier Pinola, entre otros.

La posibilidad, se le abrió gracias a que hace varios años viene integrando el plantel profesional (lo subió Sergio Lippi) y a su gran nivel en la categoría dirigida por Patricio Hernández. De hecho, ante el “Lobo”, había convertido un golazo proyectándose al ataque y definiendo con un tiro cruzado, mostrando a las claras las condiciones futbolísticas que tiene.

Vale destacar que Méndez, posee una historia de vida muy particular junto al fútbol, ya que nació en la provincia de Santa Cruz, precisamente en Koluel Kayke, un pueblo compuesto por solamente 400 personas, donde el asado se presenta como comida primordial y los habitantes, se ganan la vida mediante la ganadería y la industria petrolera. Dicha localidad, se ubica geográficamente a cuatro horas de la capital Río Gallegos, donde aún vive su numerosa familia, que él describe como “humilde pero con un corazón muy grande”.

Allí, su sueño de ser futbolista profesional comenzó en una cancha de tierra y piedras, ubicada detrás de la escuela donde concurría (en la cual prevalecía el famoso viento que se registra en el sur de nuestro país), ya que cuando él era un niño, no había ninguna institución.

Es por ello que cuando creció, su pasión por el fútbol lo llevó a jugar en el club Defensores de Pico Truncado, ubicado a quince minutos de su pueblo. Luego a los 14 años se fue a Deportivo Mac Allister de Santa Rosa, La Pampa, alejándose de sus seres queridos para acercarse un poco más a su tan anhelado sueño. Finalmente cuando tenía 17, llegó a Sarmiento.

“Maxi”, “Kayke”, “Taquito” “Negro”, como lo apodan sus compañeros, en el empate 2 a 2 ante Rosario Central en Junín, logró cumplir uno de los grandes sueños de su vida, desarrollando una buena actuación a lo largo de los noventa minutos y dejando a entrever que tiene un gran futuro en el mundo de la redonda. Sin dudas, el domingo 2 de abril del 2017, le quedará marcado a fuego en su memoria.

Por otro lado, ante el acontecimiento anteriormente descrito, una vez consumado el entrenamiento matutino, Maximiliano Méndez dialogó amablemente con LA DEPORTIVA y se refirió a su primer partido profesional con el elenco “Verdolaga”, el apoyo que recibió de los otros futbolistas y las indicaciones previas al cotejo del director técnico Fernando Quiroz.

 

El debut. Inicialmente, Maximiliano Méndez se refirió al debut como futbolista profesional en Sarmiento expresando: “Estoy muy feliz por lo que me está tocando vivir, es un nuevo desafío, se me están dando las cosas. Lo que uno sueña siempre quiere que se cumpla y esto lo vengo buscando desde chico”.

Seguidamente contó: “En la semana me encontraba tranquilo, pero a una hora y media del partido estaba con los pelos de punta (risas), pero por suerte mis compañeros de Primera y Reserva me apoyaron mucho, me dieron confianza y eso me ayudó. También desde mi pueblo recibí mucho sostén y eso me da fuerzas para poder cumplir”.

 

Indicaciones de Quiroz. Consultado sobre las indicaciones que le otorgó el entrenador Fernando “Teté” Quiroz antes del encuentro ante Central, “Maxi” dijo que “me mostró videos de Cristian Villagra y José Luis Fernández para que esté atento, porque sobre todo Fernández, es un jugador que juega abierto y se te mete en la espalda.

Además, me dijo que confiaba en mí, que me vio jugar y sabía lo que podía dar. Traté de demostrarle que quiero estar, pero estoy tranquilo porque adelante mío tengo grandes jugadores con experiencia, que también lo hacen muy bien”.

 

Adaptación y el plantel. En tanto, en relación a la ansiedad lógica que produce un debut en Primera División en un joven futbolista, el mismo explicó: “En el partido, al principio me sentí un poco ahogado por los nervios, pero con el pasar de los minutos me fui adaptando cada vez más y ante cada error, mis compañeros siempre me apoyaron. Intenté dar lo mejor de mí”.

Por último, el jugador del “Verde” destacó que “el grupo está muy unido, todos estamos tirando para el mismo lado con el objetivo de sacar adelante a Sarmiento. Confío que lo vamos a poder hacer”.

 

Un sueño que nació a 1.900 km de Junín

 

Por otro lado, Maximiliano Méndez también contó de la manera que está compuesta su familia y como incidió la relación de la misma con el deporte, para que finalmente nazca su pasión por el fútbol. “Mis padres son Zulema Oyarzo quien es portera en la escuela que fui yo y Omar Eduardo Méndez es empleado municipal y se dedica a recolectar los residuos en el pueblo. Soy el más chico de seis hermanos que son María Laura, Verónica, Corina, Luis y Omar.

Somos una familia muy futbolera, mis hermanas juegan justamente al fútbol y mis hermanos también. De hecho gracias a uno de ellos, empecé a jugar de volante por derecha y llegué a Sarmiento despeñándome en esa posición. Sin embargo, fue el técnico Adalberto Bonópera quien me vio condiciones de lateral y me bajó a jugar a la ´cueva`. Por suerte se me empezaron a dar las cosas en ese puesto, así que estoy agradecido por eso”.

En otro orden, consultado sobre la distancia que lo separa de sus seres queridos, “Maxi” declaró que “voy muy poco por el escaso tiempo libre que tengo y lo caro que es el vije, estoy a 1.900 kilómetros de mi pueblo, pero igualmente ellos vienen seguido para Junín”.

Luego destacó: “He recibido mucho apoyo de mi familia y la gente del pueblo porque nos conocemos todos. Mi debut tuvo una repercusión muy grande, están orgullosos por mí y por eso yo estoy muy feliz”.

 

 

MÁS NOTICIAS

Más Leidas