Matías Oruza, el joven que le dio vida a Osvaldo's
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Ocio

Matías Oruza, el joven que le dio vida a Osvaldo’s

¿y por qué el carrito se llama Osvaldo´s?. ¡Tiene una respuesta, que él mismo la da con mezcla de nostalgia y agradecimiento!

Publicado

el

Argentina es tan rica hasta en historias. Y si de recuerdos se trata, los carritos, cocinas ambulantes o food truck, que en castellano significa carro de comidas – como hoy también se los nombra – se han ido reinventando y nadie logró extinguirlos, menos aún con esta pandemia por Covid que llegó el año pasado y que perdurará no se sabe, hasta cuándo.

Los carritos modernos surgieron por una idea de un curioso personaje de la ciudad de Buenos Aires; lo llamaban el Polaco Andrés. En 1953 ó 1954 estacionaba, en un lugar neurálgico, como lo fue la esquina de Libertador y Bullrich un camión Chevrolet del 28. Lo había carrozado de aluminio con ventanas que hacían de mostradores. Allí, despachaba panchos y cerveza tirada. En el año 1955, se mudó a la Costanera – de Salguero hacia el Sur – ya como parrilla y tuvo casi una docena de imitadores; el último se llamó Negro el 11.

Los parrilleros del «Polaco» – Juan Carlos, Roberto, Pérez y Dino – fueron adorados por una clientela pudiente que se hacía presente de trasnoche. También, hay otro antecedente de comidas al paso, el del Tano Guido. Este hombre estacionaba un triciclo con dos calentadores Primus en donde hoy está Costa Salguero y ofertaba chorizos a la pomarola.

El pasado pareciera que, por momentos o no ha transcurrido o sufre permanentes metamorfosis. Carros y más carros, cuando se flexibilizó la cuarentena y se pasó a un distanciamiento en nuestro país, se empezaron a volcar a la vera de rutas y rotondas, plazas, parques, distintos espacios públicos. La gastronomía fue uno de los rubros más golpeados por la aparición del virus y apenas bajaron las restricciones, resurgieron estos puestos de comida porque la necesidad era y es imperiosa.

Transformación
Matías Oruza tuvo la feliz idea de pensar en la historia, de rememorar y de reinventarse: surge su transformación. El joven juninense es un poco el Polaco Andrés de los años 50 de la Capital. Ambos, seguramente, fueron motivados por el mismo apuro y movidos por idénticos desafíos en distintas épocas; lamentablemente, la realidad no cambió demasiado, si bien las agujas del reloj fueron girando.

A raíz de esta penuria social y económica, surge Food Trucks «Osvaldo´s» del reconocido Catering Iris. «Cuando vi que ya el tema de eventos iba para largo, que pronto no íbamos a poder trabajar, le dije a mi papá de poner un food truck. Él es una persona que siempre empuja, si hay que voltear una pared, va y la voltea; siempre va para adelante y me contestó que lo pusiera, que iba a andar», contó Matías.

«Cuando tenía unos 15/16 años empecé a ayudar en los eventos y cuando terminé el secundario, mi papá no quería que me dedicará a la gastronomía porque eran muchas horas producto de un trabajo muy sacrificado; igual, me inscribí en Buenos Aires en el IAN (Instituto Argentina de Gastronomía) y ellos me llevaban todos los lunes. Terminé la cursada, me recibí y me quedé en Junín. Justo, termino de estudiar y se va el encargado del servicio y quedé como titular de producción y cocina», dijo el chef.

Había una vez…, Osvaldo`s
Matías Oruza, como tantísimos otros juninenses, no podía quedarse «con los brazos cruzados esperando pasar el tren». Algo rápido tenía que hacer, una salida laboral tenía que encontrar. El tiempo de espera fue muy largo; psicológicamente interminable. Entonces, se le ocurrió hacer un food truck. El carrito resultó ser un éxito. Y la pregunta, más allá de su primera necesidad, seguramente (para vos que estás leyendo esta nota a través de Ocio), ¿y por qué el carrito se llama Osvaldo´s?. ¡Tiene una respuesta, que él mismo la da con mezcla de nostalgia y agradecimiento!.

Había una vez, una pareja de abuelos que recibían en su casa a hijos, nietos, primos y tíos. Era el epicentro de los encuentros familiares pero Matías recuerda que, casi todos los días jugaba a hacer puentes en el patio de esa casona que no discriminaba; allí se encontraban todos. La de Osvaldo, su abuelo y padrino, era «la casa de las juntadas».

«Mi abuelo falleció en 2017 y mi abuela en el año 2018. Fue una pérdida enorme, porque los dos nos reunían a todos para Navidad, Año Nuevo, para toda fecha especial. Siempre le decía a mi mamá que cuando encarara algún emprendimiento, le iba a poner el nombre de mi abuelo. Hay una frase que él expresaba cuando llegábamos nosotros: «Ahí viene la catarvada».

Proyectos
Osvaldo´s tiene una carta de variados menús: panchos, hamburguesas, lomos, papas fritas, sándwich de jamón y queso. Está ubicado en el Parque Borchex, a metros de la rotonda de Álvarez Rodríguez. «La propuesta es amplia. Deseamos que todos puedan ir a comer, no apuntamos a una clase social alta o específica. Los precios no son caros, porque la idea es que los trabajadores puedan pagar. Durante el verano la atención al público fue de miércoles a domingos de 19 hs. al cierre. Ahora, los fines de semana (sábados y domingos) de 11 a 23 horas, que es el nuevo horario permitido. Realizan deliverys los días jueves, viernes, sábados y domingos por la noche y el pedido se puede hacer llamando al 236 154 718224.

Matías está entusiasmado con esta nueva oferta y, como gastronómico callejero ya está proyectando junto a otros cocineros ambulantes, organizar eventos ni bien se calme un tanto el Covid y se empiece a liberar un poco. En la Pista de la Salud hay dos colegas más trabajando y también, otros en la ciudad. «Además, queremos buscar otras alternativas para seguir ofreciéndole el servicio a la gente que teníamos en el Parque en algún otro lugar para que no se corte el nombre del carro Osvaldo`s que ya todo el mundo sabe que pertenece al Catering Iris». «Quiero agradecer a toda la gente que concurre a comer semana tras semana, a los que trabajan y colaboran en Osvaldo´s, principalmente a mi familia y la familia de mi novia que me ayudaron varias veces desinteresadamente», concluyó Matías.

Suplemento OCIO

Más Leidas