Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Massa: Convocar a un acuerdo político no es signo de debilidad

Junto a diarios de Córdoba, Mendoza, Mar del Plata y Rosario, La Verdad fue convocada por el líder del Frente Renovador para dialogar sobre una serie de temas que hacen a la actualidad política, económica y social del país.

Publicado

el

El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, ofreció el viernes en sus oficinas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires una rueda de prensa de la que participaron representantes de medios gráficos de distintas ciudades del país.
Junto a La Voz del Interior (Córdoba), Los Andes (Mendoza), La Capital (Mar del Plata) y La Capital (Rosario), La Verdad de Junín fue invitada para dialogar sobre una serie de temas que hacen a la actualidad política, económica y social de la Argentina. El dirigente, también, hizo referencia a la relación con Mario Meoni, referente principal de su espacio político en esta ciudad.
“La salida de la Argentina, necesariamente, es a partir de recuperar la capacidad de venta de la Argentina al mundo. Tenés que recuperar exportaciones, inversión generando incentivo y agregar valor para no seguir exportando primario. Y tenés que sostener el consumo. Nada de eso está haciendo el Gobierno, que tiene más los ojos puestos en lo que dicen el Fondo Monetario y los fondos de inversión extranjeros que en lo que pasa en la economía real”, sostuvo Massa en el inicio de la ronda de preguntas.

El plan del FMI
“Este es el plan del Fondo Monetario para garantizar cobrar la deuda. No es el plan económico de la Argentina para poner en marcha la economía, son cosas distintas. Este es el plan económico del Fondo Monetario para garantizar que los acreedores cobren, no es el programa económico para el desarrollo de la Argentina. Haber ido al Fondo Monetario fue un gravísimo error. Argentina tenía 110.000 millones de dólares blanqueados de argentinos en el exterior que hoy tienen una baja tasa de rendimiento. El problema más serio del blanqueo es que blanquean para dejarla afuera. Encima pagan pocos impuestos, mientras el que produce acá tiene una presión impositiva récord en la región”.

Castigo a las pymes
“El problema más serio, creemos, es que el Gobierno ya hizo una sobre carga de impuestos. A la presión impositiva que teníamos le metió las retenciones. Castigó a las pymes de la agroindustria. Castigó a todos los que generan dólares. El problema de la Argentina es que debe dólares, y su moneda es el peso. En vez de premiar e incentivar a los que producen dólares, los están castigando”.

Contribuir a la paz social
“Todo dirigente que dice amar a la Argentina lo que tiene que hacer es contribuir a la paz social. El que no lo hace es porque no ama a la Argentina, y nosotros lo primero que le tenemos que pedir a la dirigencia política es amor por la patria. Obviamente que ese amor por la patria tiene que venir acompañado por un brazo extendido del Estado cuidando a los que no pueden pagar la luz. Y en eso tenemos que tener firmeza, los precios de los servicios se fueron al demonio. Hay mucha gente que se está quedando sin trabajo, eso no puede desconocerse. Ahí el Estado tiene que extender la mano”.

Alternativa opositora
“Tenemos que tener mucha firmeza para poner límites a un plan económico que nos lleva al fracaso. Y mucha inteligencia para mostrarle a la Argentina que hay una alternativa de oposición que puede llevar al país al modelo de desarrollo que ya vivimos alguna vez. El equipo de Lavagna, de Pignanelli, de Redrado…tuvo superávit fiscal, superávit comercial, tuvo resultado primario positivo durante tres años. Ese equipo hoy refleja el pensamiento de nuestro espacio, el equipo que le dio recuperación a la Argentina después de la recesión, el que le dio a la Argentina recuperación industrial y una mirada de protección a la pyme con desarrollo federal. Los resultados empezaron en el 2002, y tuvieron que ver con una idea de país. En ese sentido tenemos que construir”.

Romper la grieta
“La sociedad, por un lado, está con tristeza por las mentiras, el fracaso y la insensibilidad del Gobierno de Macri. Parte de la sociedad creyó que Argentina podía vivir un cambio. La sociedad sabe también que tenemos que aprender de los errores del pasado para no volver a cometerlos. Lo primero que hay que plantear es qué modelo de país representamos, hay que construir a la Argentina sobre tres vectores que nadie discuta: uno vinculado a la educación, otro vinculado al trabajo (y a los tiempos de cambio en el trabajo) y otro vinculado a la protección social. O preparamos la Argentina para los cambios que trae consigo la revolución tecnológica o lo que nos va a pasar es que no encontraremos cómo devolver al mundo del trabajo a millones de argentinos. Por eso es fundamental el proyecto de país que queremos tener. La Argentina que queremos tiene que tener al trabajo y a la educación como valores centrales”.

Acuerdo económico y social
“Necesitamos un proyecto de desarrollo económico y un acuerdo económico y social. El próximo Gobierno tiene que ir a un acuerdo económico y social, se tienen que sentar empresarios, trabajadores, Estado, credos… este Gobierno nunca convocó a un acuerdo. No es un signo de debilidad hacerlo, no hay Gobierno más fuerte que el que logra acordar políticas de Estado con empresarios, trabajadores, credos, organizaciones de la sociedad civil”.

Humildad, generosidad y amplitud
“Lo que hay que mostrarle a la sociedad es que el Gobierno mintió y fracasó. La construcción de una alternativa amplia, inteligente, sensible, que ponga al Estado como centro de la economía, puede darle a la Argentina un camino de salida. Mi objetivo es formar un equipo que les dé a los argentinos una alternativa, el objetivo es salir de esa trampa que nos tiene atrapados, la trampa del amigo-enemigo. Hoy las minorías intensas se hacen sentir, las mayorías tenemos que volver a vivir sin miedo. Tenemos que bañarnos de humildad, de generosidad y de amplitud. Por ejemplo, a Rafael Bielsa que es Kirchnerista, lo quisiera en mi equipo. Y a Emilio Monzó, que es de Cambiemos, también. No los llamé, solamente los pongo como ejemplo”.

Sentido común
“Al Gobierno le falta sentido común, la falta de un programa económico marca que le falta sentido común. Un Gobierno con sentido común pone el trabajo, el mercado interno y la educación pública como valores centrales. Un Gobierno con sentido común pone a las exportaciones como principal objetivo de su agenda económica y no mira tanto al FMI. Mira hacia los principales mercados y actores de la economía regional”.

“Siempre lo quiero a Meoni al lado mío”
“Mario ocupa un lugar muy importante, es uno de los que lidera los equipos técnicos nuestros. Es un tipo central, un tipo que nos agrega la posibilidad de construir nuestra diversidad. Un tipo de origen radical, plural, respetuoso, de diálogo, con capacidad de gestión demostrada. Siempre lo quiero al lado mío, sea Intendente o no”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas