Marcapasos: como es su funcionamiento
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Soy

Marcapasos: como es su funcionamiento

Los marcapasos están indicados para el tratamiento de los trastornos del ritmo cardíaco con disminución anormal de la frecuencia cardíaca.

Publicado

el

Gabriel Scattarello – Mp 113604
Esp. Universitario en cardiología
Magister en ultrasonido cardíaco

Un marcapasos es un dispositivo electrónico diseñado para generar impulsos eléctricos, con el objetivo de estimular el corazón ante la falla del mecanismo que se encarga naturalmente de esto.

El mismo, se implanta con una pequeña incisión de la piel por debajo de la clavícula, con anestesia local y con el paciente despierto.

El marcapasos consta de un generador de impulsos eléctricos y un cable o catéter. Este cable, se introduce por una vena que llega hasta las cavidades derechas del corazón. El generador contiene un sistema electrónico capaz de detectar los latidos cardiacos propios y de emitir pequeñas descargas eléctricas que hacen latir el corazón cuando los impulsos propios faltan o son demasiado lentos.

Los marcapasos están indicados para el tratamiento de los trastornos del ritmo cardíaco con disminución anormal de la frecuencia cardíaca. Ante este hecho, el corazón comienza a funcionar más lentamente (con menos latidos por minuto), generando síntomas como mareos, decaimiento, fatiga y pérdida de conocimiento.

Las causas que pueden generar este problema son múltiples, incluyendo al envejecimiento del sistema propio de conducción eléctrica del corazón, como también la enfermedad del mismo a causa de la hipertensión arterial, diabetes y tabaquismo. También existen enfermedades congénitas, pero son menos frecuentes.

Luego del implante de un marcapasos y después de los primeros días de recuperación, se puede hacer una vida normal e incluso más activa que antes si estaba limitada por los síntomas. Sólo hay que evitar golpes sobre la zona, movimientos bruscos o cualquier actividad que pueda dañar localmente el dispositivo.

Una vez colocado, el marcapasos se puede programar mediante una computadora para optimizar su funcionamiento para la actividad que realiza cada paciente en particular.

La batería del dispositivo puede durar entre cinco y diez años, dependiendo de sus características y de la utilización permanente o intermitente que precise el paciente. Se va agotando de forma paulatina, lo que se detecta en las revisiones periódicas.

Para realizar el recambio, es necesaria una nueva cirugía, pero sólo se cambia el generador, los cables se mantienen, a no ser que se haya detectado algún fallo en los mismos. Esta intervención es similar a la primera pero más sencilla.

Los marcapasos están protegidos frente a las interferencias eléctricas externas y permiten utilizar sin riesgo la mayoría de los aparatos eléctricos de uso común. Sólo se pueden ver afectados por campos electromagnéticos fuertes que se utilizan en algunos trabajos especiales y en determinadas pruebas y tratamientos médicos como la resonancia magnética.

Suplemento SOY

Más Leidas