Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Los Oliva, tres generaciones unidas por la pasión, que estarán en Moscù 2018

Ricardo, Mauricio y Homero, se preparan para vivir una de las experiencias más fuertes de sus vidas, será dentro de 39 días y cuando del otro lado del planeta, se comience a disfrutar el mundial de fútbol en Rusia.

Publicado

el

Solo el fútbol, o mejor dicho, la pasión por este deporte, puede hacer que, una persona, que nunca imaginaría viajar a un país como Rusia, hoy esté preparando las valijas, junto a su papá y su hijo, para llegar hasta allí.

Mauricio, tiene 43 años, es hijo de Ricardo Horacio Oliva, más conocido como Samuel y papá de Homero, de 13, y contó a La Verdad como se gestó el viaje más esperado por ellos. “Mi viejo tiene 70 años, él siempre decía que algún día íbamos a ir a un mundial, estaba convencido de eso. Cuando cumplió los 70 años, nos dijo que nunca había viajado a ningún lado del mundo y a pesar de que Rusia le parecía un lugar raro, extraño, que no era un viaje común que se le puede ocurrir a cualquiera para vacacionar, quería ir, porque allí se iba a jugar el mundial de fútbol. Entonces quería cumplir el sueño de viajar con su hijo y con su nieto mayor”, dijo Mauricio.
“Siempre que se acercaba la realización de un mundial salía la charla de ir. Tuvimos el mundial de Brasil, mucho más cerca y accesible y no fuimos. Pero siempre mi papa me decía, vamos a ir, ya vamos a ir y hasta acá, nunca se había podido concretar, creo, porque en la vida hay etapas, por eso nunca se nos daba. Hoy, mi viejo tiene 70 años, el nieto 13, por lo cual ya disfruta y entiende el fútbol de otra manera, sin dudas, nos encontró en una etapa justa y eso hizo, junto a la pasión y sueño de mi papá, que esta vez lo pudiéramos concretar”, agregó.
Mauricio reconoce, entre risas y emoción, que “este es el mundial más loco para ir, por la distancia, pero probablemente sea el último mundial de Messi y el hecho de que sea el más loco para ir nos empezó a motivar, esa motivación paso a ser, luego, un desafío, porque había un sueño que había que cumplir, y fue así que nos dijimos vamos y allá vamos”.
Obviamente, que está aventura tiene un origen y sin dudas, aquí está en la pasión por el fútbol que comparten Ricardo, Mauricio y Homero. “El fútbol para nosotros es algo muy presente. Mi viejo hace 50 años que va a ver a Sarmiento, siempre, en todas las categorías. Yo tengo 43 y voy a ver a Sarmiento desde los 6 años y Homero, conoció la cancha de Sarmiento en su primer año de vida, porque mi viejo me decía que su primer nieto varón tenía que ir y fue así como lo llevamos, aunque recuerdo que ese día se durmió en mis brazos. Después jugó al fútbol en el verde, en la escuelita y hoy, siempre, los tres vamos juntos a la cancha”.
“Para mi viejo el futbol es todo, un día, con 15 años, llegué de viaje de Mar del Plata, él me estaba esperando en la terminal y cuando me baje del colectivo me dice, vamos a ver la copa Libertadores, le pregunté quien jugaba y me dijo vamos a Uruguay y fuimos a ver Newells frente a Nacional, un partido que no tenía nada que ver con nosotros, pero allá fuimos, a Montevideo a ver un partido de la Libertadores”, recuerda Mauricio para explicar esa pasión futbolera que corre por las venas de los Oliva.
Volviendo al mundial de Rusia, que dará comienzo en tan solo 39 días, La Verdad le preguntó a Mauricio Oliva si más allá de todo, organizar el viaje fue fácil y respondió : “No, no fue fácil, pero desde que clasificó Argentina nos pusimos a averiguar por un montón de lados, sobre cómo hacer para ir, porque queríamos cumplir el sueño. Salieron algunas posibilidades, pero teníamos el problema de que no conseguíamos las entradas, teníamos todo, menos las entradas, seguimos averiguando hasta que pudimos, a través de una agencia local de turismo, cerrar un paquete muy bueno, con entradas y todo incluido, fue ahí, cuando comenzamos a sentir que el sueño se hacía realidad”.
“Como siempre, apenas clasificó Argentina, empezamos a pensar en ir, yo mucho con Homero no quería hablar hasta no tener certezas concretas de pode viajar, pero para mi viejo fue un desafío e hizo tanto que, esta vez, lo vamos a cumplir”, cuenta emocionado.
Para finalizar, La Verdad le consultó a Mauricio si creía que esta iba a ser una de las experiencias más importante y fuertes, desde lo emocional, de su vida. “Sacando el nacimiento de mis hijos, no tengo dudas de que esta será una de las experiencias más increíbles que voy a vivir, por todo, por el viaje de 32 horas, por conocer Rusia, una cultura totalmente distinta a la nuestra, que si no fuera por el mundial, jamás me hubiese imaginado viajar ahí en mi vida y hacerlo con mi viejo y mi hijo, es algo muy emocionante, y sin dudas, eso es gracias a la pasión que sentimos por el fútbol”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas