Los niños y la vuelta de la cuarentena
Seguinos en
Pronto Pago
Pronto Pago

Opinión

Los niños y la vuelta de la cuarentena

¿Cuáles son los efectos de la cuarentena en los niños, en los adolescentes, pero también en los docentes, en las familias? La pregunta es tan amplia como abarcativa.

Publicado

el

Por Enrique De Rosa Alabaster

Luego del último mensaje de gobierno, en el cual se consideran las nuevas etapas en relación a la cuarentena, se nos ha informado que el proceso de vuelta a la normalidad, llamado a veces “nueva normalidad”, incluirá en algún momento una de las tantas áreas trascendentes y es la vuelta a las escuelas por parte de los docentes y alumnos.

En este escenario futuro, potencial, pero porque no próximo, fui invitado en estos últimos días a conversar con autoridades educativas y de gobierno de la ciudad de Junín, sobre las consecuencias y retos que esto conlleva. El encuentro sirvió de presentación para un programa mucho más amplio bajo el nombre “Con la escuela y con vos”, en el cual abordamos los diferentes aspectos que hacen a una población, la escolar, que de alguna manera convoca a toda la población.

En la investigación científica, a veces una muestra de una parte de tejido social puede ser útil a la extrapolación, a un estudio del conjunto, y lo que quizás veremos en los niños que retornen o quieran retornar a una normalidad especial, vislumbre un paralelo con lo que toda la sociedad padece.

¿Cuáles son los efectos de la cuarentena en los niños, en los adolescentes, pero también en los docentes, en las familias? La pregunta es tan amplia como abarcativa.

El fenómeno nuevo, único, de la pandemia primero y una limitación de la libertad luego, representa un escenario totalmente novedoso en el cual, cualquier intento de paralelo resulta imposible. La idea que lo aprendido en otros procesos puede orientar, puede ser una simplificación que nos lleve a un reduccionismo.

Esta situación pandemia/cuarentena, ha puesto algunas situaciones en evidencia, no evidentes antes, y demostrado otras directamente ocultas u ocultadas.

Las inequidades sociales en todos los niveles se han visto y serán manifiestas, más que antes. El paradigma de modelo educativo como igualador, lucha con una sociedad desigual en la que es difícil por ejemplo solucionar problemas neurocognitivos asociados a la pobreza, a la desnutrición, a la marginalidad, a la violencia, en particular la doméstica…y tantas otras cosas. Todo ello lo trasladará un niño que retorna a las aulas.

Frente a ello, los docentes que forman parte de la misma sociedad, no son seres extractados de un contexto necesariamente diferente, pero que aún en su mayor buena voluntad, queden atrapados inevitablemente en el paradigma social que todos integramos.

Rudyard Kipling en su poema “Si” habla de abordar la vida con “las herramientas usadas”. En el poema sin embargo a la manera de Sísifo, volvemos a caer en la ladera de la misma montaña, quizás el inconveniente ahora es que este obstáculo sea nuevo, y las viejas herramientas, por más que hagamos uso del estoicismo, de la buena voluntad, del esfuerzo, no sean suficientes.

Entre otros porque al ser parte de la misma población, el directivo, el docente, el padre y madre de esos niños, también está desconcertado ante este nuevo e incierto escenario.

Quizás, y esta es la propuesta, lo primero sea cuidar a los cuidadores, capacitarnos, estudiar y evaluar el nuevo paradigma antes de actuar, ya que puede llevar a errores de consecuencias desconocidas aún con la mejor de las intenciones. Pero sobre todo cuidar primero a los que olvidamos, que son los educadores.

Si algo puso de relieve esta epidemia, es que hemos dado por obvio algo que no lo era, suponemos al estar vivos que la existencia es una obviedad. Asumimos que el médico, el juez, el policía, está en condiciones de enfrentar esto y es en definitiva su obligación, aquello para lo cual estudiaron, o se consagraron, sin darnos cuenta que antes de usar una herramienta, así sea de manera utilitaria, la misma debe estar en buen estado.

En el armado de esta nueva normalidad quizás debamos preguntarnos primero a que le concederemos importancia. La educación es uno de los pilares, y para que ella exista los educadores deben estar cuidados, protegidos, deben ocupar un lugar de respeto, sino la sociedad deberá hacerse cargo de las consecuencias. El futuro de esos niños que retornarán a las aulas, es nada más ni nada menos que una de ellas.

Lee también: Mirando para otro lado

————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Todo Chevrolet

Más Leidas