Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Los municipales cumplieron las primeras 24 horas de paro

“Es mucha la gente que nos acompañó, hoy recorrimos las oficinas municipales y ninguna funciona, como tampoco van a funcionar mañana”, dijo ayer a La Verdad el dirigente Claudio Camilo. Desde el oficialismo indicaron que el grado de adhesión a la medida de fuerza alcanzó el 40 por ciento.

Publicado

el

Tal cual lo habían adelantado, los trabajadores municipales iniciaron ayer la primera de las dos jornadas de paro previstas, en disconformidad con el aumento salarial ofrecido por el Gobierno de Junín.

Desde apenas pasadas las seis, los empleados y obreros de la mayoría de las áreas de la comuna se congregaron para luego marchar por las calles céntricas de la ciudad y finalmente realizar un acto en la puerta de entrada del Palacio comunal, sobre la avenida Benito de Miguel.

Cientos de trabajadores escucharon frente al municipio los discursos del titular del Sindicato de Trabajadores Municipales de Junín, Gabriel Saudán, del dirigente que llegó a Junín en representación de la FESIMUBO (Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses), Gustavo Seva, y de Fabián Agosti, de OSM.

Saudán, entre otras cosas, hizo saber que la crisis entre el Sindicato de Trabajadores Municipales y el Ejecutivo se profundiza “al no haber propuestas que convenzan a los trabajadores en la lucha por un salario digno”.

El directivo apuntó que “esta lucha hubiese sido imposible sin el acompañamiento y sin la garra que han puesto todas las compañeras municipales”, dando pie a la lectura de una carta que la trabajadora Alejandra Titonrelli le escribió al Intendente (VER RECUADRO).

En tanto, Seva indicó que “los comercios saben que no les vamos a poder comprar un caramelo. Vi a los comerciantes de Junín salir a la vereda para acompañar nuestra lucha. Ellos saben que con el 15 por ciento de miseria que nos quieren dar no les vamos a poder ir a comprar ni un caramelo. Si se prolonga el acuerdo la FESIMUBO desembarcará en Junín para apoyar a todos los trabajadores por un sueldo digno que les permita llevar el pan a sus hogares”.

Por su parte, Agosti remarcó que “estamos en la misma lucha, acá vamos a estar hasta que el Ejecutivo salga de la burbuja. Con el 15 por ciento que quieren dar no alcanza para tener un salario digno. Vamos a seguir adelante con esta lucha de los trabajadores por un salario digno”.

Hoy se cumplirá la sexta jornada de paro municipal en poco menos de un mes y el lunes las partes volverán a sentarse a la mesa para negociar un aumento salarial que por el momento no está acordado.

“Desmanejo político”
El dirigente Claudio Camilo, en diálogo con La Verdad, manifestó que el acompañamiento de los trabajadores de distintos sectores gremiales de Junín fue “masivo”, mencionando entre otros a SUTEBA, UOCRA, AEFIP, FESIMUBO y las dos CGT.

“La convocatoria será cada vez mayor producto del desmanejo político del Ejecutivo. Ellos nos llevaron a esto, quieren posponer la reunión para una oferta superadora diciéndonos que tienen que estudiar los números. Venimos de un mes de conflicto, nos parece una burla”, refirió Camilo.

“Salieron algunos títeres a amenazar a la gente. Ellos no quieren entender que el empleado municipal tiene todo perdido, hasta el miedo hemos perdido. Es mucha la gente que nos acompañó, hoy recorrimos las oficinas municipales y ninguna funciona, como tampoco van a funcionar mañana. Si el lunes no nos hacen una propuesta superadora seria, que podamos analizar, seguiremos con las medidas de fuerza por decisión de la gente a la que ya la tapó el agua, no por decisión del sindicato”, graficó.

Hoy se cumplirá la sexta jornada de paro municipal en poco menos de un mes y el lunes las partes volverán a sentarse a la mesa para negociar un aumento salarial que por el momento no está acordado.

La carta de Alejandra Tintorelli al Intendente

Sr Intendente:
Soy empleada Municipal desde hace más de 20 años, he pasado por diferentes gestiones trabajando en lo que me gusta y ejerciendo mi profesión, independientemente del color partidario que llevara adelante la Intendencia.
No voy a decir que los ingresos municipales eran muy elevados en otro momento, pero si es real que la brecha es cada vez mayor con respecto a mis colegas que desarrollan su actividad en otras instituciones.
Por otro lado el costo de vida es totalmente diferente y solo puedo considerarme de clase media baja por tener una familia que puede ayudarme, de lo contrario no llegaría a satisfacer mis necesidades básicas. Mi situación ha llegado a ser similar a la de aquellas personas que atiendo diariamente e intento ayudar.
Es lamentable perder la dignidad que da el trabajo y que debería permitirme sostener a mí y mis hijos.
Tengo tres empleos y ni aun así puedo obtener un préstamo o vivir con cierta comodidad, no gano calidad de vida, sumo la angustia de estar cada vez más horas fuera de mi casa.
Toda esta situación me ha llevado a decidir, por convicción personal, ya que no estoy adherida a ningún sindicato, a manifestarme y reclamar por lo que creo digno y justo.
Pero lo hago además, no solo por una cuestión económica, sino por el hecho de que en ninguna otra gestión me he sentido tan maltratada y destratada tanto en lo personal como en lo laboral.
Después de tanto tiempo se sigue cuestionando y poniendo en tela de juicio el accionar de quienes como yo, hace años que ejercemos de manera idónea nuestra profesión, centrándonos siempre en el bienestar de las personas que atendemos y aplicando aquello para lo cual estudiamos y nos formamos.
Nos hacen sentir que no hicimos nada y que lo que hicimos, estuvo mal.
Por eso, en cada marcha que se realice iré para reclamar no solo por mi sueldo sino por mi dignidad personal y laboral.
Una empleada como tantas otras…

MÁS NOTICIAS

Más Leidas