Seguinos en

Tendencias

Los Mammones: María Valenzuela habló de su amor por Sandro

La actriz también habló de la enfermedad que atravesó su hija y de la campaña de concientización sobre el ACV que llevan adelante ambas.

Publicado

el

Veintipocos años y una fascinación por Sandro desde que tenía 12. El destino artístico de María Valenzuela, sumado a su enorme talento, hicieron que un día la fanática no solo conociera a su ídolo, sino que se volvieran compañeros de trabajo: “Nunca pensé que iba a ser la protagonista de él. Yo tenía dos carpetas llenas de fotos de él porque era fanática de chiquita”, le dijo al conductor de Los Mammones.

Sucedió en 1980, cuando la actriz no aparecía en los repartos ni como “María” ni como “Mariquita”, sino como “María del Carmen”. Veintitrés años (Valenzuela nació en 1956), y la posibilidad de ser la figura principal de Subí que te llevo, última película del Gitano en el cine.

“Recuerdo su sentido del humor, contaba chistes, y además era muy buen compañero. Lo que le traía la producción para él enseguida lo compartía con todos. Era un divino”, le contó María a Jey Mammon, como parte de una entrevista que recorrió puntillosamente los altos y los bajos en la vida de la estrella.

Valenzuela recordó con mucho cariño aquel romántico beso con el que Sandro consolidaba su amor de ficción, y reveló un detalle hasta ahora desconocido: su marido, Juan Carlos “Pichuqui” Mendizabal, decidió estar presente y ser testigo presencial de todo lo que iría a ocurrir.

“Justo ese día -dijo con mirada pícara la intérprete- Pichuqui quiso venir a verme. Imaginate, mi marido ahí y yo que me tenía que relajar para poder besar a Roberto”. Divertido por la situación, el cantante zanjó la incomodidad a su manera: “Nos llaman a filmar y Roberto le dice: ‘Ya vengo, le rompo la boca y te la devuelvo’. A mí me temblaban las piernas, me daba como una cosa de vergüenza. Ahora, si hubiéramos estado solos…”

La imperdible entrevista con la Jamie Lee Curtis argentina pasó por todos los climas, de la seriedad por la enfermedad de su hija Malena hasta una improvisada llamada a Rodolfo Ranni para protagonizar un simpático paso de comedia. La visita terminó con un muy divertido momento, piano de por medio, donde María Valenzuela demostró que se anima a todo. Y además le sale bien.

Fuente: LA NACION

Lee también: Hoy es el Día Mundial del Emoji: ¿Por qué se celebra?

————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Más Leidas