Seguinos en
LT20 Radio Junín

Locales

Los jóvenes juninenses pudieron festejar el UPD

El municipio, a través del área de Seguridad, acompañó a los chicos durante toda la noche hasta la entrada al establecimiento.

Publicado

el

La gran incógnita con respecto a la vuelta a clases de los adolescentes era cómo se iba a desarrollar la noche anterior al primer día, pero gracias a la labor municipal, a través del área de Seguridad, los jóvenes pudieron festejar en los espacios verdes y las calles del centro de nuestra ciudad sin mayores complicaciones, hasta llegar a los establecimientos educativos sanos y salvos.

Por esta razón, Luis Chami, director general de Seguridad del Gobierno de Junín, charló sobre cómo se desarrolló el Último Primer Día en nuestra ciudad y dijo: “Nosotros arrancamos a las 17 con varias reuniones con los padres. Después localizamos los lugares para poder acompañarlos en la contención, que fue un pedido de Pablo Petrecca, y que nadie terminara lastimado.”

Desde el Gobierno de Junín trabajaron sin descanse durante toda la madrugada, mientras los jóvenes iban transitando desde la Plaza del Milenio a la plaza principal y caminaban por el centro. “Era una preocupación nuestra preservar y cuidar a todos, el 90% eran menores y no era fácil. Más allá de todo, los chicos tuvieron una muy buena predisposición y cuando se desarrollaba el evento final se expresaron y nosotros tratamos de acompañar”, aseguró.

Sin embargo, el funcionario contó que los chicos “ayudaron mucho para que esto saliera bien”, a su vez afirmó: “No había mala intención, pero teníamos que cuidarlos por si había alguna pica. Fue un día donde los vecinos tuvieron que soportar los ruidos y el bullicio, pero terminó todo bien”.

Por otro lado, se refirió al existente consumo de alcohol en menores: “La verdad que los chicos toman, para ellos sino no hay fiesta. Por ahí no nos gusta la forma, pero terminaron todos los chicos ilesos. El viernes nos convocó el Intendente para diagramar todo”.

“Tuvimos algunos llamados por los ruidos, pero cuando los chicos empezaron a las 4:30 o 5 de la mañana a hacerse sentir. Ellos acompañaron bien. Por ahí, por el estado en que estaban, podíamos tener algún inconveniente, pero no pasó nada. Colaboraron, entendieron y se acercaban a agradecer o a preguntar. Era sólo una noche que ya pasó y tuvieron su fiesta”, finalizó.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas