Seguinos en
Binaria Seguros

Provinciales

Los intendentes acomodan sus presupuestos para tapar el “bache” del Fondo Sojero

Según los cálculos oficiales, en lo que resta del mandato de Mauricio Macri la Provincia dejará de percibir unos $ 7.750 millones: $ 1.850 millones en el actual ejercicio y $ 5.900 millones el año próximo.

Publicado

el

Escribe José Jiménez
Agencia DIB

Los $ 700 millones que los municipios dejarán de cobrar este año por el recorte al Fondo Sojero estaban destinados, mayormente, al pago de obras menores ya iniciadas, y ahora los intendentes deberán afinar el lápiz y acomodar sus presupuestos para hacer frente a esos gastos comprometidos.

El martes, el Gobierno anunció la eliminación del denominado Fondo Federal Solidario, una remesa de dinero que las provincias y los municipios reciben desde 2009, compuesta por un porcentaje de lo recaudado por las retenciones a las exportaciones de la soja y sus derivados.

Según los cálculos oficiales, en lo que resta del mandato de Mauricio Macri la Provincia dejará de percibir unos $ 7.750 millones: $ 1.850 millones en el actual ejercicio y $ 5.900 millones el año próximo. Como el reparto se da “en cascada”, lo municipios sufrirán un recorte de $ 3.200 millones: $ 700 millones este año y $ 2.500 millones para el próximo.

Según un relevamiento realizado por DIB entre intendentes bonaerenses, el dinero del Fondo Sojero era utilizado mayormente para obras de infraestructura menor como cordones cuneta y bacheos, arreglos en hospitales, iluminación, asfalto y pago de maquinarias bajo la modalidad de leasing. Incluso algunas comunas habían encarado proyectos de desarrollo turístico, tales como la explotación de termas.

Como el Fondo estaba afectado exclusivamente a la realización de trabajos de infraestructura y su pago era por “goteo” (es decir, que se giraba el dinero a medida que ingresaba a las arcas del Estado), los intendentes elegían destinarlo a obras “chicas”. La interrupción repentina de los envíos los deja con los trabajos “a medio realizar”, y si bien algunos indicaron que harán esfuerzos para cubrirlos con fondos propios, otros hablan directamente de suspensión.

Según datos oficiales, hasta julio el Gobierno había girado poco más de mil millones de pesos en concepto del Fondo Solidario. Se trata del 63% de los $ 1.630 millones previstos en el Presupuesto. El número, de todos modos, debe tomarse como una proyección, ya que la recaudación por retenciones puede variar según el valor de la soja y la cotización del dólar el día de su liquidación.

Con más de un tercio de los fondos perdidos, los jefes comunales buscan ahora alternativas para cubrir un bache que, según casi todos coinciden, llega en un momento complicado de un año ya de por sí difícil para las arcas locales, que deben afrontar fuertes aumentos de insumos con tasas que aumentaron mayormente según las proyecciones de inflación del presupuesto nacional (15%).

Además de los inconvenientes que sufrirán las comunas este año, los jefes comunales también miran con preocupación el 2019, un año electoral en el que no contarán con ese recurso extra para mostrar gestión. A esto se suma que desde este año las comunas dejaron de recibir el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), que en 2017 llegó a repartir $ 8.500 millones y desde enero fue discontinuado.

Alternativas
Aunque con diferencias entre oficialistas y opositores, casi todos los intendentes reconocieron que el recorte del fondo les complica las cuentas.
El jefe comunal de Adolfo Alsina, David Hirtz (Cambiemos), señaló que este año aún debía recibir $ 2 millones, que en su mayoría eran destinados a las cuotas de maquinarias compradas por leasing. El jefe comunal confió en que este año podrá “paliar” esa pérdida, pero se mostró preocupado de cara al 2019.

En tanto, su par de Benito Juárez, Julio Marini, fue más contundente, al sostener que “el Gobierno nos está desfinanciando”. El jefe comunal, que aún esperaba recibir $ 5 millones para destinarlos a asfalto y cordón cuneta, expresó su bronca porque “a mitad de año, sin avisar, dejan de depositarnos, cuando muchos municipios ya teníamos compromisos asumidos”.

En su mayoría, los intendentes reconocen que deberán buscar alternativas para afrontar trabajos que ya se encuentran iniciados y que deben terminarse. “Estamos con superávit. Para este año hemos hecho algunos ajustes y la quita no nos representará algo importante”, señaló el jefe comunal de Bragado, Vicente Gatica (Cambiemos).

En cambio, el intendente de Tapalqué, Gustavo Cocconi, cuestionó la decisión de “ajustar sobre fondos que ya estaban siendo ejecutados”. Y sostuvo que “esto atenta contra las autonomías municipales, es no escuchar la voz del pueblo”

Más Leidas