Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Locales

Los grandes productores de carne también apuestan a la industria vegana

Por: José L. Amado -Periodista Agropecuario- Las compañías cárnicas más grandes del mundo están invirtiendo en alimentos veganos debido a una mayor demanda de proteínas de origen vegetal. Los beneficios de los productos cárnicos a base de plantas y células.

Publicado

el

En el mundo, existe un incremento de la demanda de proteínas de origen vegetal debido al aumento en el número de personas que reducen su consumo de carne y de aquellos que adoptan directamente una dieta vegetariana o vegana.
«Si no puedes vencerlos, únete a ellos», dice la reconocida frase motivacional. Y eso es lo que está sucediendo en la incipiente industria de la carne cultivada en el laboratorio. La tecnología desarrollada para desplazar la carne animal ha recibido en los últimos años un apoyo inesperado: las compañías cárnicas.
Tyson Foods es el segundo procesador y vendedor de carne bovina, pollo y cerdo más grande del mundo. Si alguna vez comió una hamburguesa o una nugget de pollo en los Estados Unidos, es probable que ese animal haya sido sacrificado en una planta de procesamiento de Tyson Foods. Sin embargo, en febrero, la compañía anunció que lanzaría su propia línea de productos basados en vegetales, fabricando alternativas a los de carne animal. Desde 2016, la compañía ha realizado inversiones en investigaciones de carne vegetal y cultivada en laboratorio.
El año pasado, la empresa americana Perdue Farms, procesadora de pollo, pavo y cerdo anunció que se encontraba estudiando su propia línea de productos vegetales.
Una de las multinacionales más importantes del mundo, Cargill, otro importante productor de carne, también está incursionando en carnes alternativas.
La carne y los productos lácteos a base de plantas, como las hamburguesas vegetales, el pollo falso, la soja y leche de almendras, están creciendo en popularidad y en cuota de mercado. Mientras tanto, la carne a base de células -a partir de células animales en un laboratorio- aunque probablemente pasen años hasta su disponibilidad en el mercado masivo, está creciendo también, con estudios que sugieren que los consumidores en los mercados más grandes quieren probarla.
Las tendencias nutricionales de los próximos años indican una mayor demanda de proteínas de origen vegetal debido al aumento en el número de personas que reducen su consumo de carne y de aquellos que adoptan una dieta vegetariana o vegana.
Según un informe de la consultora Innova Market Insights de 2018, el 38% de los consumidores de los Estados Unidos informó consumir comidas sin carnes por lo menos una vez por semana. En Alemania y el Reino Unido, las cifras son aún mayores, 69% y 53% respectivamente.
Esto se debe también a que la proteína de origen vegetal tiene beneficios adicionales para la salud. A diferencia de las proteínas animales, no contienen colesterol y son relativamente bajas en grasas saturadas. Además, proporcionan otros beneficios nutricionales que la proteína animal no proporciona, como los fitonutrientes.

Mucho en juego
Más de 50 mil millones de animales se crían y matan para obtener carne en todo el mundo cada año, casi todos en sistemas de confinamiento o feed lot. Sin embargo, esta enorme industria tiene importantes consecuencias ambientales y para la salud pública: resistencia a los antibióticos, enfermedades, emisiones de gases de efecto invernadero, enorme cantidad de desechos animales e influencia en el hábitat de la vida silvestre.
Estudios de mercado han detectado que la mayoría de las personas rechaza la forma en la que se trata a los animales en la producción intensiva y se preocupan por las consecuencias ambientales de la agricultura industrial, pero, de todas maneras, sigue deseando la carne.

Whopper
Por estos días se conoció que con el lema “100% Whopper 0% Carne”, la famosa cadena Burger King, puso a la venta en EE. UU. una versión de su famosa hamburguesa Whopper pero hecha con carne vegetal.
La clave es la hemoglobina de soja, que da el aspecto de carne “roja” con líquidos que parecen propios de la carne de vaca. Esta proteína se produce de forma natural en las raíces de la planta de soja y tras recuperarla gracias a ciertas levaduras, se incorpora a los filetes vegetarianos dándoles un sabor y una textura parecida a la carne.
Burger King sometió a clientes a un experimento donde les daban una hamburguesa vegana en lugar de la Whopper que solían comer y no la pudieron diferenciar. Y esa fue su estrategia de marketing.
La versión Burger King de la hamburguesa clásica tiene casi la misma cantidad de proteína que la Whopper normal, pero con 15 por ciento menos grasa y 90 por ciento menos colesterol.
El primer paso está dado, antes de fin de año, la versión vegetal de la hamburguesa estará en 7200 sucursales de los EE.UU.

Noroeste

MÁS NOTICIAS

Más Leidas