Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Los controles médicos periódicos reducen la mortalidad por el cáncer 

Este domingo 4 de febrero se conmemora el día mundial contra el cáncer. El objetivo de esta jornada es reducir el número de muertes evitables cada año.

Publicado

el

Este año el Instituto Nacional del Cáncer del Ministerio de Salud de la Nación se suma al lema de la Unión Internacional para el control de la enfermedad bajo el lema “A nuestro alcance” y destaca que hay medidas que todos podemos adoptar para la prevención y el cuidado.

Universidad Siglo 21

Al respecto, la ginecóloga  Laura Walker manifestó que “en lo que es detección para todos tipos de cáncer lo que se hace es una detección precoz en base a una serie de estudios y la información a la paciente. En medicina no podemos evitar la enfermedad, pero sí la detección precoz que llevan a que la paciente pueda solucionarlo con una cirugía o tratamiento y de ese modo pueda curarse”.

Específicamente sobre una de las clases de esta patología, el cáncer de mama, la profesional dijo que “lo que indicamos en las pacientes jóvenes es un control clínico anual con su ginecólogo y si se detecta algo se pide una ecografía. En el caso de haber llegado la mujer a los 40 años se pide una ecografía y una mamografía para detección de cualquier lesión antes de que la palpemos y podamos sospechar por los estudios que puede ser una lesión de un comienzo de un cáncer o un cáncer, donde estaríamos haciendo una detección muy precoz y dándole la posibilidad de hacer  una cirugía que permita una curación para siempre”.

Asimismo, Walker, aseveró que “si bien es cierto que el cáncer de mama es más frecuente desde los 40 años para arriba, con un pico entre los 50 y los 60 años, pero esto es medicina y siempre hay posibilidades que una paciente joven lo contraiga, por eso es fundamental el control clínico y ecográfico”.

En ese sentido, la ginecóloga agregó que “está bien el autoexamen mamario después de menstruar, como para ver si encontramos algún bulto, o mirarse en el espejo para ver si hubo alguna retracción o modificación de las mamas”, aunque advirtió: “lo que se sabe es que si estamos hablando de cáncer de mama y la paciente ya se lo palpó, tiene un tamaño dos centímetros, con lo cual en la biología del tumor seguramente ya son muchos años. Por lo tanto, lo más relevante es poder detectarlo sin que ella se haya palpado nada o ni siquiera que nosotros”. 

En tanto, destacó además la importancia de que las mujeres se realicen el estudio del papa Nicolau que detecta en la gente joven lesiones preneoplásicas, es decir, la infección por el virus del HPV, que es el factor desencadenante del cáncer de cuello de útero.

Haciendo Obras 2

Más Leidas