Seguinos en
Binaria Seguros

Deportes

Los chicos muestran el camino

Publicado

el

Se terminó la final del torneo Clausura de novena división entre Sarmiento e Independiente. Sonó el silbato de Lucas De Maro y como ocurre siempre en una final, un equipo festeja, el otro lamenta la derrota.

Algunos jugadores del Rojo se desploman en el piso de la cancha de La Loba con la tristeza lógica de haber perdido la final. Los chicos de Sarmiento saludan a los de Independiente y rápidamente inician el festejo, como corresponde a los campeones, son niños de 12 años.

Sin embargo fuera del área donde defendía Independiente ocurre algo inesperado: Octavio Sosa y Augusto Santana, jugadores de Sarmiento no festejan con sus compañeros. Están consolando a Patricio Moyano, volante de Independiente que se desplomó en el césped y no logra contener su desilusión por el resultado negativo en la final. Los dos chicos del Verde lo ayudan a levantarse e ir con sus compañeros y su director técnico, Martín Bottasso.

Después sí. Octavio y Augusto se unen a su entrenador Nicolás Simón y todo el plantel del Verde para festejar el título obtenido.

Estos gestos también ocurren en el fútbol de La Liga Deportiva del Oeste, en el fútbol nuestro de cada día. Se puede jugar, dejar todo, y también ser respetuoso y caballero. Esos valores perduran durante toda la vida y van más allá del deporte.

Más Leidas