Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Junín

Los caballos que curan del Centro de Equinoterapia Junín

Por: JOSÉ L. AMADO -Periodista Agropecuario-

Publicado

el

Cuentan que los celtas acostumbraban a regalar un caballo a la persona de la comunidad que había sufrido la pérdida de un ser querido porque sabían que la ayudaría a sanar la ausencia y, además, creían que el caballo era mensajero entre los dos mundos. Incluso algunas culturas lo elevaron al estatus de divinidad. Durante milenios, estos animales han demostrado a los humanos que su presencia y compañía son también instrumentos terapéuticos que provocan grandes cambios anímicos.

Sin embargo, esa función terapéutica nunca había sido objeto de estudio de la ciencia, hasta mediados del siglo XX, cuando empezó a utilizárselos para rehabilitación de diferentes enfermedades que involucraban discapacidad física y psíquica. Niños y adultos, con diferentes patologías pueden encontrar un lugar de sanación en la calidez de este animal milenario.

En el país, los caballos con los que se trabaja en equinoterapia son de raza criolla o mestizos. Deben ser domados en forma natural, sin sometimiento, lo cual da una total seguridad para trabajar y confiar en ellos. En todos los casos deben ser animales que previamente han sido evaluados por los equinoterapeutas y entrenados para tal fin. No deben ser asustadizos y deben estar familiarizados con todo el material didáctico que se utiliza en la pista. Es un trabajo que requiere de un cierto tiempo dependiendo de cada animal para tener certeza de su mansedumbre.

El caballo transmite emociones y es interesante remarcar que, tanto en la Argentina como en el mundo han sido las mujeres las precursoras de la equinoterapia. Al igual que en Junín, donde la Comisión de Damas de la Sociedad Rural local a diario desarrolla su denodado trabajo. Tal es así que un grupo de estas señoras fueron quienes tomaron inmediatamente la sugerencia que realizó el productor José Luis Mendizabal de utilizar las instalaciones de la Sociedad Rural de Junín para fundar el Centro de Equinoterapia.

En la montura
Situado en las entrañas del enorme predio que la entidad ruralista posee en la intersección de Ruta Nacional 7 y acceso al Parque Natural Laguna de Gómez, el Centro de Equinoterapia atiende a chicos juninenses que padecen diferentes patologías psicomotoras.

En lo que es la pista de central, normalmente utilizada en ferias ganaderas, se llevan a cabo las prácticas de terapia ecuestre. Si bien el Centro de Equinoterapia no deviene en una institución médica, se puede decir que allí sobresale su carácter terapéutico, pedagógico y de inclusión social.

Al decir de Magdalena Douat, equinoterapeuta y coordinadora del Centro: “La misión fundamental es rehabilitar y tratar a los 80 chicos con necesidades educativas especiales”.

El Centro mantiene a los chicos ocupados con ejercicios sencillos arriba del caballo y otras actividades como la huerta, espacio y lugar que también cumple con funciones de esparcimiento en su contacto con la naturaleza y los alimentos.

Entre algunos de los casos más emblemáticos Magdalena eligió el de Samuel. “Con Samuel vimos un avance muy grande”, comenta y explica que “empezó el año pasado con el grupo de los más chiquitos y hacía monta asistida. La mamá lo llevaba hasta el caballo y me lo entregaba a mí que lo estaba esperando arriba y montó hasta mitad de año conmigo. A mitad de año comenzó a montar solo agarradito de un oso para mantener la postura y a fin de año pasado, -en la fiesta de cierre de ciclo-, Samuel llegó caminando con su andador. Esto fue muy emocionante porque en solo un año Samuel tuvo un avance impresionante y empezó a caminar”.

Otro caso que Magdalena nos contó es el de Rodrigo, “Con él estuvimos varios meses tratando que se acerque al caballo y nos resultaba imposible. Rodrigo elegía quedarse mirando detrás de la tranquera. Después de mitad de año pasado se empezó a acercar y le comenzó a gustar cepillarlos y así se convirtió en el mejor cepillador de nuestros caballos. Después le divertía hacer el trabajo que hacen los chicos del Ejército, es decir pasear caballos por la pista, pero sin monta. Por lo tanto para él su tarea era llegar, cepillar los caballos y luego pasearlos. Y hace dos semanas logramos que se pueda subir al caballo. Primero nos pidió que le saquemos una foto para enviarla a los familiares y le indicó al caballo ¡Paso! (es la orden que los chicos le dan al animal para que comience lentamente a caminar). Y allí después de un año y medio pudo festejar alzando sus brazos de alegría. Por supuesto que nosotras no parábamos de llorar”.

Compromiso
Joaquín Elósegui aparte de ser expresidente de la SRJ, es uno de los más entusiastas impulsores del Centro de Equinoterapia juninense. Entiende que colaborar con el proyecto es comprometerse con el prójimo que más lo necesita y reconoce que hacen falta más personas que se involucren “Hacemos extensiva la invitación a todos los que quieran visitar el Centro, a fin de conocer y comprender la importancia de esta actividad. También es muy importante para nosotros que se acerquen aquellos que desde lo profesional puedan colaborar con este equipo”, finalizó Elósegui.

Noroeste

MÁS NOTICIAS

Más Leidas