Seguinos en
Binaria Seguros

Deportes

Lo difícil que debe ser arbitrar los partidos de la Liga Deportiva del Oeste

Hay árbitros que son buenos, otros regulares y algunos malos y se pueden equivocar, pero es innegable que los espectadores que van a ver los partidos del fútbol local, se encuentran con un espectáculo muy feo, todos los protagonistas protestan y el juez lo único que trata es sacar adelante el encuentro como puede.

Publicado

el

Por: Germán José Gaspar

Observando y evaluando varios partidos de la Liga Deportiva del Oeste, me imagino lo difícil que deber ser arbitrar un encuentro, donde los protagonistas protestan todas las jugadas.

Más allá de que pueda dirigir bien o mal la protesta generalizada cada vez es mayor. Apenas se inicia el encuentro empiezan a “pedirle” cosas al árbitro, que saco yo, que le pegó al otro, que fue foul, que no fue foul y el tema es sacar ventaja, olvidándose de jugar.

La protesta no es sólo de los jugadores, también pasa por el banco de suplentes, todos quieren tener razón, el técnico, sus ayudantes, los jugadores sustitutos y también a veces aparecen hasta los propios directivos, que no se despojan de su traje de hincha y le recriminan todo al árbitro.

Al igual que los jugadores hay árbitros que son buenos, otros regulares y algunos malos y se pueden equivocar, pero es innegable que todos los espectadores que concurren a ver los partidos se encuentran con todos protestando y el juez tratando de sacar adelante los noventa minutos como puede.

Si fueran rigurosos cada vez que se produce una protesta, tendría que haber muchos más expulsados.

Para el árbitro debe ser imposible concentrarse para jugar un buen partido y lo peor que esta situación cada vez se acentúa más y no se sabe hasta dónde puede llegar.

Por todo esto pienso que debe ser muy difícil arbitrar los partidos de la Liga Deportiva del Oeste.

Por el bien del fútbol liguista me parece que llegó el momento que los técnicos y sus jugadores se junten, lo hablen en la semana y que el día del partido se dediquen a jugar y no a protestar, más allá de que el árbitro se pueda equivocar.

Si mejoramos está situación y cada uno aporta lo suyo seguramente los partidos serán más agradables y atractivos…

Más Leidas