Seguinos en
Expo Junin 2019
Expo Junin 2019

Locales

Lo acusan de robo y en dos meses llega el juicio oral: sostiene que es inocente

David Manzone estuvo detenido en dependencias policiales durante 34 días, entre ellas en Agustín Roca, Chacabuco y Ferré y desde el 2018 se encuentra cumpliendo con arresto domiciliario y permiso para salidas laborales de seis horas diarias. El juicio oral se realizará el 20 de agosto a las 10 de la mañana.

Publicado

el

A dos meses del debate oral, vuelve a hablar con La Verdad David Manzone, el juninense de 36 años que se encuentra privado de la libertad imputado por un robo a mano armada que sostiene no solo no participó sino que además pudo demostrar dónde estaba el día y a la hora que se cometía el hecho y con quiénes. Más aún, cree que lo que está viviendo tiene como punto de partida la denuncia que años antes había radicado contra personal policial por el robo de un teléfono celular.

David Manzone se encuentra imputado en una causa por robo calificado y privación ilegal de la libertad por un delito cometido a las 18:50 del jueves 12 de abril de 2018 en un inmueble ubicado en calle 9 de Julio al 900.

Estuvo detenido en dependencias policiales durante 34 días, entre ellas en Agustín Roca, Chacabuco y Ferré y desde el 2018 se encuentra cumpliendo con arresto domiciliario y permiso para salidas laborales de seis horas diarias,
El 20 de agosto a las 10 de la mañana, la causa llegará a juicio oral ante el Tribunal Oral Criminal 1 del Departamento Judicial Junín.

Hace poco más de un año, en diálogo con La Verdad, Manzone no solo sostenía no haber cometido el ilícito que lo tiene privado de la libertad sino que además, cree que se trata cuanto menos de una situación extraña.

Horas atrás, en diálogo con La Verdad, insistió en mencionar que su vida cambió no desde el 2018 sino desde “hace cinco años cuando efectúo en Comisaría Primera, una denuncia porque los integrantes de esa dependencia no me querían devolver el teléfono ni me tomaban la denuncia”.

Recuerda que aquel día, “le pegan a una mujer con el doblez de un revólver y un oficial del servicio penitenciario me amenaza en la vía pública. Me levanta la mano y me defiendo. Le pego primero y me llevan a la Comisaría. Me meten en un calabozo que estaba clausurado y me dejan desde las 21 hasta las 15 del día siguiente”.

Entonces fue cuando no me dan el teléfono -me querían devolver un Samsung que no era el mío- y hago la denuncia”.

Tiempo después, recuerda que vuelve a encontrarse en la calle, en Canavesio y Cuitiño, con un funcionario del servicio penitenciario y el efectivo policial con el que había tenido problemas por el teléfono celular. Ese día “me pegan en la cara y me dan una patada en la rodilla. Fue en febrero de 2018. Cuando lo quise denunciar volví a tener el mismo problema. No me querían tomar la denuncia. Tuve que llamar a Seguridad del Municipio, me atendió Chami (Luis) y entonces bajó un comisario de la Primera, muy amable y respetuoso y exige que pongan el apellido del Policía que yo estaba denunciando”.

Y no sólo no terminó todo ahí sino que al día siguiente “el policía amenazó a mi mamá. Yo hago la denuncia en Fiscalía y aquel 22 de junio se desvanece. Cerraron la causa”.

A los “20 días –explica Manzone-, me hacen un allanamiento diciendo que yo había comprado herramientas robadas en un galpón en Ascensión. No encontraron nada. Nunca compré cosas robadas y tengo boletas de todo”.

Y llegaría luego “lo peor”. A los quince días, “otro allanamiento en mi casa. Me llevan al calabozo y ahí me entero cuando me dicen, lo tuyo es muy complicado. Tenés una causa por robo calificado y me trasladan a Agustín Roca. Después me ponen un defensor oficial y él me dice que me acusaban además de privación ilegal de la libertad por un robo cometido en 9 de Julio al 900, el jueves 12 de abril a las 18:50. Ahí fue cuando respiré. Fue el momento en el que más respiré en toda mi vida porque ese día y a esa hora yo había estado en la peluquería de Rosales, en Padre Respuela, con ocho personas que habían ido llegando en distintos momentos, entre ellos el que yo creía que era un repartidor de Coca Cola que terminó siendo el gerente. Yo había estado ahí entre las 17:15 y las 20:15″.

Es más, cuando el gerente de la empresa de bebidas gaseosas declara en la causa, “dice que fui a las 18:15 a la peluquería y que lo recordaba porque había pasado a buscar a su hijo que estaba estudiando y cuando va a la peluquería, habla hasta de la moto roja que estaba afuera”.

Manzone estuvo 34 días detenido en un calabozo y después le dieron arresto domiciliario, situación en la que sigue desde hace más de un año.

El juicio oral
El juicio oral se realizará el 20 de agosto a las 10 de la mañana. “Cuando hablé con Villalba (Marcos, secretario del TOC 1), me dijo que lo único que podía hacer por mí era adelantarme el juicio, pero también me dijo que me quedara claro que un día menos en mi casa era un día más en el penal. Pero yo le dije que lo que quiero es mi libertad. No hay otro detenido, Soy el único acusado”.

A pesar de todo, Manzone sostiene en que cree que “hay justicia. Pero también hay mucha injusticia. Nunca había estado preso y siento que no tengo más la vida de antes. Nunca perdí el contacto con mis hijos pero no pude ir a los actos (del colegio) ni llevarlos a la plaza. Pienso que hay que ser sumiso y a veces cerrar los ojos y seguir la corriente para que no te pase esto pero insisto, si me volviera a pasar, haría lo mismo”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas