Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Las obras del edificio propio de la E.E.T. Nº 2 “Patricias Argentinas” están paralizadas

Esta semana se resolverá la situación: si se le rescinde el contrato a la empresa o se otorgan 90 días para la conclusión. Los alumnos, en marzo, deberán volver al viejo edificio de Lebensohn 126.

Publicado

el

Cuando en julio de 2015 la comunidad educativa de la Escuela de Educación Técnica Nº 2 “Patricias Argentinas” recibió un terreno para la construcción de su sede propia, tras décadas de alquileres, pensó que el sueño llegaba a su concreción.

Pero hoy, más de dos años después, el nuevo edificio es apenas paredes y techos con un tejido olímpico, lleno de pastos, con materiales de la construcción alrededor que nadie utiliza. En el aniversario número 70 del establecimiento, los alumnos no podrán comenzar el ciclo lectivo en su casa propia.

Una madeja de culpas, explicaciones, enroques políticos y cuestiones económicas forman parte de la paralización de las obras en marcha, de la que los chicos resultan ser los más afectados.

Los primeros días de enero venció el plazo de obra, por lo cual desde allí permanece abierto un paréntesis que deberá ser resuelto en los próximos días. El municipio tiene que decidir si rescinde la obra y vuelve a licitarla, o le otorga el plazo de 90 días que solicitó Aldo Vera, el propietario de la firma que en el 2015 ganó la licitación, por un monto total de $ 5.900.000.

 

Sin lugar

Mientras tanto, cuando el 5 de marzo los estudiantes deban volver a las aulas, tendrán que dirigirse al viejísimo edificio de Lebensohn 126, que ocupan desde hace 20 años y presenta un grado de deterioro alarmante.

A raíz de los anuncios municipales en torno a la terminación de la obra con tiempo suficiente para arrancar en el nuevo edificio ubicado en General Frías y Discépolo, las autoridades educativas decidieron duplicar la matrícula para los ingresantes de primer año.

Con esto, un grave problema de ubicación surge ahora y con la intervención de la comisión cooperadora, debieron hacerse reparaciones de último momento en un salón donde funcionaba el comedor, para albergar a estos nuevos chicos que arrancarán sus estudios secundarios este año.

Los demás años también sufrirán algunas dificultades, a raíz de los riesgos eléctricos que presenta, además de caídas de vigas y pisos en mal estado, entre otras cuestiones que no se resolvieron antes porque se pensaba en la mudanza.

 

Intrincado proceso

A mediados de 2015, el municipio cedió un amplio terreno ubicado por la zona de calles General Frías y Discépolo a la Escuela de Educación Técnica Nº 2 “Patricias Argentinas”, y resolvió hacerse cargo de la construcción del edificio correspondiente.

Luego, se licitó la obra que ganó la empresa a cargo de Vera, un ex funcionario del anterior gobierno municipal. La obra debía realizarse en dos años, pero un sinnúmeros de reclamos por mayores costos, períodos de inclemencia climática y otros problemas que fueron surgiendo, hicieron que se llegara al fin del plazo, el 8 de enero de este año, con un avance de obra de alrededor de 70%.

Ahora, aguardando la decisión de las autoridades comunales, trascendió que si la obra se rescinde, los constructores tendrían pensado presentar un amparo, porque aseguran que la certificación de obra no se corresponde a lo efectivamente construido.

Además, reclaman que los mayores costos otorgados por el municipio, responsable de la construcción con los fondos del Financiamiento Educativo, apenas alcanzaron un 25%, cuando aseguran que los precios casi se duplicaron en este tiempo.

Por otra parte, las demoras en la construcción son evidentes y como ejemplo, trascendió que de las 56 aberturas que contempla el plano, apenas fueron colocadas 8, tras dos años de trabajo.

 

Semana decisiva

Esta semana será decisiva para el futuro de la EET Nº 2, y desde la Secretaría de Obras y Servicios Públicos se adoptará una resolución, luego de haber pasado el expediente para su análisis a la Secretaría Legal y Técnica.

Mientras tanto, mañana lunes la Comisión de Educación del Concejo Deliberante que preside Maia Leiva recibirá a representantes de SUTEBA, para luego elevar al Ejecutivo un pedido de informes sobre la situación de la nueva sede del establecimiento secundario local.

 

El sueño

En julio de 2015, al momento de la entrega del terreno y presentación del proyecto, la arquitecta Laura Franco había explicado que “para nosotros, desde la ciudad, es muy importante el eje que conforma Borges, así que había que articular diferentes espacios para ir mejorando la llegada de los alumnos al lugar”.

La profesional del municipio subrayó que “la construcción tiene dos volúmenes de servicios: sanitarios, aulas y otro bloque con un aula taller de cocina y comedor”.

A raíz de la orientación técnica del establecimiento, se requieren espacios diferentes como talleres y laboratorios, que están previstos en este nuevo diseño.

No obstante, un año más, la escuela deberá seguir funcionando en el desvencijado edificio de Lebensohn 126, que hace veinte años había sido desocupado por el Industrial. Una historia de alquileres que todavía no concluye.

 

 

La presión de SUTEBA: “El

Intendente debe hacerse cargo”

 

La secretaria general de SUTEBA Junín, Francina Sierra, encabezará mañana una reunión con concejales para interiorizarse sobre el estado del edificio de la EET Nº 2 y tomó un activo protagonismo para la búsqueda de una solución final.

“La situación es preocupante, porque estaba comprometida la palabra que el edificio se iba a entregar a inicios del ciclo lectivo 2018. No sólo estaba el compromiso de las autoridades municipales, sino que la escuela también lo había tomado ante sus alumnos, papás y la comunidad toda”, dijo.

La dirigente gremial subrayó que “cuando llega el momento en que se empieza a armar todo, el nuevo edificio está en el mismo estado que el año pasado, con entre un 65 y 70% de avance de obra”.

“De este modo, falta muchísimo para que las instalaciones se entreguen a la comunidad educativa, y nosotros nos preguntamos muchas cosas, como por ejemplo qué pasó con el dinero que estaba destinado. Pasaron dos años y medio desde que se licitó la obra, y no puede ser que no se haya hecho cuando fue decisión del Estado municipal, más allá quién sea el Intendente, construir esta nueva escuela”, explicó.

 

 

Inspectora distrital: “La

empresa no cumplió los plazos”

 

La Inspectora distrital de Educación de Junín, Andreína Arostegui, aseguró que la empresa no cumplió los plazos establecidos, según la evaluación de profesionales de Obras Públicas del municipio.

“Nosotros teníamos la ilusión de que los alumnos pudieran comenzar el ciclo lectivo 2018 en el nuevo edificio, pero la empresa constructora debía terminar las tareas terminadas al 30 de enero y no lo hizo”, señaló.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas