Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Las lluvias registradas el pasado viernes despiertan un poco de esperanza

La disminución en el rendimiento dependerá del tipo de cultivo, rotaciones y fecha de siembra.

Publicado

el

 

Macro Recargas

 

Según un informe presentado por el Inta, el estado de los cultivos de la región norte de la provincia de Buenos Aires no mejoró debido a las bajas precipitaciones registradas en el mes de enero y la poca agua disponible en el suelo, por lo cual arrastran bajo crecimiento y muestran síntomas de estrés hídrico. La disminución en el rendimiento dependerá del tipo de cultivo, rotaciones y fecha de siembra, evidenciando en los lotes con monocultivo un deterioro mayor ante la condición de stress, comportándose mejor aquellos lotes en siembra directa con rotación.

 

Maíz

 

En el partido de Junín, como en gran parte del país este año se presentaron condiciones cambiantes pasando de un otoño invierno con excesos hídricos a un verano con déficit, esto generó que los diferentes cultivos se vieran afectados en su normal desarrollo. 

En cuanto al maíz, los cultivos sembrados en fecha en octubre se encuentran en grano lechoso-pastoso. Hay lotes que recibieron precipitaciones un poco superiores a las registradas en el resto del partido y su estado es bueno, sobre todo en lotes que tienen acceso a la napa. De todos modos, se observa un menor desarrollo vegetativo respecto a años normales y un inicio de senescencia (secado) en las hojas basales. Los maíces sembrados más tarde se encuentran en peor situación, con escaso desarrollo, senescencia de hojas y espigas mal granadas.

 

Soja

 

En el caso de las sojas de primera sembradas en fecha, algunos lotes presentan buen estado, fundamentalmente los que tienen acceso a napas o que recibieron precipitaciones un poco por encima al resto del partido. No obstante, se observa una reducción en el número de vainas producto de aborto de flores por el déficit hídrico. El resto de los lotes presentan una situación más comprometida, con escaso desarrollo vegetativo y escaso número de componentes de rendimiento.

La soja de segunda continúa siendo el cultivo en situación más comprometida ya que en general recibieron menos milímetros y vienen de lotes con menores reservas hídricas en el perfil. Presentan un desarrollo vegetativo muy pobre y tanto la floración como el resto de las etapas se verán muy comprometidas en tanto no se restablezcan las precipitaciones normales.

Las escasas precipitaciones de enero (58 mm), se sumaron a lluvias por debajo de lo normal durante noviembre y diciembre. En estos meses cayeron 29.4mm y 68mm respectivamente, cuando el promedio es de 111mm para noviembre y de 101mm para diciembre. Esta situación se ve agravada, además por las altas temperaturas y alta demanda de evapotranspiración. Las lluvias registradas el 9 de febrero, con bastante intensidad en algunas zonas, tendrá un impacto positivo en el desarrollo de la soja, sobre todo en la de segunda.

Participaron de la elaboración de este informe Gustavo Ferraris, Fernando Jecke, Antonio Martin, Facundo Fernández, Franco Garello, María Guadalupe Tellería y Milton Sabio.

 

 

Haciendo Obras 2

Más Leidas