Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Las calles de Junín destruidas por las lluvias y otras por la falta de un mantenimiento planificado

Escribe Arq. Fidel Osvaldo Sánchez

Publicado

el

La culpa n se debe al actual gobierno, uno de los tantos problemas urbanos de Junín, es que desde hace muchos años no parece encontrar solución, es el deterioro del asfalto de las calles, con un pavimento que cumplió largamente su vida útil (hay calles que se asfaltaron hace más de 40 años).

En estos tiempos en los que las precipitaciones se dan muy seguidas y por varios días, debilitando la estructura del asfalto sumado al intenso tránsito (entre motos y autos hay más de 70 mil vehículos).

El municipio hace reparaciones al tiempo de recurrir exclusivamente al uso de asfalto frío, de menor resistencia y calidad.

Además se da esta situación, ejemplo: En una cuadra con viviendas antiguas, a las que se tomó la decisión de hacerle cloacas nuevas, rompen el pavimento o adoquinado, no avisan a la municipalidad y lo tapan con tierra o cualquier tipo de material y así pasan los días sin solución.

Yo n o sé cuántos son los baches que hay, pero el municipio podría hacer un censo por cuadra de cantidad, profundidad y diámetro, y sobre esos resultados hacer una planificación de largo, mediano y corto plazo y cumplirla en el tiempo.

El pavimento no es fácil, exige cuidados y conocimientos.

Es muy importante establecer si la causa que lo originó es por el mal estado de la carpeta, o de una falla sub-rasante.

No se trata de volcar el asfalto sobre un pozo (a los obreros de la cuadrilla hay que enseñarles cómo se cuadra, se limpia el material suelto, cómo se riega el material de liga) y rellenarlo después.

Y no hay que hacerlo cuando está mojado o con mucha humedad, hay que hacerlo cuando está seco en el lugar.

No es problema del municipio, son décadas de inacción.

Pero además los baches que no se reparen se convierten en un punto débil del pavimento, puesto que una pequeña lluvia (o de varios días, como ahora), genera el ingreso del agua al paquete estructural de la calle, produciéndose el debilitamiento de la misma, y el intenso tránsito logran una situación peor para el conjunto.

Del adoquinado mejor no hablar (es antiguo, está deteriorado, lo sacan mal –ninguno se toma el trabajo de colocarlo sobre un colchón de arena) y si hay dudas, ir y fijarse en la esquina de Alberdi y Uruguay, las ondulaciones que se producen por la mala reparación.

Sería conveniente que cuando se retire el adoquinado, las piedras recuperadas podrán ser utilizadas en la construcción de plazas, espacios verdes o plazas secas.

Más Leidas