La Sociedad Española de Socorros Mutuos, un refugio para los inmigrantes peninsulares - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Pronto Pago
Pronto Pago

Junín

La Sociedad Española de Socorros Mutuos, un refugio para los inmigrantes peninsulares

Publicado

el

El 25 de noviembre de 1883 se funda en Junín la Sociedad Española de Socorros Mutuos, entidad dedicada al mutualismo y a la cultura, que albergó las necesidades e inquietudes de muchos inmigrantes peninsulares, ingresados al país en busca de un refugio.

La historia cuenta que por esos días llegó a la ciudad, proveniente del pueblo de La Magdalena, Domingo Presno, donde ya estaba constituida una sociedad de este tipo. Al entrevistarse con otro miembro de la sociedad española, Eugenio Campoamor, decidieron promocionar la intención de crear una igual aquí en Junín.

La adhesión fue casi total, por lo que la primera reunión formal se celebró el 20 de noviembre de 1883, y allí se decidió redactar un reglamento, nombrar una comisión provisoria, que quedó en manos de Campoamor y Presno como secretario, sumándose como vocales Justo Soba, Marcial García, Manuel Carré y Ginés Vila.
En el domicilio de los hermanos Roca, el domingo 25 de noviembre de 1883, se realizó la primera asamblea general y se procedió a la constitución definitiva de la Sociedad Española de Socorros Mutuos de Junín. El primer presidente en ejercicio fue José González; vicepresidente, Eugenio Campoamor; secretario, Domingo Bruno; tesorero, Julio Miravalles; vocales, Miguel Elizalde, Marcial García, Ginés Vila, José Zugasti, Isidro Saba y Marcial Carón.

El Prado Español
Para dar marco alegórico a tan importante acontecimiento, el 8 de diciembre de 1883 celebraron las primeras romerías, en un campo aledaño, fiestas populares acostumbradas a llevarse a cabo en su país de origen. Para los diez años, se contrataron gaiteros, orquestas y se ornamentó con farolas de papel y las banderas de ambas naciones.

El punto máximo que adquirieron las romerías en Junín estuvo nominado por la compra del Prado Español, un lugar de 3.600 metros cuadrados sin calles, destinado a celebrar estas fiestas. En este establecimiento, cuyo ingreso se hacía por un gran pórtico, hubo hasta un parque de juegos y fue, durante cincuenta años, el escenario mayor para todo tipo de reuniones danzantes, pasando por allí grandes artistas nacionales y extranjeros. La llegada del progreso hizo que el predio desapareciera, aunque su recuerdo quedará por siempre ya que hay un barrio en la ciudad que lleva su nombre.

La casa propia
En junio de 1887, la comisión directiva autoriza al presidente Manuel Seijas a comprar un terreno con el fin de construir la sede propia, ya que funcionaban en un local alquilado. Se acepta la propuesta de Néstor Tolosa quien había ofrecido, a buen precio, un loteo frente a la casa de don Juan Narbondo. Fue así que luego de algunas modificaciones, se edificó sobre calle San Martín, hoy Lebensohn, donde más tarde lo ocuparon los Colegios Nacional, Comercial y luego la Técnica Nº 2. El 8 de septiembre de 1891 se produjo la inauguración de la residencia social y el cura párroco Hermenegildo Pagoda, bendijo el acontecimiento.

El Teatro Español
El 9 de agosto de 1896, bajo la presidencia de Rafael Mercado, se resuelve construir un salón teatro en los terrenos de la propiedad social. Es así que el 25 de enero de 1902 se inaugura el Teatro Español. Desde allí y hasta su desaparición, producto de un siniestro, sería el lugar de encuentro no sólo de los españoles afincados en Junín, sino un reducto visitado por toda la población.

La historia continúa
En la casa situada en Narbondo 32 siguen habitando los espíritus gloriosos de esos hombres visionarios que hicieron grande a la Sociedad Española. El pasado obliga a recordar los orígenes. El presente a conservar a las tradiciones. Y el futuro a trazar nuevas líneas de vanguardia, que impliquen comodidad y servicio para los que vengan.

Todo Chevrolet

Más Leidas