¿La Ribas o la Tomino? - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Carrera Urbana
Carrera Urbana

Ocio

¿La Ribas o la Tomino?

Tuvieron un sabor inigualable y había una especie de sana rivalidad. ¿La Ribas o la Tomino? Geográficamente ubicadas en los dos sectores más populares de la ciudad: una en el centro, la otra en Villa. Tuvieron su momento de esplendor allá por las décadas del 70 y el 80, donde prácticamente no tenían competencia.
La Ribas cerró hace ya 15 años, pero en la esquina de Borges y Padre Ghio, Tomino sigue ofreciendo sus delicias al público.

Publicado

el

Tuvieron un sabor inigualable y había una especie de sana rivalidad. ¿La Ribas o la Tomino? Geográficamente ubicadas en los dos sectores más populares de la ciudad: una en el centro, la otra en Villa. Tuvieron su momento de esplendor allá por las décadas del 70 y el 80, donde prácticamente no tenían competencia.
La Ribas cerró hace ya 15 años, pero en la esquina de Borges y Padre Ghio, Tomino sigue ofreciendo sus delicias al público.

La Ribas
La historia de la pizzería Ribas comienza en 1938 cuando en Roque Sáenz Peña, entre Alem y España, los hermanos Bartolomé y Agustín Ribas, junto a un primo, fundan la pizzería «Las Baleares», en homenaje al lugar de donde eran oriundos, Ibiza.
Luego, se trasladaron a Sáenz Peña al 240 y, en ese momento, se encontraba al frente Bartolomé Ribas quien había formado una sociedad con Trobiano y Ribería. De 1939 a 1945 se llamó «El viejo rey de la pizza» y, en 1945, la pizzería se trasladó a Roque S. Peña 207, donde permaneció hasta 1970. Posteriormente se hizo cargo José Agustín Ribas y se trasladó a Arias 69. Cerró sus puertas allá por 2005, y en el lugar funcionan ahora algunas oficinas municipales.
Sus mesas fueron atendidas por conocidos personajes que quedaron en la historia de todos los juninenses, como Marcial Ferrúa, el Negro Melli, José Fernández y Chiche Simonetti. En la cocina, se lucieron José Coppola, Luis Turano, Oscar Carnillo y José Oporto y lavaban copas el Lechu Laius y Mario Cepeda.
En la registradora, por supuesto, estaba José Ribas.

La Tomino
En pleno corazón de Villa Belgrano, se emplaza la Pizzería Tomino, en la esquina de Borges y Padre Ghio.
Fue allá por los años 50 que en ese mismo lugar, a don Tomino padre se le ocurrió la idea de poner una heladería, “Alaska”, toda una novedad. Pero una década más tarde, anexaron también una pizzería, se formaron para aprender a amasar y descubrir así todos los secretos de una buena pizza. Tuvieron las clásicas, aquellas que tienen ese sabor inigualable: anchoa, queso y especial.
El esfuerzo y el trabajo familiar hizo que comenzaran a crecer y fueron una pieza importante en el desarrollo del barrio, venían los del “centro” a sentarse en sus mesitas al aire libre en verano, frente a la Plaza Sarmiento, cuando el aire todavía estaba impregnado del olor de los naranjos la bordeaban.

El sabor clásico
Sería difícil decir cuál de las dos era la más rica o la mejor. En Rivas, la de anchoas era la súper clásica, pero la de jamón de Tomino, era insuperable. Fue una rivalidad sana que terminó convirtiéndose en un clásico para la sociedad local.

Más Leidas