La responsabilidad civil de los propietarios de boliches - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Opinión

La responsabilidad civil de los propietarios de boliches

Escribe: Mary I.L. Mitchell

Publicado

el

La información publicada por la prensa escrita y televisiva -ahora confirmada por videos y audios en celulares de los detenidos por el homicidio del joven Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, da por cierto que el riesgo de daño se creó dentro del boliche Le Breque, por conductas agresivas de los después victimarios contra la persona de la víctima, y por las cuales fueron todos expulsados a la vía publica- con fuerza sobre sus personas- por personal de seguridad del negocio.

Y fueron esos empleados de seguridad-conforme reconocimiento público de estos (diarios La Nación.29 de enero y 8 de febrero 2020) quienes trasladaron a la calle y allí quedó depositado sin solucionarlo el peligro de agresión generado dentro del lugar bailable por causa del cual Fernando Báez Sosa -en soledad- quedó en la vereda del boliche. Desprotegido de seguridad y expuesto al ataque feroz del grupo que lo golpeó y pateó salvajemente, y que terminó matándolo.

Ante esta realidad que muestran los hechos, el propietario titular de la habilitación es responsable civil por el daño a la víctima con origen en el riesgo creado dentro del boliche, donde debió darle solución a la situación viciosa -por si o con auxilio presente de la fuerza pública y el procedimiento legal correspondiente- para restablecer la seguridad ambiental interior a los usuarios y consumidores de la diversión nocturna allí comercializada, de la que es guardador y cuidador.

Y NO trasladar el peligro de agresión incontrolable a la vía pública con total desinterés por la seguridad de la persona asistente al boliche, al sacarla a la calle y allí dejarla expuesta al riesgo de sufrir daños a su integridad física como consecuencia inmediata de ataques violentos que la situación de enfrentamiento traída desde el interior, era previsible ocurrieran.

Y necesario evitar por el propietario titular de la habilitación,- que es el responsable del cumplimiento de la obligación de seguridad debida al cliente dentro del negocio en cuestión. Basta de “sacar” jóvenes y adolescentes a la calle por vicios generados dentro del boliche. El propietario titular de la habilitación es responsable del daño a la víctima por riesgo creado dentro del mismo.

Esta responsabilidad es civil: objetiva y solidaria y se extiende a los daños que causen las personas de las cuales se sirve para el cumplimiento de sus obligaciones (en el caso, personal de seguridad (artículos 1753, 1757 y cs. Código Civil y Comercial).

El homicidio de Fernando Báez Sosa puso al descubierto, de la manera más cruel, la violencia sin límites y el desenfreno que se ha ido instalando desde hace tiempo en la diversión nocturna de jóvenes y adolescentes, ante la indiferencia y tolerancia familiar, social, política y de quienes la comercializan sin controles eficientes.

Y donde la agresión física se está tolerando silenciosamente, junto con consumos incontrolados de alcohol, hacinamiento ocupacional, horarios excesivos de nocturnidad, música con sonidos ensordecedores junto a la inducción intermitente de luces que en su conjunto conforman un ambiente insalubre.

“Los destellos luminosos, la música fuerte, el ambiente cerrado y el desvelo pueden provocar trastornos”. (La Gaceta: “Las luces de las disco perjudican la salud” www.lagaceta.com.ar.).

Una diversión nocturna viciosa: daña la salud. Esta realidad tiene que cambiar: son problemas de insalubridad e inseguridad públicos. Si los seguimos tolerando, hay responsabilidad social. Las normas regulatorias están. Hay que cumplirlas. Y hacerlas cumplir. Porque así, no va más.

Todo Chevrolet

Más Leidas