Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Soy

La quiropraxia, un ejercicio para cuidar el sistema nervioso

Publicado

el

Deportistas como los jugadores de los All Blacks, Usain Bolt y tenistas de alto nivel profesional tienen a los quiroprácticos en el cuerpo técnico. En países de Europa y Australia es muy común que los equipos de alta competencia cuenten con estos especialistas ya que permiten que el jugador pueda rendir al máximo. En Rosario el club de rugby Duendes tomó una innovadora decisión e incorporó a dos personas para «acomodar la columna» de los jugadores antes de cada partido. El equipo técnico y los mismos rugbiers manifiestan los beneficios de esta práctica poco difundida en nuestro medio.

pero ¿qué es la quiropraxia? Muchos la confunden con masajes o con kinesiología. Y no es ni lo uno, ni lo otro. Es una práctica que detecta subluxaciones vertebrales o vértebras que por alguna razón no están bien acomodadas. Los especialistas trabajan sobre la columna para permitir que el sistema nervioso funcione con todo su potencial.

La columna protege al sistema nervioso y cualquier alteración que se sufra, interfiere directamente en su funcionamiento. Los quiroprácticos actúan en ese punto, en detectar, chequear y ajustar cualquier vértebra que no esté en su lugar y al acomodarla lo que hacen es que los nervios puedan enviar la información correctamente al órgano que corresponda.

“Cuando una vértebra está fuera de lugar, el nervio que pasa por ahí y se dirige a un músculo, un tendón o a un órgano, no pueden enviar la información correcta», explicaron los especialistas.

Esto no significa que necesariamente provoque un dolor. Porque una subluxación no es lo mismo que una contractura (que se puede tratar con masajes). Muchas veces el síntoma llega mucho más tarde. «Por ejemplo una diabetes que no se puede controlar, un brazo que se duerme, la dificultad para descansar o una otitis a repetición pueden ser síntomas de que algo está pasando en el sistema nervioso», alertaron.

De ahí la necesidad de hacerse una evaluación en forma periódica para que la columna permita que funcione bien el resto del organismo. Los quiroprácticos trabajan sobre camillas especiales, de manera no invasiva, y con las manos acomodan lo que haga falta. No hace falta anestesia porque es un tratamiento indoloro. No se manejan con movimientos bruscos, sino que es suave y rápido.

Sin síntomas

En Estados Unidos, cuando un bebé nace hay un obstetra y un quiropráctico en la sala de parto, porque el bebé es traccionado para salir de la mamá y entonces es el quiropráctico quien inmediatamente evalúa y ajusta — si es necesario— la columna del recién nacido. Además, es mucho más fácil corregir en un bebé que en un adulto cuando la columna es más rígida.

Los quiroprácticos subrayaron que «no se necesita tener un dolor para ir a un chequeo». Pero llega gente con muchos síntomas. Estas lesiones que empiezan en la columna al principio no provocan dolor pero terminan perjudicando a todo el sistema nervioso. De ahí la necesidad de chequearse la columna en forma regular, mensual o semanal.

Los pacientes rápidamente notan la mejora porque advierten que pueden descansar mejor, dejan de tener dolores de cabeza, están menos tensionados y hasta mejoran el estado de ánimo.

A diferencia de los masajes que intentan deshacer las contracturas, la quiropraxia va al origen de aquel dolor, a encontrar qué la pudo haber provocado y trabaja para solucionar el problema desde ese lugar.
Hasta ahora la quiropraxia no está reconocida por las obras sociales en Argentina aunque esto sí sucede en otros países del mundo.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas