Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Locales

La neumonía afectaría a más de 150 mil adultos por año en Argentina

“No hay mejor prevención que la vacunación”, expresó el doctor Germán Bertolot.

Publicado

el

Se viene el frío y hay que tratar de prevenir las enfermedades, entre ellas la neumonía. Existen vacunas para prevenirla, pero no todos lo hacen.

La neumonía es una enfermedad respiratoria caracterizada por una infección en los pulmones. Si bien puede ser producida por virus y hongos, por lo general es causada por bacterias, entre las cuales la más común es el neumococo. Según un informe de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), se producen cada año en nuestro país más de 150 mil casos de neumonía en personas mayores de 18 años.

Germán Bertolot, médico neumonólogo, explicó a La Verdad que “lamentablemente se ha instalado el mito de que las vacunas contra la neumonía podrían tener efectos secundarios, algo totalmente infundado. No hay mejor prevención que la vacunación. Por supuesto que no todas las personas tienen que vacunarse, hay grupos de edad y de factores de riesgo asociados a enfermedades previas que claramente tienen que vacunarse. Hay una forma de neumonía que se llama post gripal, con lo cual la vacuna contra la gripe no sólo va prevenir la gripe en sí, sino una neumonía posterior. Esto determina que ambas vacunas son muy importantes. El invierno no se ventilan tanto los ambientes y la posibilidad de contagiarse una gripe es mucho más alta, porque es más fácil”.

Bertolot dijo que “estos días de frío, lluvia y humedad aumentan la posibilidad de que uno contraiga una neumonía. El frio da un efecto sobre la inmunidad local, pero también aparecen otros cuadros de infecciones no gripales, como resfrío y sinusitis, porque son diferentes gérmenes y otros cuadros clínicos. Hay dos cosas para tener en cuenta: el frío favorece las infecciones locales y la protección de la vía alta se altera, por más que te abrigues; y la otra es que, con el cambio de temperatura, el cuerpo tiene una especie de termostato que tolera el cambio de unos 10 grados. Cuando hay cambios mayores a esa temperatura, el cuerpo lo tolera mal y se produce la mucosidad, vienen los gérmenes y las infecciones posteriores. Estos cambios de clima favorecen las infecciones”.

Vacunas
El médico aconsejó colocarse la vacuna contra la neumonía “a todas las personas mayores de 65 años, porque los casos pueden ser más graves, y los recién nacidos, porque son personas con mala inmunidad. Del grupo que queda en medio, sólo deberán hacerlo los que tienen riesgo, asmáticos severos, quienes tienen EPOC, problemas cardíacos, entre otros”.

Fue consultado también sobre lo que deben hacer aquellos jóvenes que practican algún tipo de deporte al aire libre y respondió que “por supuesto que están expuestos a cambios climáticos o a incidencias que pueden tener alguna influencia a que hagan infecciones pero, para nosotros, es la población de menor riesgo. Acá el paciente podría, por el frío, sólo desarrollar un resfrío o una gripe”.

“Debemos buscar un equilibrio y el que tiene la indicación de vacunarse, debe hacerlo. Hay que tener algunas precauciones para evitar el contagio, porque luego de la epidemia de Gripa A, en 2009, todo se fue diluyendo, como lavarse las manos, limpiar los picaportes y los lugares donde tocan otras personas, andar con un alcohol en gel. Con esas medidas mínimas de higiene, el virus no se transmite tanto”, finalizó diciendo.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas