Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

La misión de Sarmiento: Afianzarse y luego dar el salto

El club de nuestra ciudad comienza a prepararse para enfrentar un nuevo desafío deportivo, donde buscará hacerse fuerte, con el objetivo primordial de emprender lo más rápido posible, el regreso a Primera División.

Publicado

el

En diferentes años a lo largo de la historia, Sarmiento ha sufrido descensos de categorías y en algunos casos, el mismo fue el desencadenante de otro, sumado a diversos inconvenientes deportivos e institucionales. En tanto, el caso más emblemático donde se puede ejemplificar esta situación, es cuando en el año 1982 al “Verde” le tocó bajar de la máxima categoría del fútbol argentino a la antigua “B” y posteriormente, en un corto lapso, increíblemente terminó jugando en la primera “C”.

Es por ello que la actual comisión directiva, tendrá la difícil, pero no imposible misión, de afianzar al club en el Nacional “B” y evitar el tan temido “tobogán”. Sobre todo en la parte deportiva, ya que habrá nada más ni nada menos que seis descensos y el conjunto de nuestra ciudad, comenzará con cero de promedio y dividirá por una temporada. Algo que al menos hay que prestarle atención, ya que si bien ganando partidos esto no se convertiría en un inconveniente, en caso contrario, el tema se complicaría.

A su vez, a nivel institucional el panorama es sumamente esperanzador, ya que Sarmiento no tiene deudas e incluso con el dinero cobrado en el último tiempo (el que le debía la AFA), las arcas se normalizaron aún más y por ello, el aspecto económico y financiero, está bajo control. Dando indicios de que no habrá ningún problema en sumar refuerzos para la venidera temporada. 

Por otro lado, el director técnico Fernando Quiroz, que renovó su vínculo días pasados, enunció fehacientemente su idea de pelear arriba en la tabla de posiciones e intentar hacer una buena campaña; y de ser posible, ascender nuevamente a Primera. Aspecto que estaría acorde a lo que actualmente es la entidad, ya que ha crecido mucho, en cuanto a las innumerables obras que se llevaron a cabo, la cantidad de socios actuales, el proyecto de inferiores, la reposición y exposición mediática que tuvo, sobre todo desde el año 2015 a esta parte, como así también la seriedad dirigencial que posee. Sin embargo, nunca está demás recordar el pasado, para vencer los futuros contratiempos, porque la pelota puede pegar en el palo y entrar, como puede rebotar e irse afuera.

La comisión directiva está acostumbrada a romper utopías de todo tipo, consiguiendo logros deportivos, que en más de una ocasión parecían lejanos. Además, pudieron definitivamente “despertar al gigante”, luego de que estuviera a punto de quebrar, tendrán por delante la oportunidad de escribir otra página trascendental y gloriosa de la rica y emocionante historia que tiene el club de Arias y Necochea.

Ya que si bien desde la asunción de Chiofalo el crecimiento fue ininterrumpido, el abanico de objetivos que se fueron presentando, hicieron de cada año una vorágine (positiva), pero que tanto para los directivos, como también los hinchas, significó un desgaste.

Primeramente en la temporada 2012-2013 debían conseguir permanecer por primera vez en la historia en el Nacional (las 3 veces que había subido, bajó en el mismo torneo), luego la siguiente (2014-2015) evitar el descenso, ya que en algún momento el equipo estuvo al borde de caer en la zona roja (lo comenzó Sergio Lippi y lo terminó Marcelo Fuentes). Seguidamente se presentó el nuevo formato de 30 equipos y Sarmiento tuvo que pelear por uno de los ascensos a Primera División (comenzó Trotta y la culminó Lippi), para posteriormente tener que reivindicar por dos temporadas (disputó 3 en total) la difícil, agotadora y sufrida permanencia. La última, en el último segundo con el gol de Spinaci en Bahía Blanca, estando Ricardo Caruso Lombardi en el banco.

Por tales razones, si bien el sueño de todos los hinchas, socios, el ámbito deportivo juninense y toda la zona aledaña, es que Sarmiento esté nuevamente lo más rápido posible en la elite, el primer objetivo será afianzarse en una categoría tan dura como la actual, donde hay equipos importantes, con presupuestos resonantes y que poseen diversos apoyos de ciudades o provincias. Ese, sin dudas sería el puntapié para emprender el regreso, luego de recorrer nuevamente el país, tras disputar (en principio) 24 fechas que serán atrapantes de principio a fin y que tendrá a un campeón que ascenderá directamente y un segundo ascenso, que se definirá luego de un octogonal.

 

MÁS NOTICIAS

Más Leidas