Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

La ludopatía afecta al 2 % de la población

“El nivel de excitación está directamente relacionado con lo que se juega. Hay gente que ha jugado casas, hipotecado campos, autos”, explicó al respecto el licenciado Andrés Pereyra.

Publicado

el

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, anunció esta semana una serie de importantes medidas en contra de las apuestas ilegales y la ludopatía, el cierre de tres casinos y un bingo, al tiempo que informó que se hará una licitación "transparente" que, por primera vez, pondrá control a las máquinas tragamonedas habilitadas en territorio bonaerense. 

"El juego es un problema en la Provincia desde hace años, que creció de manera persistente durante mucho tiempo. Muchos dirigentes políticos lo sabían, pero pese a eso no pudieron o no quisieron frenar su crecimiento”, dijo la Gobernadora, y agregó que “desde diciembre de 2015 empezó una nueva etapa en este tema, como en tantos otros: frenamos el crecimiento del juego, gradualmente vamos a ir restringiendo la oferta de juego legal y seguiremos combatiendo el ilegal".

 

La urgencia de jugar. La ludopatía es una problemática que afecta a miles de personas, y que va más allá de la provincia de Buenos Aires.

En nuestra ciudad, el licenciado Andrés Pereyra se refirió al tema y lo primero que hizo para eso fue definir a la ludopatía. “Es una conducta donde la persona tiene la urgencia de jugar, a cualquier tipo de juego, donde tiene que haber una apuesta de dinero, algo que le despierta cierta adrenalina”, explicó en principio.

“Desde el año 1992 esto está determinado por la Organización Mundial de la Salud como una enfermedad. Y está determinado por la frecuencia en el juego. Es algo relacionado también con el tema de las adicciones, se toma a la ludopatía como una conducta que tiende a consumir, por la vía del juego, una determinada cantidad de dinero”, añadió el especialista.

La puesta en riesgo de cuestiones que tienen que ver con lo laboral, con lo económico y con lo familiar, además de la autoestima del jugador, caracteriza a los ludópatas.

Pereyra apuntó además que “el nivel de excitación está directamente relacionado con lo que se juega. Hay gente que ha jugado casas, hipotecado campos, autos. Hay una escalada en relación a la apuesta que no se puede detener, esa es la característica. Por eso la compulsión a tener que hacerlo”.

Y amplió seguidamente: “Lo que plantea Vidal en parte es cierto, en los últimos 15 años se crearon en Argentina 46 casinos, a nivel latinoamericano es una cifra récord. Se tomó a loterías, casinos y bingos como parte del financiamiento del Estado, porque obviamente esto paga un impuesto. Al haber más oferta, obviamente se dan más de estos casos”.

“Hay una estructura interna en los casinos que hace que el apostador se quede, por ejemplo son salas cerradas en las que se permite fumar y tomar. Generalmente no hay nada que interrumpa la cuestión compulsiva, perversamente el dueño del casino sabe qué tiene que hacer para provocar mayor pérdida de dinero en las personas”, expresó Pereyra en la continuidad de la entrevista con LT 20 Radio Junín.

 

Cada vez más mujeres. Estadísticamente el dos por ciento de la población padece esta adicción al juego. En nuestra ciudad no existen salas de juego, pero sí las hay en ciudades cercanas de la región.

La ludopatía ha crecido en los últimos años entre las mujeres, quienes optan mayoritariamente por los bingos y las máquinas tragamonedas  a diferencia de los hombres, donde siguen predominando las carreras de caballo como juego predilecto.

“Lo importante es que la persona reconozca que tiene el problema, por lo general la gente lo suele minimizar a esto. Generalmente muchos tienden a justificarse y no son conscientes de la situación por la que están atravesando ellos y también sus familias por las pérdidas de dinero o materiales”, advirtió el especialista.

El ludópata tiene una conducta compulsiva, al igual que el fumador o el alcohólico. Necesita un espacio de contención, un ámbito dónde sentirse valorizado.

“La compulsividad a jugar encubre otras causas, es un síntoma, la causa está en qué lo provoca. Generalmente tiene que ver con algún hecho de su vida que le provoca mucha angustia o mucha ansiedad y lo descarga de esa manera. Hay personas que ha perdido fortunas, algunos han llegado a quedar en estado de ruinas”, afirmó el facultativo.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas