Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Noticias

La heterogeneidad en la vejez

Por Cecilia Herón (*)

Publicado

el

Dado que en unos días se va a conmemorar una fecha importante para el conjunto de los jubilados y para mí también, me pareció interesante pensar con Uds. en esta oportunidad sobre la disparidad existente en las personas adultas mayores. Como muchos de uds. saben hay personas que requieren de terceros para llevar a cabo actividades de la vida diaria, hay otras que son semindependientes y otras con un alto nivel de autonomía, pero todo esta variedad, en mi opinión, debe ser atendida, ofreciéndoles distintos tipos de dispositivos sociales y de salud. Esto que para muchos de nosotros es una obviedad, no es entendido así para otros que simplifican o reducen a este grupo poblacional.

Una de las variables más significativas es el estado de salud que está asociado a su nivel de ingreso, (según la OMS el nivel de ingreso incide en las necesidades de salud de aquellos que perciben ingresos más bajos) y en consecuencia no disponen de los recursos económicos para afrontarlas, de ahí la importancia de que las coberturas médicas y de los efectores públicos no generen impedimentos en el acceso a la atención sanitaria y social. Esta probado que las condiciones del entorno, el nivel de ingreso, entre otras variables, también inciden en la esperanza de vida, en la limitación de la capacidades, limitación que puede verse agravada si no se cuenta con los servicios de infraestructura necesarios.

Para algunos la vejez es una etapa de nuevas oportunidades, para otros en cambio es el fin y en consecuencia sus días transcurren sin incentivos y motivaciones significativas. Ciertamente en todos estos años me ha tocado trabajar con personas mayores empoderadas como el Sr José Luis Álvarez quien Preside el Centro de Jubilados de ATE, Elida Guerra al frente del Centro de Jubilados Zona Norte, por nombrar algunos, y así como he conocido personas valiosas he tenido la gracia también de vivenciar hermosos momentos, como cuando con el conjunto de las organizaciones de mayores resolvimos hacer un chocolate para reunir fondos y así cumplir el sueño del Club de los Abuelos de restaurar el Monumento a Los Abuelos (emplazado en Av. San Martín entre Quintana y General Paz) En aquel entonces se produjo una gran inundación en la ciudad de la Plata y fue Margarita Colombo (QEPD) quien me refirió que la Comisión del Club había resuelto destinar todo el dinero recaudado a los inundados. Cómo no emocionarme con estos gestos, cómo no reconocer la labor de Raúl Petraglia, Cacho Abramo, Miguel Vaquero o Francisco Pérez del Centro de Jubilados Santa Agustina quienes en múltiples oportunidades en sus vehículos personales me han acompañado a entregar ropa, alimentos, elementos ortopédicos a congéneres vulnerables, cuyas circunstancia no les posibilitan transitar un envejecimiento normal, ya que como he referido en varias ocasiones las personas estamos atravesadas por circunstancias biopsicosociales y a veces estas les impiden prevenir enfermedades, concurrir al médico y/o cumplir con los tratamientos.

En esta diversidad hay personas que desean seguir trabajando en la vejez, otras que se ven obligadas, ya que sus ingresos previsionales resultan insuficientes o bien no cuentan con familiares que puedan proporcionarle ayuda de manera de tener cierta seguridad financiera y otras como Isabel y Marta a las que la pérdida de ocupación laboral, sumado a un exiguo haber previsional y el alto costo de vida les ha producido pérdidas económicas, convirtiéndolas en insolventes y consecuentemente debieron asumir créditos para poder abonar en término los servicios y otras obligaciones.

Hay buenas y malas políticas, y dada la heterogeneidad existente en los Adultos Mayores es que debemos tener por aspiración que al momento de formular políticas eficaces podamos ampliar la oferta de programas, actividades y servicios, sin etiquetar o estereotipar a los Adultos Mayores.

Es necesario propiciar su bienestar físico y emocional, reconocer sus conocimientos y habilidades diferentes. Como sociedad debería interesarnos generarles disfrute y buenos momentos incorporando medidas especiales de protección dirigidas a aquellos sectores de la población adulta mayor que están más expuestos, para ello estimo necesaria la articulación entre el estado y la sociedad civil.

(*) Lic en Ciencia Política (UBA)
Especialista en Adultos Mayores

MÁS NOTICIAS

Más Leidas