Seguinos en
Radio Junín

Locales

La habilitación de la nueva terminal en manos de la Suprema Corte de Justicia

“Hay una ordenanza no convalidada por la Provincia. Hoy rigen los mismos índices de hace años, en ese lugar (Ruta 7 y Av. Circunvalación) se puede hacer lo que la ordenanza de años establece”, aseguraran desde el municipio.

Publicado

el

Por Redacción La Verdad

Los plazos se acortan, las obras van llegando a su fin y la nueva terminal empieza a ser una realidad, un espacio tangible. Sin embargo, qué será del futuro del edificio sigue siendo una incógnita.
Si bien los trabajos se están llevando a cabo y los objetivos se cumplen, no se sabe concretamente si la nueva terminal será habilitada por la provincia de Buenos Aires.
Esta semana La Verdad se contactó con funcionarios que transitan a diario los pasillos municipales, quienes aseguran que será la Suprema Corte de Justicia bonaerense la que definirá la situación.
“La causa está en la página web de la Corte, se puede ver ahí”, contaron fuentes allegadas al Palacio Municipal. “Por ahora no podemos decir más que eso, porque no hay precisiones”, ahondaron las voces consultadas.
“Hay una ordenanza no convalidada por la Provincia, no es ejecutable. Hoy rigen los mismos índices de hace años, en ese lugar (Ruta 7 y Av. Circunvalación) se puede hacer lo que la ordenanza de años establece. La ordenanza que cambiaba esos índices no fue aprobada por la provincia de Buenos Aires, no hay posibilidad que tenga vigencia alguna. Entendemos que esto cae en abstracto, pero hay que ser prudentes y esperar lo que responda la Justicia”, puntualizaron seguidamente.

“Incertidumbre planteada”
En notas anteriores publicadas por este mismo diario, el concejal Marcelo García ya había hecho saber que “lo que va a terminar costando la terminal, es muy importante. Pero más importante será saber si la finalmente podrá ser habilitada una vez que se termine”.
El dilema trazado entonces por García en relación a la Justicia bonaerense, y la decisión que esta adopte oportunamente, está vigente. “Desde el punto de vista económico, en el presupuesto de este 2018 hay una partida destinada a la terminal. Pero desde el punto de vista legal esto va a estar pendiente del expediente que surja en la Corte. Vamos a ver, tampoco hay ninguna medida judicial o cautelar que frene la obra por ahora”, dijo hace casi un año atrás el edil oficialista.
“Mientras no haya nada que indique que la obra no debe seguir, el municipio de Junín debe continuar con los procedimientos porque si no se caería en un incumplimiento. Sería quedar en el medio de la situación donde habría que ver qué viene después”, remarcó.

“Un muy mal negocio”
Días pasados, el propio intendente Petreccca volvió a referirse a la nueva terminal de ómnibus, proyectada para terminarse durante la gestión anterior.
“Esto, en principio, se había dicho que era algo mano a mano. Se daban los terrenos del centro a una empresa, donde se construirían edificios, y esa empresa construía la nueva terminal en las afueras de la ciudad. Así comenzó, luego se agregaron cuatro millones, luego 30 y, en concreto, hoy ya son 50 millones. La terminal, la estructura está pronta a terminarse en cuanto a la etapa que le corresponde a la empresa por pliego y es lo que se ve. Ahora, después, hay que hacer los accesos, la parte eléctrica, mobiliario y eso, por pliego, le corresponde al Municipio”, dijo.
“Lo que era mano a mano, costó 50 millones, más un terreno, más la pista de atletismo. Hoy el terreno del centro, si la Corte Suprema no dice lo contrario, hay que entregarlo y la pista, ya tenemos los ladrillos y la empresa tendrá que terminarla. La terminal hoy, para terminar de equiparla, necesita otros 50 millones más. Fue un muy mal negocio”, explicó el jefe comunal.

“Área de protección ambiental”
En el año 2012, con mayoría en el Concejo Deliberante, el ex intendente Meoni logró aprobar un proyecto del oficialismo: a cambio de la cesión del actual terreno céntrico donde está emplazada la terminal de ómnibus, lograr la construcción de un nuevo edificio, en Circunvalación y Ruta 7.
Las licitaciones correspondientes salieron a fines de ese año, con un plazo de obra de 18 meses. Y lo que no iba a representar erogación alguna para el bolsillo juninense lleva una inversión que se cuenta por estos días en decenas de millones de pesos. De hecho, el presupuesto 2018 tuvo previsto un gasto de 41 millones más para la conclusión de las obras, que debieron ser entregadas, y listas, hace ya mucho tiempo.
Desde su inicio mismo, la nueva terminal se vio envuelta en situaciones polémicas. La incertidumbre mayor radica actualmente en la decisión judicial que determine si la misma podrá ser habilitada o no. Al comenzar los trabajos de edificación no existía una resolución provincial que tuviera que ver con esto.
La doctora Mary Mitchell, quien ya había mencionado el tema hace algunos años, consideró desde un principio que “toda la franja, desde la laguna hasta El Carpincho, es un área de protección ambiental. Lo que dice es que no se puede hacer uso de ese suelo con construcciones estables. Esto es una cuestión ambiental, son los humedales del Río Salado, con lo cual, para poder haber emprendido la construcción de la nueva terminal el municipio debió haber modificado por una ordenanza especial, remitida a la Provincia para que la convalide, la modificación de la zona. La Provincia tendría que haber evaluado qué impacto sobre el río tiene esa obra y el resto de las casas que se han construido. Esto no se puede haber hecho nunca de manera legal”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas