Seguinos en
Binaria Seguros

Regionales

La ganadería frente a la sequía

Profesionales marcaron algunas sugerencias para alimentar el rodeo luego de un verano seco.

Publicado

el

La campaña 2017-18 se caracterizó en la región pampeana por una distribución muy irregular de las precipitaciones, con algunos campos favorecidos por lluvias y otros no. Los productores ganaderos menos beneficiados por las precipitaciones, deben prepararse para afrontar el invierno, especialmente para los meses de julio y agosto.

Macro Crédito al Instante

“Esta campaña 2017/18 marcó un claro contraste con la campaña anterior. La campaña previa tuvimos precipitaciones en los cultivos de soja y maíz que superaron los 1.000mm durante todo el ciclo. Este año, probablemente, algunos cultivos lleguen a cosecha con registro de 100mm a 150mm. Cuando uno analiza las precipitaciones puede deducir que fueron tan escasas a punto tal que, si uno la compara con lo ocurrido en la campaña 2008/2009, que fue un paradigma de la sequía, en el estadio del cultivo llovió menos en este ciclo respecto a aquel año. Todos los sectores relacionados con el campo no lo pueden olvidar,” expresó Gustavo Ferraris.

El escenario estival en la región ha dificultado la implantación de verdeos y pone en jaque a las siembras de pasturas base a alfalfa o festuca lo cual lleva a repensar la estrategia para afrontar los próximos meses la disponibilidad de forraje.
El déficit de humedad exige una mayor revisión de las prácticas de manejo como así también la implantación de pasturas, verdeos y cultivos puesto que, a diferencias de las campañas anteriores, se contaba con el perfil cargado de humedad aproximadamente hasta dos metros de profundidad en algunos casos y esto no se tendrá salvo que haya lluvias importantes en el otoño.

Pasturas y verdeos
La siembra de pasturas base a alfalfa o base a festuca es posible, aún, lograr niveles de producción teniendo en cuenta la elección de lotes con mejor reserva de agua con antecesores de cultivo que no hayan dejado el perfil seco.
En cuanto a verdeos es más compleja ya que la humedad no acompaño la siembra.

“Una de las prácticas a tener en cuenta es la elección de las especies. Avena, cebada, centeno triticale nos permitirán un mejor posición frente a las condiciones imperantes” sostiene Juan Mattera.

En otro caso, en pasturas degradadas por la sequía, que se pueda prolongar su uso, “la intersiembra de distintas especies aparece como una práctica factible como por ejemplo: raigrás anual diploide, trébol rojo, cebadilla en baja densidades de modo que no compita con las pasturas, ya que no será el sustento, sino el complemento”, soslayó Mattera.

Frente a esta situación, profesionales del INTA Pergamino elaboraron una serie de consideraciones para afrontar un manejo eficiente del rodeo como así también ser estratégicos conociendo la mayor cantidad de indicadores para la toma de decisión.

Fiesta del Pejerrey

Más Leidas