Seguinos en
Binaria Seguros

Deportes

La final más larga del mundo

Tras largas horas de especulación, cuando el público que nuevamente ingresaba al Monumental, la Conmebol decidió postergar la final que iban a disputar River y Boca, debido a que el conjunto visitante no estaba en condiciones por la agresión de los hinchas al micro. En tanto que el local aceptó no jugar para no tener ninguna ventaja deportiva y el cotejo finalmente se realizaría el 8 de diciembre.

Publicado

el

Desolación. Una postal perfecta de la jornada.

La revancha de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca ayer volvió a ser postergada con fecha a determinar, luego que el mediocampista Pablo Pérez constató que su lesión en el ojo izquierdo sufrida por agresiones de hinchas en la llegada del micro “xeneize” al estadio “Monumental” no le permitía estar “en igualdad de condiciones”.

Fue el presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, quien sobre el mediodía ratificó que el partido se iba a disputar a las 17:00, pero tres horas antes y con el público dentro del “Monumental”, confirmó la postergación por las secuelas de los incidentes producidos durante todo el sábado en el barrio porteño de Núñez y remarcó que el partido “se va a jugar en igualdad de condiciones”.

Entonces, Domínguez convocó a los presidentes Rodolfo D ´Onofrio (River) y Daniel Angelici (Boca) a la sede de Conmebol en Asunción del Paraguay para acordar cuándo se dará continuidad a la serie, que se había iniciado hace quince días con un empate 2-2 en La Bombonera.

“La nueva fecha de la final será analizada y decidida en una reunión en Asunción el martes 27 a las 10 de la mañana con los presidentes de los clubes finalistas, Boca Juniors y River Plate”, anunció Conmebol a través de su cuenta oficial de Twitter.

“Tenemos un pedido anterior del Gobierno nacional de Argentina respecto de no jugar en la semana del G20”, aclaró, sin dar demasiado detalle sobre cuándo se haría la reprogramación.

Según pudo saber de fuentes de Conmebol, el encuentro se continuaría el próximo sábado 8 de diciembre en el estadio “Monumental”, en horario a definir, y River recibiría una fuerte sanción económica, pero no deportiva.

LOS HINCHAS CONTRA LA CONMEBOL
Los hinchas de River que llegaron temprano al estadio “Monumental”, con la expectativa de poder ver la final ante Boca, se mostraron molestos y con insultos a la Conmebol al enterarse que el partido volvió a postergarse.

Desde temprano, incluso antes de las 13.30, cuando se abrieron las puertas del estadio de Núñez, los hinchas de River llegaron sin mucha estridencia al estadio, en un clima mucho más tranquilo que la jornada del sábado, cuando todo tenía otra tónica.
A las 14.09, la voz del estadio anunció: “Por decisión de Conmebol el partido ha sido postergado. Se les pide por favor que abandonen el estadio en forma ordenada”.

Esto produjo silbidos e insultos contra la entidad sudamericana por lo dispuesto menos de 24 horas de la primera postergación por la agresión al micro que llevaba al plantel de Boca hacia el estadio de Núñez.

Los hinchas debieron sortear cuatro cordones de seguridad, compuestos por efectivos de la Policía de la Ciudad, Gendarmería y Prefectura, y el barrio River fue vallado mucho más que en la víspera.

Sin embargo, la demora para el ingreso se produjo porque la gente vino más temprano y debieron hacer colas sobre la Avenida Del Libertador, hasta que se abrieron las puertas del estadio.

EL CHOFER DEL MICRO DE BOCA: “PARA MÍ LA ZONA ESTABA LIBERADA”

El chofer del ómnibus que trasladaba al plantel de Boca hacia el estadio de River, Darío Ebertz, señaló que para él “la zona estaba liberada” a la vez que comentó que en un momento se desvaneció y un dirigente tuvo que tomar el volante.

“Para mí la zona estaba liberada”, reveló Ebertz, quien además manifestó: “Ayer no estaba el vallado que siempre estuvo.

Nunca tuvimos a los hinchas tan cerca y lo peor fue en las calles Quinteros y Libertador, ahí fue el ataque masivo. Después, cuando pasamos la rotonda parecía que nos esperaba un ejército”.

En diálogo con ESPN y TyC Sports, el chofer del micro contó además: “En un momento me desvanecí, me quedé sin aire y gracias a Dios estaba (Horacio) Paolini al lado y lo pudo mantener hasta que yo me pude recuperar y lo agarré otra vez”.

“Pudo haber sido una tragedia. Me acuerdo cuando vi las piedras, después no me acuerdo nada. Reacciono y manoteo el volante fuerte y digo estoy bien “, dijo, tras lo cual indicó: “No pusieron las barreras de siempre para estos partidos. Sólo había unas vallas chiquitas, no estaban las de siempre”.

Más Leidas