Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

La falta de gol, una de las claves del delicado presente

El Verde es el equipo que menos anotó en lo que va del torneo. ¿Fue acertada la rescisión de Carlos Bueno, goleador con tres tantos?

Publicado

el

Por Juan Martín Fasanelli
@JMFasanelli

La derrota frente a Rosario Central otra vez dejó más dudas que certezas de cara a la recta final del torneo. Nuevamente quedó demostrado que a Sarmiento le cuesta muchísimo generar jugadas de gol y sobre todo convertir las pocas que se le presentan. No por nada es el equipo que menos anotó en el campeonato (5 goles a favor), junto con Argentinos Juniors, justamente el rival directo en la lucha por no descender.

El delicado presente del Verde, último en la tabla de promedios, hace siete partidos que no gana (cinco derrotas y dos empates), invita a pensar que algo viene complicado. Ya sea por la carencia de ideas para generar jugadas o por la falta de efectividad, el conjunto de nuestra ciudad sufre mucho sus propias limitaciones y carencias ofensivas –arrastra 296 minutos sin meterla

En el medio de un contexto complicado, el gran goleador Carlos Bueno, con el que contaba el plantel incurrió en una irresponsabilidad, como lo había hecho desde que arribó, pero esta vez le valió la salida del club.“No puedo estar delante de un plantel si permito que hagan lo que quieran”, había dicho el presidente, Fernando Chiófalo.

Y ahí, la duda que nace es la siguiente: ¿era necesario tomar una medida tan drástica con el goleador del equipo (3) mientras Sarmiento se juega la permanencia? ¿O alcanzaba con una multa económica y un ofrecimiento de disculpas del jugador, como hizo posteriormente? ¿Está mal tomar una medida ejemplificadora para dejar en claro quién ocupa cada cargo?

Posiblemente sea imposible responder estas preguntas por el simple hecho de que uno nunca sabe lo que puede pasar si el camino es otro. Hoy en día, el ejemplo más latente fue la indisciplina del chileno Arturo Vidal, durante la Copa América 2015, donde chocó en estado de ebriedad aunque el técnico, Jorge Sampaoli, lo bancó y terminaron siendo campeones del certamen.

En el caso del Verdolaga, el gran problema es que la salida de Bueno dejó un hueco que será muy difícil de suplir para Ricardo Caruso Lombardi. Ni hablar, después de ver cómo Diego Chaves se hizo expulsar innecesariamente frente al Canalla. “No tengo muchas opciones en ataque”, avisó el DT.

De todas formas este no es un problema que surge en 2016, sino que data desde que volvió a Primera. En el ámbito local, el equipo, por entonces dirigido por Sergio Lippi, convirtió 24 tantos en 30 encuentros. Y una vez finalizada la competencia, el éxodo de goles fue masivo: Gervasio Núñez (7), Héctor Cuevas (4), Tobías Figueroa (3), Sebastián Luna (3), entre otros.

No hay tiempo para lamentos. Tampoco para reproches a los dirigentes, que la pelean día a día. Recién sobre el final de la temporada se podrá realizar una evaluación concreta para determinar aciertos y errores. Por ahora, los resultados le están dando un revés, que será difícil de revertir, aunque el Verde ha sabido levantarse en las difíciles. ¿Podrá esta vez?

Foto: Clarín.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas