Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

La emoción de ser dueño de su casa

El martes, en el Museo Municipal se firmó la regularización que permitió a 17 familias de la ciudad ser reconocidas como propietarias de las viviendas que habitan. La Verdad dialogó con Carmelo, un vecino de Emilio Mitre que contó su historia.

Publicado

el

A Carmelo se lo veía ansioso, apurado. Pero contento. Estaba viviendo uno de los momentos que más anheló durante los últimos 35 años.
Compartió el acto, escuchó al Intendente, firmó papeles y se sacó la foto de rigor. Vivió intensamente cada momento. La ceremonia fue corta, ínfima si se la compara con el tiempo que esperó para poder tener la seguridad de que a su casa ya nadie se la sacará.

Macro Prestamos Personales

La de Carmelo es en realidad la casa de sus padres, quienes en 1983 adquirieron una vivienda en Remedios Escalada de San Martín al 1600, en barrio Emilio Mitre, para ver desde el interior de la misma crecer a sus tres hijos.

Pasaron 35 años, Carmelo en ese entonces tenía 11, era un niño. Su padre falleció, su madre es hoy una señora mayor y en ese mismo hogar él vive actualmente con sus hijos.

“Una alegría inmensa significa esto para mí, qué te parece. Para nosotros es todo, qué te puedo decir”, expresó emocionado.

Carmelo estaba apurado, había pedido permiso para salir un rato de su trabajo y llegar hasta el Museo Municipal a firmar la regularización que permitió a 17 familias de la ciudad ser reconocidas como propietarias de las viviendas que habitan.

“Es la tranquilidad de saber que nadie te va a sacar de tu casa, ni a vos ni a tu familia. No vas a tener que ir a pagar un alquiler”, describió con una muestra de alivio en su rostro que por momentos lo hizo olvidar que minutos más tarde tendría que estar de nuevo trabajando.

“Vivo ahí desde los 11 años, ahora tengo 46 así que imagínate. Esto para mí es todo. Tengo mis hijos, dos hermanos y estuvimos 35 años esperando esto. Esta es la casa de mi vieja, ella hace 35 años inició todo el tramiterío para que un día podamos tener la escritura”, relató orgulloso.

“Mi vieja, que hoy tiene 74 años, a esto lo empezó cuando se llamaban las escrituras Pierri, durante el gobierno de Duhalde. Esperamos, esperamos y esperamos, hasta que un día llegó. Fue cambiando la política, pero hoy lo tenemos. Pasaron los años y lo tenemos. Mi viejo desde el cielo nos estará iluminando y viendo contento. Esto es lo mejor que te puede pasar, tener lo tuyo es lo mejor que te puede pasar”, compartió Carmelo.

Después agradeció, se disculpó por no poder seguir hablando y, con una sonrisa en la cara, volvió rápido a trabajar. A la noche, y con la mejor noticia por dar, Carmelo se reencontró con su familia en su casa. Estaba feliz.

Gobierno Local Tango

Más Leidas