La COOTTAJ, el ejemplo cooperativo de resistencia en Junín -
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Junín

La COOTTAJ, el ejemplo cooperativo de resistencia en Junín

Hace 27 años la entidad se mantiene en pie para llegar a la plenitud de hoy, que abre nuevos horizontes para el trabajo ferroviario en Junín, otra vez de la mano del Estado. Pedro Rodríguez, el abanderado de esta lucha, cuenta la historia.

Publicado

el

Con la debacle de los años ’90, los Talleres ferroviarios que habían sido el puntapié del desarrollo de Junín durante tantas décadas, cerró sus puertas. Pero hubo un grupo que decidió resistir a este final y por 27 años, se nucleó bajo la forma de una cooperativa que le dio esperanzas a este espíritu ferroviario juninense.

Pedro Rodríguez fue el abanderado de la defensa, y aún en los momentos más duros y difíciles, mantuvo en alto la voluntad de seguir de pie con la COOTTAJ (Cooperativa de Trabajo Talleres Junín). Y lo consiguió, hasta este año en que se dieron los primeros pasos para que el Taller vuelva a manos del Estado, donde siempre debió estar.

“Nuestra historia comienza cuando el Ferrocarril Argentino deja de ser manejado por el Estado, en los nefastos años ’90 cuando el Taller fue cerrado. Ahí se arma bastante alboroto, porque empezó la idea de armar una cooperativa por parte del gremio APDFA (personal de dirección) y la Unión Ferroviaria. Esta última terminó creando cuatro en el país: en Junín, Rosario, Pérez y Laguna Paiva”, recordó Rodríguez.

Según apuntó, “en muy poco tiempo, pasamos a ser de simples operarios a pseudo empresarios, y en estos 27 años logramos adquirir experiencia sobre todo en lo relacionado a conseguir trabajo. Pero los primeros tiempos fueron bastante complicados por el hecho de que el Consejo de Administración estaba compuesto por mucha gente y no fue fácil organizarlo”.

“La ventaja que tuvimos es que fuimos uno de los pocos que quedamos con la valentía de seguir defendiendo los Talleres de Junín. Siempre dije que algún día alguien se iba a dar cuenta que está ubicado en un lugar estratégico y serviría si volvía a haber políticas en favor del Ferrocarril”, dijo el presidente del directorio de la cooperativa.

Y agregó con orgullo: “Felizmente, después de 27 años, gracias a la gestión de Mario Meoni, se logró volver al Estado”.

TODO EL TRABAJO

“Trabajar en cooperativismo es muy difícil si uno no cuenta con ningún tipo de capacitación, de a poco fuimos avanzando y aprendiendo a la vez”, señaló Rodríguez.

Según da cuenta su memoria, “en estos años, además, hemos hecho miles de intentos para no perder esta tradición ferroviaria. Por ejemplo, acordamos con el exdirector del Colegio Industrial, Rubén Cacheiro, la posibilidad de que los estudiantes realicen pasantías dentro del taller, como se hacía en la época de esplendor ferroviaria. Los chicos venían, aprendían un poco y se iban, porque no teníamos trabajo. También a través de Mirtha Cure realizamos un convenio para un taller-escuela, pero duró muy poco”.

“Todo esto fue un esfuerzo infructuoso pero nos dio la experiencia y nos curtió la piel para poder seguir resistiendo”, apuntó.

Pedro Rodríguez observó que “también tuvimos momentos de mucha alegría cuando realizamos trabajos importantísimos, ya sea para Ferrobaires o en vagones de carga. Lamentablemente los socios de la cooperativa se fueron yendo, no pudimos atraer mucha gente, pero no está todo perdido”.

“La gente de Junín hoy debe estar agradecida, porque si todo transcurre como está planificado, a corto tiempo habrá mucha más gente trabajando y con un taller más moderno. Esto es el homenaje para quienes ya no están, porque hemos defendido a nuestro Taller”, concluyó emocionado Rodríguez.

——————————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Más Leidas