Seguinos en
LT20 Radio Junín

Locales

La comunidad de San José despidió al Padre Diego Celay

El religioso, de destacada labor en la parroquia de la calle Alem, pasará a ocupar funciones en la Catedral de Mercedes.

Publicado

el

Una emotiva despedida le tributó la comunidad del barrio Pueblo Nuevo y de otros sectores juninenses al Presbítero Diego Celay, a raíz de su alejamiento de la parroquia San José, lugar donde se desempeñó por más de cuatro años junto al párroco Javier Sánchez. Celay, que pasará a desempeñarse en la Catedral de Mercedes, ofició el domingo último su última misa en el sector, acompañado por una multitudinaria asistencia de feligreses, religiosos, familiares, amigos, vecinos y personas vinculadas a la iglesia de la calle Leandro N. Alem y vecinos y amigos de la ciudad.

El Padre Diego, como se lo conocía cariñosamente, tuvo un intenso desenvolvimiento a lo largo de todo este tiempo. Entre otras cosas, es de destacar el grado de compromiso que asumió, especialmente en la formación de un grupo numeroso de jóvenes, futuros misioneros en el trabajo y en la fe. También resultó brillante su activa participación en las misas de sanación que él mismo encabezó los días jueves, oportunidad en la que el Espíritu Santo producía unciones especiales en todos los presentes.

En la preparación de la vibrante ceremonia, participaron distintos sectores de la parroquia, tales como, Jóvenes Apasionados, directivos y personal del Colegio San José, el Equipo de Pastoral del colegio, catequistas, peregrinos, Cáritas San José y ministros de la Eucaristía, entre otros, bajo la atenta mirada del Padre Javier.

Durante la misa, el grupo de jóvenes se encargó de realizar una reseña de los momentos vividos junto a Diego, mientras se exhibían imágenes gráficas de todos esos instantes. Por otro lado, el homenajeado también iba recibiendo distintos obsequios, como camisas, alba, casulla, estolas, guitarra, mate, anillo, poncho, custodia, imagen de la Virgen y la imagen de San José.

Culminada la misa, Javier Sánchez tuvo unas emotivas palabras de agradecimiento al Padre Diego; también agradeció la generosa presencia de los fieles y el trabajo de todos aquellos que se mostraron solidarios con la idea de despedir de la mejor manera a quien tanto se brindó por la comunidad en su conjunto. Por último, el Padre Diego se despidió con emocionadas palabras y toda la parroquia terminó cantando una hermosa canción.

Un día antes, en el gimnasio del colegio, también con un marco imponente de gente, se llevó a cabo una cena de despedida, oportunidad en que se renovó el cariño que todos sentían por Diego. Un detalle significativo de que su paso por San José dejó huellas imborrables.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas