Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

La ciudad de Junín tiene uno de sus bienes más valiosos: los árboles

“…Y podemos aprender de San Francisco de Asís, cuyo primer impulso relativo a la naturaleza no fue dominarla, sino amarla”.

Publicado

el

Por Arq. Fidel Sánchez

El árbol es generoso, nos da libremente su madera, sus flores y sus frutos. Su tronco se convierte en guitarra o en bombo. Tupido o transparente, grande o chico, da todo lo que tiene. Si tiene frutos nos los entrega sin dificultades, su sombra nunca rechaza al viajero que descansa aprovechándose de ella. Nunca dice basta. No toma a mal que el leñador haga leña con sus ramas.
Los árboles son bienes valiosos de las ciudades y forman parte de la propiedad pública y social, como las calles, las aceras, el sistema de electrificación, los edificios públicos y las áreas recreativas.
Los árboles y colectivamente lo que llamamos bosque urbano son bienes que requieren mucho cuidado y mantenimiento, al igual que las otras propiedades públicas.
El manejo apropiado de este valioso recurso, como realmente lo son los árboles, se conoce como reforestación urbana o de la comunidad de Junín.
Los árboles trabajan 24 horas al día para mejorar el ambiente y la calidad de vida de la gente. Sin ellos, la ciudad es en paisaje estéril de concreto, ladrillo, acero y asfalto, con ellos las comunidades se hacen habitables, añaden su belleza al paisaje urbano, crean sus beneficios para la salud física y mental, contribuyen al sentimiento de propiedad y orgullo de la comunidad de Junín.
Nos otorgan algunos de los siguientes beneficios:
-Aumentan el agua subterránea que es significativamente reducida por la superficie del pavimento.
– Modifican el clima, mitigando el efecto colectivo de árboles que se encuentran transpirando (evaporando agua) en un área muy grande, es la reducción de temperatura de esas áreas.
– Reducen la temperatura del aire con su sombra.
-Aumentan la humedad en los climas secos a través de la evaporación.
– Reducen la velocidad del viento.
– Absorben y bloquean el ruido del ambiente urbano.
– Realizan la estabilidad económica de una comunidad, como la de Junín al traer inversionistas y turistas.
– Las personas permanecen por más tiempo a lo largo de calles que tienen líneas de árboles.
– Investigaciones determinaron que los trabajadores son más productivos y el ausentismo es menor en oficinas localizadas en lugares forestados.
-Los árboles saludables añaden hasta un 15 % de valor a sus bienes.
-Reafirman identidad, sentido de arraigo y orgullo por una ciudad como Junín.
-Son personajes vivos de una ciudad que engendran vivencias e inspiran añoranzas que se traducen en poemas, música y tradiciones, como fuente de inspiración.
-El fortalecimiento del arbolado urbano desarrolla en el habitante una búsqueda de equilibrio, armonía, bienestar personal y comunitario.
-Los árboles aumentan la belleza de su vecindario y lo transforman en un lugar más agradable para vivir.
– Los árboles atrapan las gotas de lluvia y disminuyen la velocidad de escurrimiento de las aguas pluviales y reducen en riesgo de inundaciones.
– Además los árboles atenúan el ruido y reducen la contaminación sonora, ya que el tejido vegetal amortigua el impacto de las ondas sonoras, reduciendo el ruido en calles, parques y zonas industriales.
– Del mismo modo y según estudios científicos, mejoran la calidad de vida incluso se demostró que los pacientes en los hospitales se recuperan más rápidamente de cirugías cuando ven árboles desde sus habitaciones.

Para terminar
Una desconocida maldición parece que persigue a los árboles de nuestros queridos pueblos y ciudades como Junín. La ausencia de un reciclaje formativo del personal dedicado a su cuidado y conservación, unida a la desidia de los responsables, hace que cada año sean desmochados, cuando no talados, cientos de árboles.
Los ciudadanos queremos unas zonas amplias de verdes que proporcionen una mayor calidad de vida, es esto no lo vamos a lograr talando árboles, no plantando otras especies como por ejemplo pensamientos o margaritas o anemonas que son chicas y fugaces, sino unas arboledas sanas y bien cuidadas.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas