Seguinos en
Binaria Seguros

Nacionales

La Cámara Federal ordenó que Cristina Kirchner sea indagada

Es la cuarta vez, aunque en esta oportunidad con contundencia, que el superior tribunal ordena al juez federal Sebastián Casanello que la cite, pues considera que el magistrado no brindó una “respuesta completa” para desestimar la convocatoria de la ex mandataria.

Publicado

el

La Cámara Federal porteña ordenó ayer que la ex presidenta Cristina Kirchner sea indagada en la causa por presunto lavado de dinero conocida como la “ruta del dinero K”, en la que está detenido el empresario Lázaro Báez.

Es la cuarta vez, aunque en esta oportunidad con contundencia, que el superior tribunal ordena al juez federal Sebastián Casanello que la cite, pues considera que el magistrado no brindó una “respuesta completa” para desestimar la convocatoria de la ex mandataria.

Hasta el momento, Casanello evitó citarla pese a los pedidos del fiscal Guillermo Marijuan y de la Oficina Anticorrupción, querellante en el caso, porque considera que la ex mandataria es investigada por los mismos hechos en la causa por fraude en la obra pública a raíz de las licitaciones con las que se benefició el empresario Lázaro Báez.

También guarda relación con las causas Hotesur y Los Sauces a raíz del alquiler de plazas hoteleras de Cristina Kirchner y su familia a favor del empresario Báez, y que la Justicia entiende eran retornos de éste tras ser favorecido con obra pública.

La causa por la ruta del dinero K en gran parte está elevada al Tribunal Oral Federal 4, el cual va a fijar fecha de juicio a fines de octubre próximo y hay unas veinte personas imputadas, entre ellas Báez, Leonardo Fariña y el financista Federico Elaskar.

Todos están acusados de integrar una “banda” dedicada al lavado de activos, a partir de los fondos que circularon a través de la financiera SGI, conocida como “La Rosadita”: la detención de Báez se produjo en abril de 2016 luego de que se conociera un video de la financiera en el que se veía a su hijo Martín y a otras personas ahora imputadas contando varios millones de dólares, lo que -según el juez- fue producto de maniobras de lavado originadas en la evasión de impuestos y el uso de facturas truchas.

“Se corroboró suficientemente la existencia de una estructura conformada por Báez que entre el 2010 y 2013 canalizó fondos de origen ilícito a través de una ingeniería financiera, que posibilitó la expatriación de una suma cercana a los sesenta millones de dólares y luego la repatriación parcial de unos treinta y dos millones de esa moneda que terminaron contabilizados en Austral Construcciones S.A. además de la adquisición de bienes y servicios”, señalaron los jueces.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas