Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

“La alegría que tenía no tiene explicación”

El entrenador de River Plate dialogó con LA DEPORTIVA y se refirió a la final del Torneo Nocturno ante Ambos Mundos, el plantel de jugadores que dirigió, el sabor especial de consagrarse campeón con el club del cual es hincha y los próximos objetivos que tiene en vista. 

Publicado

el

Si tenemos que nombrar a un técnico reconocido, ganador y juninense, sin duda alguna una de las referencias inmediatas que reúne esas características es Darío López.

El entrenador de River Plate, que se consagró campeón del Torneo Nocturno, supo armar un plantel competitivo y logró que “La Loba” se consagre por primera vez en dicho torneo. Además, el primer puesto en el habitúe campeonato juninense, tuvo un sabor especial para el mismo, ya que es nada más ni nada menos que hincha del elenco “Aurinegro”.

 “Cuchu” como lo apoda el mundo futbolero, cabe recordar que también había salido campeón en el fútbol doméstico con Jorge Newbery y Rivadavia de Junín.

Por otro lado, tras los festejos por el torneo obtenido, Darío López dialogó amablemente con LA DEPORTIVA e inicialmente comentó: “Tenía sensaciones encontradas, primeramente porque era la primer final con el club que soy hincha  y segundo porque era también la primera final que me tocó dirigir sin mi hijo”.

 

La final. Respecto al desarrollo del encuentro definitivo ante Ambos Mundos, el entrenador oriundo de nuestra ciudad explicó: “El partido fue mucho más parejo que el primero, sobre todo después de la expulsión de Jonhy Aquino, ya que tuvimos que remar desde atrás. Sin embargo, a pesar de jugar con diez los chicos hicieron un trabajo bárbaro, se esforzaron un poquito más cada uno y el rival en el segundo tiempo creo que no tiró un tiro al arco. Tampoco era para que lo ganemos nosotros, pero Ambos Mundos con un jugador más, no hizo muchos méritos para terminar ganando”.

Seguidamente resaltó que “el primer partido fue distinto porque nosotros estuvimos mejor que ellos y nos empataron recién sobre el tramo final. No estuvimos finos de mitad de cancha hacia arriba y se los remarqué, ya que si hubieran sido menos egoístas a la hora de definir, quizás el partido no hubiera ido a penales”.

 

Plantel competitivo. Consultado sobre el desenlace de la final, el entrenador indicó: “Los jugadores no practicaron penales, no acostumbro a eso, porque en una práctica no hay nadie y en un partido hay gente. Influye mucho la personalidad y River es un equipo de hombres. Cuando arranqué este proceso y tenía el plantel conformado, lo primero que le dije a los dirigentes y a los jugadores fue que si no llegábamos a la final me iba. Pensaba que era un equipo para pelear el campeonato”.

Asimismo agregó: “Junín hablaba de que la final anticipada era  River y Ambos Mundos y se ve que no se equivocaron, porque terminamos siendo los equipos más parejos”.

 

Los referentes. En otro orden, el DT hizo énfasis en el plantel “Aurinegro” enunciando que “tuvimos líderes que se acoplaron muy bien. El primer día que hablé con Juan Manuel Quevedo, cuando comenzamos a entrenar en la cancha de césped sintético, lo primero que me dijo era que nunca había ganado el Nocturno, pero había venido a River para ser campeón. Luego el equipo se empezó a edificar con los refuerzos que trajimos, porque nosotros notamos los errores que tuvimos en el Nocturno pasado, donde nos dimos cuenta que nos faltaba experiencia en a defensa y trajimos jugador para lograr lo que terminamos obteniendo”.

 

Sabor especial. “El club nunca había ganado un Nocturno y por eso uno como hincha de “La Loba”, siendo concurrente a ver partidos y encima nací en el barrio, la alegría que tenía no tiene explicación, porque más allá de que salí campeón con Jorge Newbery y Rivadavia de Junín, esto era el doble de exigencia para mí por ser el club que me siento identificado”. Resaltó en relación al sabor especial que tuvo coronarse con River.

Inmediatamente después recordó: “En el año 70 cuando River salió campeón en Reserva y Primera en cancha de Moreno, yo jugaba adentro con mi viejo con nueve años. Sé lo que es esto, por eso para mí es una alegría inmensa”.

 

Próximos objetivos. Por otro lado, “Cuchu” explicó sobre los próximos objetivos que tiene con el club. “Por darle importancia al objetivo del Torneo Nocturno, que era el que había hablado desde un principio con los dirigentes y jugadores, porque era el más potable, dejamos un poco de lado el Federal C. Un ascenso en esa categoría es imposible para un club como nosotros, ya que para lograrlo tenés que tener muchos factores a mano”. 

“Sin lugar a dudas esto es un envión anímico para los dos partidos que nos queda en el grupo del Federal C, porque vamos a intentar pasar a la siguiente fase. Ya cumplimos el primer objetivo que era ganar el Nocturno, ahora vamos por el segundo. Vamos a ir con toda la intención de traernos los tres puntos de Lincoln, para quedar a medio paso de clasificar”. Sentenció respecto a dicho tema. 

 

Mensaje final. “Al hincha le agradezco, también al presidente que fue quien me trajo, sabía que quería dirigir en River y yo venía de un momento malo psicológicamente y esto me ayudó. Estoy superando día a día las cosas que uno vive y este triunfo se lo quiero dedicar a mi señora, mi hija y mi nieto y a toda la gente de “La Loba”. Resaltó el DT juninense.

Además dijo que “a los jugadores hicieron todo el sacrificio, ellos son los gran artífices de esto,  los que ganan los campeonato son ellos, no sé en que parte influyo, pero si no hay un buen grupo y los futbolistas no entrenan, los técnicos no existen.

Tenía treinta jugadores que estaban óptimas condiciones para jugar, pero uno en la función que está tiene que tomar decisiones y en el Federal C llevó dieciséis y en el Nocturno dieciocho”.

Por último, remarcó: “Los dirigentes hicieron un esfuerzo bárbaro porque pusieron la cancha en buenas condiciones con las luces, les dan de comer a los chicos y eso es valorable. Para lograr cosas necesitas muchos eslabones y todo arranca de arriba para abajo”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas