La adopción y la tenencia responsable: un desafío que cumplir -
Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Ocio

La adopción y la tenencia responsable: un desafío que cumplir

Proteger a un perro en situación de calle es una práctica que nos devuelve parte de la humanidad que perdemos día a día por permanecer en la sociedad que vivimos.

Publicado

el

La adopción de perros es una práctica que ha ido generando adeptos en los últimos años, sin embargo, aún está lejos de ser una costumbre arraigada dentro de la gente. Día a día podemos ver en la calle varios perros en distinto estado de desatención buscando alguna forma de sobrevivir en ciudades que cada vez son más enajenadas. Mucha gente aún considera a las mascotas como un bien de consumo y otras los observan como una cosa, un elemento decorativo o simplemente como un objeto que siempre está en el domicilio. Esa realidad debe ser cambiada, debemos comenzar a generar conciencia respecto a la adopción y tenencia responsable de perros.

Proteger a un perro en situación de calle es una práctica que nos devuelve parte de la humanidad que perdemos día a día por permanecer en la sociedad que vivimos. Poco a poco perdemos contacto con nuestros pares, volvemos a casa sin deseos de interactuar con nadie y sólo deseamos sentarnos para apagar nuestro cerebro viendo televisión por que el día ha sido desagradable. Vivimos en un mundo en dónde todo se ha vuelto rápido, nos levantamos, desayunamos apresurados, corriendo al trabajo, con suerte vemos a nuestros seres queridos y apenas podemos compartir actos de amor hacia el resto. El adoptar nos permite recuperar nuestra esencia de seres humanos y ayudar a que un animal, que está en la calle muchas veces por culpa de nosotros mismos como especie, pueda recibir una segunda oportunidad. Una de las mayores razones para adoptar un perro es hacer realizar un acto que nos aleja de la enajenación por que volvemos a ver lo que nos rodea y nos hacemos cargo.

Evitar la adopción
Mucha gente evita adoptar perros callejeros por la premisa de que no saben qué crianza tienen estos animales que han residido toda su vida fuera de una casa, temen a lo desconocido asumiendo que el animal puede ser violento, no tener la educación para vivir con una familia o no saber comportarse con alguna mascota que ya tenga el hogar. Estos prejuicios, muchas veces infundados, pasan por sobre todos los beneficios que conlleva la adopción de una mascota. No es solo hablar de un provecho para la nueva mascota, es también hablar de beneficios para la sociedad en general. Quizás alguien más escéptico podría preguntarse por qué hablo de mejoras a nivel social. Es simple, en primer lugar, educamos a las generaciones más jóvenes a ser responsables con los animales, nos hacemos responsables con nuestro entorno, incluso podemos evitar accidentes viales. Todas estas son acciones que nos permiten generar un mejor lugar para vivir, tanto para nuestros hijos como para los animales.

Suplemento OCIO
Librería Rucci

Más Leidas