Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

Julio González: “El deporte te ayuda a ver las cosas de otra forma”

El nadador juninense luego del accidente que sufrió años atrás cuando cayó al vacío desde cinco metros de altura y quedó sin movilidad en sus extremidades, toma cada día de su vida como un desafío.

Publicado

el

Existe una frase que en los últimos años es muy utilizada en el ámbito deportivo y reza “nada es imposible”. La misma, es aplicable a deportistas que día a día entrenan para poder lograr sus metas y así mejorar continuamente cuando disputan diferentes competencias; pero si hay alguien a quien se le puede adjudicar más que a otros que compiten a nivel profesional, es a Julio González. El nadador, que siempre estuvo abocado a la actividad física en nuestra ciudad y lleva al fútbol como su pasión principal, luego del accidente que sufrió años atrás (cayó al vacío desde cinco metros de altura realizando una tarea doméstica y quedó sin mover sus extremidades), toma cada día de su vida como un desafío. A su vez, demostró tener una gran entereza y perseverancia para poder reponerse, a tal punto que retomó la actividad deportiva a través de la natación y a partir de ello, optimizó su calidad de vida y pudo seguir cumpliendo diferentes metas y sueños. Uno de ellos, fue realizar nada más ni nada menos que en tres oportunidades diferentes el Cruce en la Laguna de Gómez, con el sostén anímico de amigos y colegas, que se ha ganado a lo largo del tiempo por ser una excelente persona. Y sobre todo, el de su familia que siempre estuvo a su lado y le brindó un apoyo incondicional año tras año para sobrellevar las diferentes adversidades. Situación que forja que el nadador juninense, sea un ejemplo de vida, no solo para los deportistas que se encuentra en situaciones similares, sino también para todos aquellos que han dejado la actividad física o simplemente no han hecho nunca y se encuentran con diferentes dificultades a lo largo de sus vidas. De hecho, en relación a esta situación expresó “cuando uno quiere se puede”, en concordancia a la incansable voluntad, que lleva a cuestas a cada momento.

El protagonista anteriormente mencionado, amablemente dialogó con LA DEPORTIVA y contó acerca de su inicio en el deporte, la etapa de superación que tuvo que enfrentar luego del imprevisto accidente, que lo dejó sin movilidad en sus piernas, el entrenamiento que actualmente lleva a cabo, las competiciones donde estuvo presente y dejó un mensaje final, entre otros temas.   

Inicio en el deporte

Inicialmente, el deportista juninense contó sobre su acercamiento a la actividad física expresando que “de chico siempre me encantó el fútbol, de hecho lo practiqué e hice inferiores en Defensa y posteriormente jugué en Mariano Moreno, donde no pude jugar en Primera. Después por diferentes situaciones me alejé un poco, pero con el tiempo empecé a buscar grupos donde me podía sentir cómodo y volver a jugar, porque el fútbol siempre fue mi pasión. Luego de andar bastante, se dio la posibilidad con un amigo que recién empezaba en el club Los Miuras y ese lugar terminó siendo una gran parte de mi vida, donde pasé los mejores momentos con un grupo sano y unido, encontré lo que estaba buscando siempre. Jamás dejé la actividad física, seguí muchísimos años, hasta que me ocurrió el accidente”.

Etapa superadora

Respecto al imprevisto accidente que sufrió, el mismo dijo que “se me vino el mundo abajo en todo sentido y después busqué diferentes opciones, empecé a ver que podía hacer y lo que no podía hacer, me surgieron un montón de ofrecimientos en cuanto a los deportes para practicar, pero ninguno me llenaba. Luego empecé la rehabilitación con el grupo de kinesiólogos, en especial con “Cachi” Capogroso que es un gran amigo, al igual que “Checho” Malizzia, ya que ellos me brindaron todas las comodidades en el gimnasio y el consultorio. A partir de ese momento, tuve que buscar alguna otra opción para ayudar a la rehabilitación y fue a través de chicos que conocía del Sindicato Empleados de Comercio como Diego Cuadrado y Ariel Colman, que fue el que me sugirió hacer algo en el agua”.

Sueño en vista

“Cuando había ido un par de meses a nadar, ya me sentía mucho mejor y tenia mejor capacidad de aire, Diego que es un loco hermoso (risas), tiró la idea de que íbamos a hacer el Cruce de la Laguna de Gómez. Yo le dije que estaba loco, que lo iba a hacer natación como porque me hacía bien y hacer la rehabilitación, pero como todo deportista me empezó a picar el `bichito´, le dije que no en ese momento pero no estaba convencido. Era una cosa muy loca porque a nivel competencia jamás había hecho nada en el agua. Me comentó que la idea era hacer el Medio de 2 kilómetros y medio. Era sin flotadores ni Neoprene, solamente me tenía que poner la maya y al agua, además la fuerza que hacía era todo con los brazos”.

Decisión

“Un día de octubre del año anterior al Cruce, fui a la pileta solo donde no estaba Diego y si llegaba a hacer cien largos sin parar, que son 2.500 metros, le iba a decir que lo íbamos a hacer. Había llegado una hora antes que todos, me mandé al agua, arranqué ida y vuelta; y cuando llegó no le di bola y nadie sabía nada, se preguntaban que me pasaba. Cuando completé los cien largos que llevaba en el conteo, terminé, lo llamé y le dije que le quería dar la noticia de que íbamos a hacer el Cruce y desde ese momento nos embalamos”.

Entrenamiento

Consultado sobre la preparación física que llevó a cabo explicó que “fue muy fuerte porque era todo nuevo, no tenía parámetro ni medidas, nos preparamos hasta el fin de ese año. Después saltamos al Sindicato Empleados de Comercio, donde seguimos practicando fuerte, eran dos horas por día toda la semana, con distinta rutina. Antes de llegar al famoso Cruce, fuimos a probar a la Laguna de Gómez, que es algo totalmente distinto. Aunque estaba medio picado, Igualmente me sentí cómodo y terminamos yendo algunas veces más".

Primer Cruce

En relación, al primer Cruce que realizó, González explicó que "tenía un montón de cosas que me pasaban por dentro. En la semana previa Diego me dijo que tenía que ir tranquilo porque si me cansaba estaban las lanchas que me podían levantar y yo le dije que ni se les ocurra tocarme, porque si no llegaba, la única posibilidad es que me sacaran del agua era muerto. Era un día gris, estaba lloviznando y no sabía si se hacía. Esa vez se largó desde el Anfi Teatro y terminamos en Jasón, en un año donde no había un gran caudal de agua, inclusive cuando íbamos a entrenar me alejaba como mínimo cien metros.

Seguidamente contó que "en esa fecha también se sumó un chico que en su momento estaba entrenando muy fuerte en natación que es Giuliano Vergani, que en ese entonces era muy chico. Le comentaron que yo iba a hacer el Cruce y le preguntó a los padres si me podía acompañar. Antes pasó a hablar conmigo y yo ni lo dudé, le dije que sí y a partir de ahí quedó una anécdota. Antes de largar, para descontracturarme le dije: `Giuliano si voy muy rápido avisáme´ (risas).

Otros retos

"Después del primero, al poco tiempo tuve problemas de salud y prácticamente tuve que empezar todo de cero, porque anduve complicado de salud y estuve como un año sin hacer nada. El segundo Cruce lo sentí más, porque el tiempo de entrenamiento fue mucho más corto. Y en el último que hicimos, tenía un condimento aparte porque Diego había tenido un accidente muy grave, estuvo jodido y mientras él no se recuperó yo no volví al agua en ninguna pileta porque me afectó muchísimo. Estuve hablando para volver a la pileta por la gente que conozco, pero no iba a arrancar hasta que no lo viera devuelta él que estaba en Buenos Aires. Y así fue, hasta que él no arrancó de nuevo en la pileta, yo no volví, porque si arrancamos juntos le damos juntos y si nos hundimos, nos hundimos juntos porque nos necesitamos el uno al otro".

Desafío postergado

“Luego de los cruces que realicé ne empezó a picar otro ´bichito` que era nadar en el río de Paraná y se largaba en la ciudad, era de 7 kilómetros y medio. Estábamos entrenando a full y por las condiciones climáticas, una semana antes estaba en duda la realización. Me llamó y me dijo que se había suspendido porque estaba todo desbordado el río y estaba muy peligroso. Fue realmente una lástima porque iba a hacer una experiencia nueva y era otro desafío, porque en el río jamás había participado. Igual lo lamento más por la gente que vive este momento, porque es durísimo y muy triste. Ojalá no se hubiese suspendido para el bien de la gente. Por el tema climático se para todo, ahora simplemente estoy haciendo una rutina de ir casi todos los días para seguir en ritmo, pero si se da y las condiciones están todas como para encararla, vamos a encarar ese desafío porque quedó una materia pendiente”.

Agradecimiento

“Mucha gente me ha ayudado y sigue estando conmigo. Incondicionalmente les digo gracias a todos los que me han estado conmigo, porque si doy nombres pecaría y quedaría mal con alguien. Siempre me encuentro con alguno, me llaman y no soy un olvidado. He seguido mi vida con normalidad y siempre tengo el cariño y un apoyo incondicional de la gente, al igual que un grupo muy grande de amigos, que hoy en día no es fácil. También a La Deportiva por tomarse la molestia de acercarse a mi casa y al Circulo de Periodistas Deportivos, que me mencionaron en la última fiesta del deporte que realizaron, ya que fue algo muy lindo para mí”.

Mensaje final

Por último, dejó un mensaje final comentando que “cuando uno quiere se puede, no tenés excusa para hacer algo, está todo en las ganas que tengas de hacerlo. Los cambios los vas a sentir y va a ser para mejor, porque quitándole a la rutina diaria para hacer actividad física, va ser para mejorar tu calidad de vida, por supuesto que todos no somos iguales, pero con la actividad se logra calidad de vida y alejarse del sedentarismo”.

Seguidamente comentó que “hay cosas puntuales de cada persona y en el del deporte influye la dedicación, el esfuerzo, que ya pasa a otro plano, pero agregarle un condimento a la rutina es saludable para todo. No solamente para la parte física, sino para la parte mental, porque todos tenemos nuestros problemas. A la alimentación la tenés que ayudar también, aunque algunas cosas se pueden manejar porque podés tener tu permitido, en mi caso personal como sin culpa porque sé que al otro día quemo las calorías y me permite estar siempre saludable y en forma. El deporte te ayuda a ver las cosas de otra forma, el problema tal vez sigue, pero también está comprobado que el sedentarismo no te ayuda en nada, porque a la larga te trae complicaciones en la salud”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas