Jugador profesional y Licenciado - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Deportes

Jugador profesional y Licenciado

El juninense ex Argentino y Ciclista, Mauro Araujo, deja un motivador mensaje en su charla con Prensa ADC. Perseverancia, esfuerzo y mucho sacrificio para llegar a recibirse de Licenciado en Turismo después de 7 años, haciendo la carrera en paralelo con su labor como jugador profesional.

Publicado

el

En la vida del deportista, el estudio es una parte fundamental que debe desarrollarse de forma simultánea. Cultivarse, tener la mente instruída, el saber y el ser ágil para prepararse, tener un título, proyectar para el futuro o una misma eventualidad del presente, son fundamentales para la vida y el desarrollo de toda persona. El deportista no es una excepción, que en muchos casos y dando un gran ejemplo, articula su profesión con el estudio de una carrera.
El caso de Mauro Araujo, ex jugador de Argentino y Ciclista, es uno de esos que brindan un ejemplo, que dejan una enseñanza que busca transmitirse. El capitán de Rocamora no solo brilla dentro de la cancha, sino que además, fuera de ella, no pierde su acertada visión y se educa. Recientemente viene de recibirse de Licenciado en Turismo, demostrando que un jugador profesional puede en paralelo seguir un estudio, algo que afortunada y sanamente se hace cada vez más habitual.
Y Araujo pregona este ejemplo tan necesario: la importancia de seguir un estudio, una carrera académica. Para el jugador profesional no es una excusa, es cuestión de voluntad y de prepararse para el día de mañana. El alero, conciente de ello, confiesa que año tras año siempre arrastra a algún compañero de su equipo a engancharse con los libros, lo ayuda, y esa es una de sus grandes satisfacciones, esa obra de bien que tiene un valor enorme.
Símbolo de perseverancia, sin importar que la carrera de Turismo le haya llevado más tiempo de lo estipulado ya que en estos últimos años de estudio se recorrió muchos kilómetros de viaje con los apuntes y los libros bajo el brazo, entre los hoteles y en las giras de Rocamora dentro de la Liga Argentina, Araujo deja este ejemplo de vida, de preparación y de capacidad de superarse, en la siguiente charla con Prensa ADC.
¿Cómo surge esto de estudiar y decidir crecer personalmente?
Cuando termino la secundaria en 2011, yo ya tenía claro que quería ser jugador profesional, pero el mensaje de mis viejos y mi familia era claro. Vos elegí el camino que quieras, pero algo vas a estudiar así que anda viendo que vas a hacer. Obviamente tenía que ser algo semi presencial o a distancia por el hecho de los entrenamientos, viajes y partidos. Así que en 2012 arranque visitador médico en forma semi presencial, sin mucho éxito ya que lo dejé a los pocos meses y en 2013 arranque la Licenciatura en Turismo en la modalidad a distancia, y a fines de febrero de este año rendí bien mi última materia, tardando 7 años en terminar la carrera.
¿Cómo fuiste llevando estos siete años?

En la universidad que hice la carrera cursaba dos cuatrimestres anuales, donde la cantidad de materias para cursar las elegía yo. Cada materia tenía dos parciales para aprobarla que eran online, y luego se venían los finales que eran presenciales y escritos. Para poder rendirlos tenía cinco mesas al año, de las cuales dos me encontraba en el receso de temporada, y las otras tres en plena competencia. Es ahí donde se complicaba un poco más, más allá del hecho de estudiar para parciales y finales durante la competencia, donde viajaba hasta con las hojas, también se venían los viajes que tenía que hacer para rendirlos, porque no siempre había sedes de la facu donde estaba viviendo. Y ahí quiero resaltar el rol y la predisposición de los distintos técnicos que tuve, que siempre me permitieron faltar a uno o dos entrenamientos para que pueda viajar y rendir.
¿Por qué Turismo?
Después de haber dejado la carrera anterior sabía que tenía que elegir algo que realmente me gustara, y esta vez en vez de fijarme en el nombre de la carrera, me fijé qué materias tenía antes que mirar el nombre. Me encontré una carrera con mucha geografía, que era algo que realmente me gustaba en la secundaria, más algunos idiomas que también tenía ganas de aprender. Obviamente también había muchas materias más que la completaban, pero me centré en esas cosas que me gustaban para elegirla, sumado al hecho que había tenía la oportunidad de viajar dieron a que eligiera esta carrera que con el correr del tiempo me fue gustando cada vez más.
Esa inclinación a estudiar y prepararte para el futuro, resulta un ejemplo a seguir.

Soy un convencido de que las dos cosas se pueden hacer, y como vivo con y del básquet, sé que tenemos bastante tiempo libre, obviamente antes de tener familia u otras prioridades, y ese tiempo si no lo usamos, desde mi punto de vista lo estamos malgastando. Es por eso que todos los años intento que alguno de mis compañeros, ya sea más grande o chico, empiece con alguna carrera.
¿A quiénes enganchaste?

Mi primera víctima fue Juampi Pedemonte, cuando jugamos juntos de Tiro Federal, y este año en Rocamora este mes tanto Nacho Gerbaudo como Agustín Más Delfino, que vive conmigo, empezaron a estudiar. Los tres empezaron Turismo, no sé si tuve que ver en la elección, pero ellos tuvieron libertad para elegir (risas).
¿Viene de familia?
Sí. Afortunadamente tengo una familia donde los profesores sobran, y donde el estudio y el aprendizaje me rodearon desde chico. Siempre me inculcaron sobre que el aprendizaje, no importa de qué orden de la vida sea, va a servir para el crecimiento personal. Y es eso lo que siempre intenté e intento.
¿Cada vez es más habitual que los jugadores profesionales estudien una carrera en paralelo?

También está la otra parte del cuento, y es que la vida del deportista es muy corta comparada con las otras actividades, y cuando se termina la vida tiene que seguir. La que tenes que buscar otro trabajo para poder mantenerte, y no digo que no se pueda conseguir sin haber estudiado, sino que mientras más herramientas tengas o hayas logrado obtener durante toda tu vida deportiva seguramente vas a a estar más preparado para las opciones que vengan en el futuro.
Vos te preparaste y seguís haciéndolo, eso está claro.

Yo no sé si voy a trabajar o vivir de lo que estudie, pero sí sé que tengo más posibilidades de hacerlo que si no hubiese hecho nada. Y es ahí donde yo veo realmente el por qué del estudio en el deporte, la acumulación del conocimiento para cuando termine la vida profesional y tener mayores posibilidades en el futuro.

Librería Rucci

Más Leidas