Jordania: Una experiencia inolvidable - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Carrera Urbana
Carrera Urbana

Ocio

Jordania: Una experiencia inolvidable

No tiene un visado complejo y las distancias raramente se hacen insalvables.

Publicado

el

Jordania sigue siendo ese remanso de paz en Oriente Medio que incita a vivir aventuras únicas, a sentirse un niño de nuevo.
Jordania es parte de la Tierra Santa que aparece mencionada en la Biblia, tránsito de Moisés y refugio que horadaron con maestría asirios, persas, nabateos, griegos y romanos. Hogar de comerciantes y mercaderío de especias que iban y venían desde los confines más remotos del continente asiático. Última morada nómada de los beduinos que hicieron suyo el desierto de Arabia, esa orilla del río Jordán que se desvanece para ahogarse y flotar en el Mar Muerto. Eso es Jordania. Jordania, con todo lo que tiene para ofrecer, es uno de los países más preparados para el turismo. No tiene un visado complejo y las distancias raramente se hacen insalvables. Su desarrollada infraestructura de carreteras hace que necesitemos pocas horas para ir de un lugar a otro, que haya tantas camas que reservar hotel sea sencillo y que los sobresaltos que tengamos se deban a razones “emocionales” al contemplar rincones históricos y geológicos de gran belleza. Una vez nos hemos decantado por Jordania como nuestro destino de viaje, sólo falta decidir un itinerario factible y aquellos lugares que ver y que queremos formen parte de una experiencia inolvidable.

Ammán, puerta de entrada al universo jordano
Ammán es desordenada, rozando el caos, ruidosa, calurosa y con un tráfico infernal. Es la capital del Reino Hachemita de Jordania y una de las ciudades habitadas de forma continuada más antiguas del planeta, porque permite tomar el pulso a un país entero. Tiene una ciudadela romana fantástica en mitad del embrollo urbano sobre los cimientos de la vieja Rabbath-Ammon.

Monte Nebo y la visión de Moisés
“A tu descendencia la daré. Te he permitido verla con tus ojos, mas no pasarás allá” (Deuteronomio 34.1-12). La Biblia cuenta como Moisés llega hasta la cima del Monte Nebo y entonces Dios le muestra la Tierra Prometida, aunque no le permite ir al otro lado. De hecho las Santas Escrituras sitúan el Monte Nebo como la última morada del profeta, además de ser uno de los escondites donde estuvo el Arca de la Alianza. .

Más Leidas