Seguinos en
Binaria Seguros

Provinciales

Intendentes ofrecen 15% en cuotas y ya hay conflictos

Se evalúa la continuidad de la cláusula gatillo.

Publicado

el

Las negociaciones salariales 2018 ya se encuentran en el centro del debate en varios municipios bonaerenses. Y en sintonía con la proyección inflacionaria del Gobierno, algunos intendentes de Cambiemos adelantaron que ofrecerán un 15% en cuotas, mientras se evalúa la continuidad de la cláusula gatillo.   

Si bien aún no comenzaron las negociaciones formales, el intendente de Olavarría, Ezequiel Galli anunció que el ofrecimiento a los trabajadores municipales rondará en el 15%. "Todavía falta mucho para las paritarias, el porcentaje que se ofrecerá será en base a la meta inflacionaria que planteó el Gobierno (nacional) para este año, que la fijó en un 15%", dijo el jefe comunal en declaraciones a FM 98Pop.

Asimismo, puso en duda la efectividad de la cláusula gatillo al señalar que "el año pasado no hubo forma de ponernos de acuerdo". No obstante, señaló que "la inflación sigue bajando". Y recordó: "Tuvimos un 2016 con una inflación del 40% y hoy estamos en el 24,8%, es una diferencia abismal para el bolsillo de la gente".

En Coronel Pringles, la negociación ya comenzó, y el intendente Carlos Berterret, ofreció una suba salarial del 15% en tres cuotas, que incluye cláusula gatillo, y una suma no remunerativa de 300 pesos para compensar la pérdida del poder adquisitivo por inflación durante 2017.

Berterret señaló que en caso de ser aceptado por los municipales, el aumento se implementará en tres tramos: abril, julio y noviembre. Y propuso aplicar nuevamente este año una cláusula gatillo, que se activará si el índice de precios al consumidor (IPC) supera el 15% anual, e implicaría un ajuste automático de la diferencia a partir de enero de 2019.

Las negociaciones salariales de este año ya comenzaron en varios municipios en medio de un clima de tensión, signado por las consecuencias de los planes de austeridad que llevan adelante los intendentes. Es que los trabajadores municipales buscan sentarse cuanto antes con los ejecutivos locales, previo al comienzo de las reuniones de los estatales con Provincia, lo que marcará la pauta.

Cabe señalar que desde el Gobierno bonaerense analizan la posibilidad de no reeditar este año la cláusula gatillo. Si bien desde el Ejecutivo destacaron en varias oportunidades la efectividad de este método, la decisión iría en línea de la idea del Gobierno nacional de que este tipo de medidas tienden a alentar las expectativas inflacionarias.

En tanto, en Tandil las negociaciones comenzaron temprano con un ofrecimiento de 15% en dos cuotas y un bono de 3.000 que fue rechazado por los gremios. No obstante, luego de varias reuniones, el Sindicato de Trabajadores Municipales y el Ejecutivo acordaron ayer una suma no remunerativa de 3.200 pesos, a cobrar en dos cuotas, y un aumento salarial del 10 por ciento a partir del 1 de marzo, con el compromiso de retomar las negociaciones en junio para evaluar la situación inflacionaria y económica de los salarios de los empleados.

Asimismo, en Balcarce, el primer contacto entre el Ejecutivo y los sindicatos fue a fines de diciembre y comenzó con 15 puntos de diferencia entre lo que pretende pagar el Gobierno y lo que piden los trabajadores, quienes advirtieron que no bajarán del 25%.

En Junín, si bien no hubo ofertas por parte del Ejecutivo, los municipales ya adelantaron que pedirán "al menos un 35% para sentarse a negociar".

 

MÁS NOTICIAS

Más Leidas