Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Integrantes de Barrios de Pie y familias fueron desalojados cuando pedían mercadería

Ángel Villalba, referente de la agrupación, contó los pormenores de un petitorio realizado en un hipermercado.

Publicado

el

Integrantes de la agrupación Barrios de Pie y Libres del Sur, junto a familias de tres barrios de la ciudad, se hicieron presentes en un hipermercado ubicada sobre Ruta 7, a los efectos de entregar un petitorio que pretendía conseguir una ayuda social, a través de la entrega de mercadería destinada a familias a raíz de la grave problemática alimenticia que atraviesan.

Ángel Villalba, referente desde hace siete años de Barrios de Pie Junín, junto a su esposa Ana Paula Rolón, de MuMaLa, se acercaron hasta el lugar para solicitar alimentos no perecederos, que se destinarían a familias con las que están realizando un trabajo social y pastoral.

“La entrega del petitorio se hizo de forma pacífica y ordenada al gerente del local, quien sin previa advertencia y desconociendo los motivos, llamó a la Gendarmería, GAD, Policía Local y policía bonaerense, las cuales una a una se acercaron en forma “amistosa” pidiendo que desalojemos las inmediaciones del lugar”, señaló Villalba.

“Fue una jornada que hacemos a nivel nacional, a distintas empresas. Iban a llegar vecinos de distintos barrios, trabajadores que estaban llegando, pero apareció el GAD con una camioneta, después la Policía Local, la Bonaerense y por último Gendarmería, quienes amablemente nos preguntaron qué hacíamos ahí y nos invitaron a retirarnos”, contó.

Villalba subrayó que “éramos alrededor de quince personas sin ninguna intención de entrar al local comercial. En otros lugares nos atendieron bien y se dispusieron a ayudar”.

Situación social
En este marco, el dirigente social observó que “entendemos que Junín esta siendo azotada con dos flagelos que van de la mano la droga y el hambre, ambos ingredientes de un mismo producto socio-cultural; la marginalidad”.

“El gobierno nacional y su núcleo duro formado por la clase social más pudiente son indiferentes sin una gota de empatía a estas problemáticas y antes cualquier reclamo o petición optan por la represión intelectual o física si es necesario”, agregó.

A la vez, contó que “estamos notando mucho la asistencia mayor de personas a los comedores, se percibe el avance de la desocupación y el hambre. Hay chicos que vienen a mi casa a comer a la noche, y es su primera comida de la jornada”.

“Teníamos hasta mediados del año pasado un comedor de adolescentes a la noche y un merendero de 40 niños a la tarde. Al mermar el trabajo personal, no pudimos continuarlo asiduamente. Por eso, juntamos bolsas de alimentos no perecederos y las entregamos a las familias”, contó Villalba.
Las donaciones pueden realizarse en Arias 1551.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas