Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Soy

Informática en el laboratorio de análisis clínicos

Escribe: Dr. Héctor Milani

Publicado

el

Historia

Las aplicaciones de la informática en el laboratorio en nuestro país comenzaron a fines a los años ’70, junto con la aparición del equipamiento de capacidades y valores acordes a la demanda requerida. Hasta ese momento había computadoras demasiado grandes, complejas y costosas como para ser usadas en este tipo de aplicaciones. A partir de estos primeros desarrollos, el crecimiento del Soft Ware fue ininterrumpido hasta la fecha.

Las primeras “PC” del tipo que de las que conocemos hoy, comenzaron a aparecer a principios de los 80, junto con los primeros sistemas operativos de uso masivo. Primero D.O.S, luego Windows. Esto abarató los costos y motivó que, entre mediados de ‘85 y principio de los ’90 comenzara a hacerse significativo el número de instalaciones. En esta época quedó ya sellado el futuro de esta herramienta que crecería en forma exponencial, llegando a la fecha donde su uso se hace imprescindible en casi cualquier nivel de complejidad y abarca la totalidad de las tareas del laboratorio.

Para ahondar el tema de vemos algunas de las tantas áreas aplicación:

Manejo de los archivos de datos analíticos e informes. Una aplicación obvia es mantener un archivo de los datos de los resultados de forma que se disponga en forma inmediata de la información, ya sea para brindarla al paciente en su informe, como para cotejar los datos históricos con los actuales. Permite generar informes más claros con más datos, en menor tiempo y sobre todo con menos errores. Además esto permite hacer estadísticas y estudios ya sea con los datos de la misma persona como con los del mismo análisis. Permite recuperar información en forma muy rápida, independientemente del tiempo que lleva almacenada por los más diversos criterios de búsqueda. Apellido, DNI, domicilio, obra social, etc.

Información en la nube: Un aspecto actual es la subida de la información a un sitio de internet. De allí, el paciente o el médico o el colega que remite una muestra, pueden ver e imprimir la información ya sea con una PC o con un teléfono inteligente. Esta modalidad, hoy, es la única forma que tienen algunas instituciones para ver la información ya sea de pacientes externos como internados. La impresión de informes, de placas radiográficas, etc, ya no se realiza más, y sube todo a grandes servidores de datos en internet, dando así a todos los profesionales interesados en el tema, desde cualquier lugar con acceso a internet y por cierto con las debidas normas de seguridad, la posibilidad ver en forma individual o un grupo de profesionales discutir un caso estando en lugares distantes uno de otro.

Identificación de las muestras: Si bien lo esbozado hasta aquí, significa un salto importantísimo respecto a los sistemas “en papel”, lo más importante es la identificación de las muestras. Tiempo atrás cada muestra tenía un número escrito con un fibrón o apellido y nombre. Con el advenimiento de la informática, cada muestra es identificada con una etiqueta autoadhesiva en la cual consta, por ejemplo, apellido y nombre, número único de muestra y lo más importante su código de barras, que tipo de muestra es, que anticoagulante lleva, que test deben efectuarse, etc.

Seguimiento de los procesos analíticos. Trazabilidad. Comunicación con los equipos. Las muestras así identificadas son seguidas en cada parte del proceso analítico con un scanner. Los equipos leen estos códigos sobre el tubo y se realizan las prácticas solicitadas para ese tipo de muestra con lo que la posibilidad de error de identificación es nulo. Ni aún en forma intencional se pueden transponer las muestras, porque los equipos una vez que leyeron los códigos no permiten el acceso a ellas. Cada lectura de código de la muestra que guardado en el sistema, con lo que trazabilidad, que es saber por dónde pasó la muestra, a qué hora, quien la escaneó, etc. brinda niveles de seguridad como lo exige hoy la norma de calidad ISO 9001 que garantiza la satisfacción del usuario y la mejora continua.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas