Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

Inés Álvarez: “Sueño con llegar a una Olimpiada”

La amazona juninense contó acerca de su inicio en la equitación, los caballos con los que ha competido, los torneos donde se hizo presente, el entrenamiento que lleva a cabo y el sueño de poder participar en las Olimpiadas Juveniles en Argentina en el 2018 (BAJADA)

Publicado

el

La equitación es la posición de un jinete o amazona mientras está montado, donde se pone a prueba la capacidad del mismo para montar correctamente al animal. La misma, es una especialidad dentro de los deportes ecuestres, y en ella se evalúa justamente tanto al jinete como al caballo.

Los criterios de juicio cubren el nivel del jinete y el control del caballo, uso de ayudas de conducción, vestimenta adecuada, y por lo general el factor de equilibrio del jinete, así como la limpieza y pulido de todo el equipo que integra una competición. En tanto, el rendimiento del caballo no se juzga por sí mismo, ya que si tiene un bajo rendimiento, se considera que refleja la capacidad del jinete o amazona.

Por otro lado, actualmente lo más habitual es que la equitación no esté entre los primeros deportes en la mente de las personas. Sin embargo, la realidad indica que es más que un deporte, ya que ayuda a tonificar los músculos de las personas, mantener una postura correcta y es un buen ejercicio cardiovascular. Además, es ideal para despejar la mente con grandes beneficios psicológicos.

En nuestra ciudad, la joven Inés Álvarez que actualmente concurre al sexto grado del colegio Marianista, práctica equitación y compite en diferentes torneos que se llevan a cabo en distintas ciudades del país. Vale destacar, que salta junto a su caballo en la categoría “Escuela Menor”, donde se encuentran chicos con menos de catorce años, de los cuales hizo una gran amistad a través del tiempo. A su vez, su padre Matías le brinda un apoyo fundamental, para que ella siga progresando en todas sus facetas.

La protagonista, dialogó con LA DEPORTIVA y contó acerca de su inicio en la equitación, los caballos con los que ha competido, los torneos donde se hizo presente, el entrenamiento que lleva a cabo y los sueños que tiene en base a dicho deporte.   

 

Inicio y primer torneo. Respecto al inicio en la equitación en nuestra ciudad, Inés expresó que “siempre me gustaron los caballos y a los ocho años cuando la observe a mi tía con uno de ellos, me encantó y quise empezar. Justamente comencé en la Escuela Quirón con Leopoldo Piegari, porque de equitación no tenía ni idea, pero sabía andar a caballo porque aprendí de chiquita y empecé a saltar con un caballo de la Escuela. Asimismo el alimento del caballo, el cepillado para que esté lindo, si tienen algún hongo sacárselos y otros aspectos, son fundamentales en el cuidado del mismo”.

Seguidamente se refirió a su primera competición y la Copa de Verano donde estuvo presente diciendo que “fue en Alem, seis meses después de que empecé en equitación y en esa ocasión terminé segunda. Desde ahí no paré, no dejé nunca, aunque fuí cambiando de caballos y también de profesores. Además estuve en otras competiciones, donde algunas veces me fue bien, otras no tan bien y en otras mal, como todo deporte (risas). En la Copa de Verano que se llevó a cabo en Mar del Plata el año pasado, me fue bien, quedé tercera a un punto del segundo y en Sol de Mayo de Buenos Aires quedé primera. Este año volví a ir y quedé segunda”.

 

Categorías y entrenamiento. En relación a las diferentes categorías que se encuentran en la equitación dijo que “hay concursos para los chicos que empiezan que son libres, después hay otros que son Federados y están en Buenos Aires o Rosario donde hay un nivel más alto. Allí los torneos están regidos por la Federación Ecuestre Argentina, donde hay un reglamento específico, donde hay que respetar una vestimenta determinada, por ejemplo las mujeres no puede tener botas marrones. Asimismo si saltás de una altura determinada para arriba, al caballo le hacen un vet chek donde lo revisan para ver que no tenga nada y le sacan sangre para comprobar que no le inyectaron nada. Mi profesora Beba Fernández, que es de Rosario, tiene el reglamento, lo lleva a todos lados y es muy grande” (risas).

En tanto, acerca del entrenamiento que lleva a cabo indicó que “práctico dos veces por semanas en una quinta, donde tengo las vallas y además dos veces por mes, viene mi instructora y me da clases. Antes del inicio de las competencias siempre viene”.

 

Método de evaluación. “Depende de la categoría, en la que estoy yo que es la Categoría Escuela, siempre nos ponen un tiempo determinado para recorrer ciertos metros y el que más se acerca el tiempo es el ganador. En las categorías más altas como Children, el ganador consiste en el que más rápido lo hace y el que no voltea ninguna valla. La vestimenta no se evalúa, pero si no tenés la ropa reglamentada no te dejan saltar, hay algunos concursos donde dan una distinción al caballo mejor presentado, pero nada más”.

 

Equitación en Junín. “En nuestra ciudad hay bastantes jinetes y amazonas, existen varios clubes y el nivel depende de las categorías. Personalmente tengo que mejorar lo técnico, porque no tengo muchas clases con mi profesora y por eso no tengo muy buena técnica arriba del caballo. Deportivamente en la ciudad, estaría bueno poder juntar más de un profesor de equitación y hacer una pista buena, tener mejores instalaciones, poder hacer algo mejor y poder estar todos juntos.  En mi caso, antes fui a un club donde dejé muchos amigos que ahora los veo algunos en la escuela y a los otros solamente en los concursos. Nosotros cuando competimos afuera estamos todos juntos, mientras está saltando uno, el otro está en la antepista y le lleva una botella de agua cuando termina, nos deseamos suerte, nos apoyamos mucho. Además más allá de los de Junín, tengo amigos en Rosario porque entreno allá y me encanta cuando los encuentro a todos ellos. El torneo no es solamente ir y saltar, bajarte del caballo, estar con tus amigos, pasarla bien, ir a darle azúcar al caballo con mis amigas y que te toque al lado el box es buenísimo”.

 

Sueños y anécdotas. En tanto, consultada sobre sus anhelos de cara al futuro en este deporte, Álvarez dijo que “sueño con llegar a una Olimpiada y mis objetivos a corto plazo es seguir progresando en aprendizaje y altura. Por otro lado, un anhelo personal que se puede llegar a cumplir, es participar en las Olimpiadas Juveniles en Argentina en el 2018”.

Inmediatamente después recordó algunas anécdotas contando que “Al principio mis amigos me preguntaban si la equitación me daba miedo, de hecho a una amiga le daban miedo los caballos. A esa misma chica le acercaba el caballo y salía corriendo, pero ahora la hice subirse y le pude sacar el miedo.

La otra se produjo en Los Toldos cuando estaba saltando un recorrido, no era una competencia, sino una práctica e iba por la vaya número siete, que era una paralela y el caballo se frenó, se quedó en frente de la valla, yo me bajé y todos se empezaron a reír”.

 

Su caballo. “Habíamos ido a Santiago del Estero a ver un caballo de un amigo de mi papá, entonces él le preguntó si tenía alguno que me pueda servir porque yo recién estaba empezando, le dijeron que había una chica que tenía una yegua en el campo que antes la usaba para saltar y en ese momento no la usaba más porque estaba vieja, pero para mí era muy buena. Entonces me la regalaron y Pinta es la yegua que me enseñó todo lo que sé. Además había probado tres caballos antes de la yegua y ninguno me había caído bien, uno era un “elefante”, el otro era nuevo y no nos entendíamos nada ninguno de los dos y el último tenía un salto muy fuerte y me sacaba. Con el que estoy ahora estoy muy bien, lo amo, se llama “Money”. Estuve probando por noventa días con otro caballo que se llama “Califa” para competir en el torneo Cordillerano, que es en San Juan.  Anduve bastante bien, pero más allá de los entrenamientos hay que probarlo siempre en los concursos. En el campeonato hubo puntuación, se compite en tres días diferentes, donde los participantes sumaban puntos y en conjunto con las faltas, se saca el resultado final. El que gana sumó treinta, el segundo veintiocho y de ahí para abajo”.

 

MÁS NOTICIAS

Más Leidas