Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

Hugo Demaro: “Si volviera a nacer, sería más árbitro que futbolista”

El colegiado de nuestra ciudad dialogó con LA DEPORTIVA y se refirió a sus comienzos, la implementación de la tecnología, la violencia en el fútbol y también hizo un balance del año 2016.

Publicado

el

Hugo Demaro, juninense de sepa, además de árbitro es auxiliar del colegio Normal hace 20 años. Comenzó a dirigir a los 37 cuando dejó de jugar al fútbol, con la particularidad de que cuando pateaba la redonda, salió tres veces campeón con el club BAP. Hoy tiene 52 años y dice que “si volviera a nacer sería más árbitro que futbolista”.

El juez de nuestra ciudad, dialogó amablemente con LA DEPORTIVA e inicialmente contó como fue su comienzo dentro del arbitraje, y dijo: “Después que dejé de jugar al fútbol, un compañero que conocía, que era árbitro, me dijo si quería ingresar a este tema de arbitrar. Primero dude un poco, porque siempre pensé que los árbitros recibíamos bastantes malos comentarios y en la cancha no somos muy bien vistos. Esa situación me retuvo un poco, pero después me atreví a meterme en una agrupación de Junín y me empezó a gustar y la verdad es que ahora me gusta cada vez más”.

Por otra parte, aseguró que el partido que más recuerda, de los que dirigió, fue una final disputada en el año 2008 entre Ambos Mundos y Villa Belgrano, en el estadio “Eva Perón” de Sarmiento. “Dentro del fútbol local fue uno de los partidos donde más gente hubo. Además, fue un partido lindo, pero también complicado porque hubo varios expulsados. Ese es un encuentro que mucha gente recuerda porque la cancha de Sarmiento estaba llena de los dos lados”.

También habló de la violencia que está viviendo el fútbol y contó una experiencia que le tocó vivir en carne propia: “En Chacabuco, hace tres años, en un partido entre Argentino y Sarmiento, fue la primera vez que me agredió un jugador. Yo había otorgado unos minutos adicionales y en esos instantes metió un gol Sarmiento y clasificó, quedando afuera el equipo de Chacabuco y por esa razón se armó una trifulca. Fue ahí, donde vino un jugador de atrás y me pegó una trompada. Eso fue lo que tuve de malo en este arbitraje”, aseguró Demaro.

Por otro lado, también dijo que la implementación de la tecnología en el fútbol no lo convence mucho, y argumentó: “Yo soy de una época en que no existía. Acá también juega el error del árbitro, porque es la forma del juego. La base es que se juega con el error, tanto arbitral como cuando el futbolista erra un gol imposible. Me parece que en algunas cosas estaría bueno, para ver si entra la pelota o no por ejemplo, pero de ahí a parar la jugada para ver si fue mano, no me parece”.

Seguidamente expresó: “El árbitro tiene dos segundos para cobrar y lamentablemente juegan con el error y eso desnaturaliza el juego”. En cuanto a la designación de Horacio Elizondo como responsable de la Dirección Nacional de Árbitros dijo que “es un hombre preparado para esto, que tiene mucha experiencia, y creo que va a ser bueno que esté al él al frente. Es una buena decisión, han acertado en eso”.

Para finalizar, el árbitro de la Liga de nuestra ciudad hizo un balance personal del año 2016: “Fue muy bueno porque a pesar de mis 52 años, estoy muy agradecido en que puedo seguir dirigiendo. Me están dando partidos de Primera, estoy en el Torneo Nocturno y también he hecho de línea en algunas finales de afuera. Tampoco puedo pretender que me pongan en algún lugar, porque hay muchos chicos jóvenes, pero estoy muy agradecido. Creo que fue muy positivo lo de este año”, cerro Hugo.

 

Anécdota. Consultado sobre alguna anécdota que le tocó vivir en el fútbol, Hugo Demaro contó una que fue muy particular y que lamentablemente en el fútbol moderno ocurre seguido:

“Hacía poco que había empezado a dirigir, estaba en las divisiones inferiores y un nene en una jugada pifia la pelota y debido a eso viene un gol, entonces empiezo a sentir de afuera a una señora que lo empieza a insultar al nenito. Le dijo “ya vas a ver cuando vayas a casa”. El chico empezó a llorar y esta señora seguía machacándole el error, y por eso tuve que parar el partido. En ese momento fui y le dije señora ¿qué es usted del nene?, resultó ser que era la madre y ahí me volví loco, porque le dije si se quería ir era mejor porque si no el partido no lo siguía. ¿Cómo le va a decir esas cosas a sus hijos?, son cosas que a uno le queda. No es una anécdota linda, pero me llamó la atención, ahora los padres se quieren salvar con los hijos, creen que todos pueden ser Messi y veo que los presionan, que piensan que porque el hijo juega, tiene que ser el mejor”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas