Historias y recuerdos - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Deportes

Historias y recuerdos

Escribe Ítalo Marone, especial para LA DEPORTIVA.

Publicado

el

Junín, un pueblo chico fundado en la amplia llanura bonaerense, transitaba hacia el medio siglo de su existencia.

Ya aspiraba, como otros pueblos a su alrededor, a progresar, a tener más vida social y a desarrollarse, pero solo con el esfuerzo de sus pocos habitantes ese proceso era muy lento.

Mientras tanto, capitales extranjeros miraban interesadamente el potencial sudamericano y en particular el de Argentina. En especial los ingleses, que ofrecían al gobierno radicar empresas, capitales tanto económicos como humanos para favorecer el desarrollo del país.

Y fueron los empresarios Juan y Mateo Clark, hijos de un escocés y una argentina pero nacidos en Chile, quienes trajeron al país proyectos interesantes en el rubro comunicaciones y ferrocarriles.

Mateo logró concesiones para construir líneas telegráficas y después fue Juan el gestor del Ferrocarril «Trasandino».

En el año1872 bajo la presidencia de Sarmiento se autorizaba contratar la construcción de la línea ferroviaria desde Buenos Aires hasta San Juan pasando por Junín o Rojas, Mercedes, San Luis, La Paz y Mendoza.

El Gobierno argentino acordó con los hermanos Juan y Mateo Clark la construcción. El contrato era por 20 años y se llevaría a cabo por secciones. A esta línea los hermanos Clark la llamaban «Trasandino» pero pasaría a ser BAP.

En 1882 se crea en Londres la «compañía del ferrocarril de Buenos Aires al Pacífico» y le adquiere a los hermanos Clark parte del contrato que contemplaba unir Mercedes (Bs. As) con Mercedes (San Luis) pasando por Junín o Rojas.

Un prolongado debate de opiniones concluyó cuando el Presidente de la República Julio Argentino Roca le puso su firma al decreto aprobando los planos de la traza y el perfil entre Mercedes (Bs. As) y Junín.

La línea se construyó, la primera locomotora llega a Junín en mayo de 1884 y significó un gran salto al progreso. La empresa BAP elige a Junín para instalar el Complejo Industrial Ferroviario más importante de la línea y uno de los más importantes del país. Se construyen los Talleres y se le da asiento al Distrito de Vía y Obras, a la Inspección de Tráfico, al Distrito de Almacenes y al Depósito de Locomotoras.

Y ocurre lo más importante: la Empresa considera y toma la decisión de instalar en Junín, que todavía era pueblo, la Jefatura del Departamento Mecánica con jurisdicción sobre toda el área mecánica desde Retiro a San Juan y con sus oficinas generales que contenían al Jefe de Departamento, a las Divisiones Técnica, Tracción, Material Remolcado y a dependencias de Personal y Contaduría.

Para atender todo este complejo empezaron a converger hacia Junín, directivos, supervisores, especialistas, administrativos y obreros de todas las nacionalidades. Llegaron ingleses, irlandeses, italianos, españoles, polacos, sirio libaneses y de otros países, hasta hindúes con sus turbantes, sus amplias túnicas y sus largas barbas. Todos con sus costumbres, su gastronomía, sus estilos de vida y sus credos. Cada colectividad creó su círculo.

Los ingleses el Club Social Inglés, frente a la estación su Plaza cercada con alambrado perimetral Olímpico para reuniones y festejos, su Iglesia Anglicana y su club Deportivo BAP. Y así siguieron con el tiempo: el Círculo Italiano, el Centro Español, la Raza Irlandesa, el Centro Asturiano, el Círculo Sirio y el Centro Vasco.

Y también aumentó la población por el comercio, las industrias, los artesanos, los profesionales, docentes, cuentapropistas y también otras actividades que hicieron posible que Junín se convirtiera en ciudad. En lo Social y Cultural cada comunidad satisfacía sus necesidades pero faltaba una importante: la deportiva.

EL DEPORTE EN JUNÍN

Entre los pocos deportes que se practicaban en Junín estaban las bochas (introducidas por los italianos) y la pelota paleta (deporte por excelencia de los vascos). El resto fue prácticamente todo inglés: el fútbol, el hockey, el básquet, el boxeo, el tenis, el golf y el atletismo en todas sus variantes.

La natación la hicieron deportivamente competitiva los ingleses. Y fue el club BAP el impulsor de casi todos esos deportes. Por eso le insistí varias veces al recordado Vasco Azcárate (que fue desde chico simpatizante, jugador y luego también directivo de BAP) que escribiera la historia del club que él bien conocía. Y lamentablemente no se animó, porque se hubiese tratado de una historia riquísima para el deporte de nuestra ciudad.

BAP se fundó en 1883 (cinco meses antes de la llegada de la primera locomotora a Junín) es el quinto club más antiguo de Argentina que aún practica fútbol. En la cancha de tenis de BAP participó en varios torneos Roberto Chavero (más conocido como Atahualpa Yupanqui). Y llegó a jugar en torneos de Buenos Aires con equipos de ascenso en Sociedades Deportivas amateurs que con el correr de los años se transformarían en una sola: la AFA. Se tiene constancia que en 1910 BAP jugó en el ascenso contra Boca Juniors.

Llegó el momento que a los argentinos nativos, a los criollos y al resto de los extranjeros también les atrajo el fútbol y empezaron a practicarlo viendo jugar a los inventores del juego. Y entre los chicos de los distintos barrios y de las escuelas se empezaron a formar equipos con nombres propios. Algunos desaparecieron y otros se fusionaron.

El Club Junín se fundó después de BAP pero no logró continuidad en el tiempo y se disolvió, para lograr su fundación definitiva varios años más tarde. Lo mismo ocurrió con Moreno que fue fundado, disuelto y fundado definitivamente después de la creación de la Liga Deportiva del Oeste. El único club que se fundó después de BAP y es el segundo en Junín en antigüedad después del Ferroviario es Sarmiento.


Bernabé Ferreyra y Atilio Azcárate.

Se disputaban partidos amistosos entre los distintos clubes, solo por el honor hasta que llegaron a jugar por copas y medallas. La primera Copa que se disputó fue la Monterrey, que la ganó Sarmiento frente a BAP. Pero estos últimos solicitaron que la final se jugara nuevamente aduciendo varios motivos reglamentarios y Sarmiento aceptó. Cuando se iba a disputar la nueva final, BAP no se presentó y se quedó con la Copa (porque la habían conseguido ellos). Luego se jugó la copa/medallas Bromuro y esta sí la ganó Sarmiento, venciendo en la final al Club Junín.

Habiendo varios clubes institucionalizados nace la idea de crear la Liga Deportiva del Oeste para afiliarlos y tener un organismo legal que participe oficialmente en el fútbol de la Provincia. Ello se produce en 1916 y el primer campeonato de fútbol de Junín se programó para 1917 y el orgullo de obtenerlo fue para Sarmiento. También otros equipos poderosos que disputaban el título eran BAP y Jorge Newbery. Los partidos entre ellos tres eran los clásicos de entonces. Se llevaban 13 campeonatos jugados hasta 1929 y Newbery había ganado 5, Sarmiento había hecho lo propio en 5 ocasiones y BAP en los otros 3.

Pero en 1930 aparece otro fenómeno futbolístico que rompe todo los esquemas: es el club Mariano Moreno, que en ese año ganó por primera vez el título de campeón en Primera División de la Liga. A partir de entonces Newbery y BAP desaparecieron de la punta de la tabla. Newbery tuvo que esperar 43 años para volver a ser campeón y BAP esperó 70 años para volver a celebrar un título.

Mientras tanto, desde 1930 hasta 1952 (año en el que Sarmiento empezó a jugar profesionalmente) se disputaron 17 campeonatos: Moreno ganó 9 y Sarmiento 8. Una hegemonía absoluta pero con un plus muy importante para los «Verdes».

En 1945, después de ganar 3 campeonatos seguidos, mantenerse invicto durante 36 partidos consecutivos, lograr la Copa Municipalidad de Junín y transformarse en el mejor equipo de fútbol amateur de la Provincia de Buenos Aires (campeón de campeones) Sarmiento obtuvo el derecho de participar en el Campeonato de la República, organizado por AFA y dónde fue eliminado por Boca Juniors que lo venció 3 a 2.

Más Leidas