Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Héctor Giecco se jubiló tras 32 años en el Tribunal de Cuentas

Había sido concejal durante el gobierno de Abel Miguel, ahora se retiró de la función pública.

Publicado

el

Cinco meses después de su presentación, se oficializó la última renuncia en el Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires, el ex concejal juninense Héctor Giecco, tras 32 años de labor en el organismo bonaerense.

Universidad Siglo 21

En un balance realizado sobre su paso por el organismo, arrancó explicando “qué es el Tribunal de Cuentas para entender el manejo. Cuenta con cuatro vocalías y una presidencia. La vocalía autárquica controla los organismos descentralizados; la central está sobre la gobernación y ministerios y dos vocalías más para los municipios de la provincia”.

“Se efectúan controles de legalidad, no de gestión. Por ejemplo, en los municipios ese control de gestión está a cargo de los Concejos Deliberantes, mientras que en la Provincia está a cargo de la Legislatura”, detalló.

En Buenos Aires hay 336 municipios, o sea que se dividen en 118 para cada Vocalía. “Ese es el número que tenía yo a mi cargo”, señaló.

Giecco subrayó que “los municipios del conurbano son más complicados porque son más grandes. La Matanza por ejemplo tiene 600 mil habitantes, debería estar subdividido en cinco o seis comunas, porque eso pasó con localidades más chicas como Ameghino por ejemplo”.

 

Casos recordados

 

El contador juninense precisó que “vemos todo tipo de casos. Tengo uno pintoresco como por ejemplo Lomas de Zamora, con dos hechos: el Concejo Deliberante tenía 15 automotores marca Falcon y en un año habían gastado en reparaciones como para comprar 15 vehículos nuevos. En fotocopias habían gastado como si anduvieran todo el día durante todo el año”.

“En estos casos se hicieron los cargos porque no podían demostrar estos gastos”, indicó.

Por otra parte, entre los hechos más divertidos que recuerda, mencionó que “el presidente del Concejo de hace décadas atrás, hizo la fiesta de bodas de la hija en el salón del Concejo, que también pagó los gastos”.

En estas situaciones, desde el Tribunal de Cuentas “se hace la investigación correspondiente, con un fallo y luego la denuncia penal para considere el hecho doloso el juez. Además, por la vía administrativa hacemos los cargos correspondientes con los intereses. Si no se abonan a los 15 días, se pasa a la Fiscalía provincial que puede embargar y ejecutar”.

 

La propia ciudad. Sobre Junín, Giecco contó que “como había estado en la administración del municipio entendí que no podía juzgar mis propias cuentas, así que fue tratado por la otra vocalía”.

“Cuando ya pasó el tiempo de la gestión mía como concejal, volvió la ciudad a mi vocalía”, agregó.

“En general no hubo cosas raras, como algún empleado infiel que hay en todas partes. Pero nada con la gente que estuvo al frente de la ciudad, tal vez se cometieron errores en gestión que sólo motivaron algunas multas”, detalló finalmente.

 

Haciendo Obras 2

Más Leidas