“Hay tranquilidad” en la noche juninense - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Junín

“Hay tranquilidad” en la noche juninense

Un referente del sector “patovica” aseguró que “se paró muchísimo el problema” de las peleas a las salidas del boliche.

Publicado

el

A raíz del asesinato de Fernando Báez Sosa a la salida de un boliche en Villa Gesell, la nocturnidad en todo el país quedó bajo la lupa. Las peleas afuera de los locales bailables inundaron los televisores y las páginas de los diarios capitalinos, visibilizando una problemática que va en aumento y conectada directamente con el consumo de alcohol y drogas.

Daniel Barrera, referente del sector en Junín y dueño de una de las empresas que se encargan de brindar seguridad en los boliches, dialogó con Grupo La Verdad y dijo: “Hace cuatro años formé una empresa de admisión y permanencia, que se encarga de la prevención en recitales, boliches, cumpleaños o lugares donde hay que cuidar a la gente, yo igual llevo 28 años trabajando en el rubro”.
“Cambiaron mucho las cosas, no sé el motivo. Lamentablemente hoy los chicos se divierten de otra manera, antes nos volvíamos caminando tranquilamente, comprábamos facturas y nos íbamos a tomar mates a la casa de alguien. Hoy hay mucho alcohol y droga, para nosotros eso se nos hace difícil”, agregó.

Alcoholemia
Por otro lado, hizo mención a los controles de alcoholemia que el municipio les está realizando a todos los empleados de seguridad en los boliches: “Yo veo muy bien que controlen que el que va a trabajar esté en buen estado, pero hay que hacer otras cosas también. Nosotros llegamos hasta la puerta nomás, después se tiene que encargar la policía. De todas formas yo me he metido porque soy padre. Cuando veo que le están pegando 10 chicos a uno intervengo, aunque esté mal y no tenga que hacerlo”.

Trabajo local
En esta misma línea, afirmó que él está en contacto directo con los efectivos de policía para agilizar el trabajo cuando hay peleas y siguió: #En Junín se paró muchísimo el problema y hay tranquilidad. Uno es conocido y ya sabe que policías trabajan de noche y nos comunicamos directamente”.
“Yo veo nenas de 15 años que uno no las dejo pasar y después las ves adentro del boliche. En los que son al aire libre se cuelan por atrás. Trabajo en boliches de menores y, aunque son menos que antes, hay padres que se preocupan y hablan con uno. Si a mí se me descompone una nena o un chico, yo los dejo en la puerta del lado de adentro para que tome aire y no la dejo ir con nadie. Llamo a los padres y si no atienden a la policía y a la ambulancia y que vaya al hospital. Los padres después te agradecen porque yo llamo para avisar y no para alertar”, contó.Como titular de la empresa que brinda el servicio, Barrera aseguró que “por ahí se juntan eventos”, y expresó: “Estoy en contacto con los chicos hasta las 8 de la mañana y no veo la hora de que me digan que terminó todo bien. Es estresante, vivo nervioso, pero es así el trabajo. Tengo que cuidar a mi personal, y mi personal a la gente”.
“Últimamente me está pasando que la gente ve cómo uno los trata y después, cuando hay un problema adentro, responden bien. Somos la cara visible del negocio, después está todo el resto”, finalizó.

Noroeste

Más Noticias

Más Leidas