"Hay que cambiar la percepción, de que no se puede hacer ciencia" - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Radio Junín
Radio Junín

Nacionales

«Hay que cambiar la percepción, de que no se puede hacer ciencia»

El ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza, afirmó que que tras el Saocom, las energías estarán puesta en el proyecto Sabia-Mar junto a Brasil, un satélite fundamentalmente integrado al proyecto Pampa Azul cuyo objetivo será ofrecer información vinculada con la protección del Mar Argentino, la industria pesquera y el avance del cambio climático.

Publicado

el

Escribe Fernando Delaiti
Agencia DIB

La Plata .- En medio de la Misión Saocom, la más compleja de la historia aeroespacial de Argentina y que permitirá poner en órbita otro satélite clave para la producción agrícola, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, Roberto Salvarezza, hizo un repaso sobre los problemas con los que se encontró al asumir en su cargo y una proyección de lo que espera para los próximos cuatro años. En diálogo con agencia DIB, el funcionario que fue presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) entre 2012 y 2015, fue muy duro con la gestión de Mauricio Macri y de su predecesor, Lino Barañao, y se mostró optimista de cara al futuro. De hecho, destacó que tras el Saocom, las energías estarán puesta en el proyecto Sabia-Mar junto a Brasil, un satélite fundamentalmente integrado al proyecto Pampa Azul cuyo objetivo será ofrecer información vinculada con la protección del Mar Argentino, la industria pesquera y el avance del cambio climático. Pero también se apunta a reactivar para 2023 el Arsat 3, dedicado principalmente a facilitar el acceso a la banda ancha en todo el país.

¿Cómo se trabaja para recuperar la confianza en un sector que ha sido castigado en los últimos años?
Se trabaja con gestos y hechos. Gestos hemos tenido muy claros. Por ejemplo la creación del Ministerio. Si bien la estructura de la secretaría estaba presente, elevarlo al rango de Ministerio significa jerarquizar la situación de la ciencia dentro del Gobierno nacional. En hechos concretos, tuvimos el incremento de los montos de las becas del Conicet y de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. Que en junio van a tener un valor superando la línea de pobreza. También el refuerzo de ingresos al Conicet, que vamos a casi duplicar los de 2019. Y un refuerzo del 25% en los proyectos de investigación. Esto demuestra que el Gobierno apuesta a la ciencia y tecnología como lo hizo en el período 2003-2015.

¿Es complejo para usted y su equipo marcar prioridades en un año financieramente difícil para el país?
Nosotros teníamos como prioridad que los jóvenes investigadores no se vayan al exterior. Sabemos que Argentina retrocedió en la cantidad de recursos humanos en el sistema científico. En 2015 teníamos 3 investigadores cada 1000 habitantes de la población económicamente activa y hoy nos encontramos con 2,5. Perdimos investigadores, el sistema científico es más débil que en 2015. Aparte se perdió inversión. Pasamos de un 0,7% del PBI a un 0,5%. En este contexto donde se atacó a los científicos, se los trató de ñoquis, se los desfinanció, los jóvenes empezaron a buscar otros caminos. Lo importante de nuestra emergencia es que no se vayan los jóvenes, que sepan que hay un Gobierno que valora la ciencia, e hicimos los gestos iniciales para que este mensaje sea recibido. Hay que hacer un esfuerzo mayor, porque todo lo que hicimos no alcanza para tener el sistema como estaba en 2015. Sin científicos va a ser difícil tener una Argentina competitiva.

¿La idea sería primero frenar la denominada «fuga de cerebros» y después ver la posibilidad de repatriar a los que se fueron?
Exactamente. Hay que cambiar la percepción de que no se puede hacer ciencia, algo que se instaló durante los anteriores cuatro años, en los que trabajó el Gobierno de Macri para achicar el Estado y afectó profundamente al sistema de ciencia. Cuando el sistema empiece a recomponerse habrá condiciones para que aquellos que se han ido o no han vuelto, que cuando vean que la situación ha cambiado regresen al país. Ahora era detener la hemorragia.

¿Le parecen sinceras las críticas de Barañao a Macri y que no dejó su cargo para evitar un al mayor?
Creo que no son sinceras. Porque el entonces presidente del Conicet, Alejandro Ceccatto, expresó en febrero de 2016, a dos meses de asumir Macri, que el organismo era inviable. Ya había un plan premeditado de achicar la ciencia. No es que a lo largo de la gestión de Barañao hubo desfinanciamiento; hubo una decisión desde el comienzo de achicar el sistema de ciencia. Y en ese sentido, Barañao acompañó.

LA RECUPERACION
¿Todo esto que usted marca que se destruyó en cuatro años, podrá recuperarse en el Gobierno de Fernández?
Eso dependerá del contexto económico y social del país. Nosotros buscamos cambiar las variables. La magnitud de la recomposición dependerá de muchos factores, principalmente de la situación económica. Si hay una reactivación, como todos creemos, uno podría pensar que tres años de crecimiento permitirá una recomposición del sistema de ciencia y lograr una inversión cercana a la que teníamos en 2015. En un escenario más negativo vamos a demorar más. (DIB) FD

El Taller
Andi

Más Leidas